Enfermedades preexistentes: ¿Qué pasa si ocultas enfermedades al contratar un seguro médico?

Las enfermedades preexistentes hacen referencia al cuadro médico de dolencias o patologías que quien desea contratar un seguro de salud ha padecido con anterioridad o que aún afectan a su salud. Conocerlas es fundamental a la hora de elaborar las condiciones de la póliza. Pero, ¿qué sucede si alguien opta por ocultar enfermedades al seguro médico?

enfermedades existentes mentir seguro

¿Qué son las enfermedades preexistentes en los seguros?      

Como decíamos en la introducción, las enfermedades preexistentes son aquellas patologías, dolencias o lesiones que una persona tiene o ha tenido antes del momento de la contratación de una póliza de salud. Todas ellas son parte de sus antecedentes médicos y, tal y como indica el propio término, ya existían de forma previa.

Los ejemplos más comunes son la diabetes, las patologías crónicas, la epilepsia, la depresión o el cáncer. No obstante, deben haber sido diagnosticadas y haberse recibido tratamiento. Pero, ¿por qué es tan importante conocer esta información para una compañía aseguradora?

Puesto que la finalidad de un seguro de salud es ofrecer una cobertura ante los problemas médicos que puedan aparecer, en el caso de que estos estén directamente relacionados con algo que el cliente ya padeció, se quedarían fuera de la misma.

Dicho de otro modo, una póliza se centra únicamente en dar protección ante la incertidumbre de lo que pueda pasarnos en el futuro con respecto a la salud, y no son una vía para acceder a atención médica y tratamientos para enfermedades que ya se padecían a un precio reducido.

¿Qué pasa si miento en el seguro y oculto enfermedades preexistentes?      

El problema surge cuando alguien se plantea ocultar enfermedades al seguro médico; una situación que se considera fraude. Para obtener el máximo de información que sea posible sobre el estado de salud previo, las compañías aseguradoras realizan un cuestionario que, a veces, también puede ir acompañado de un análisis médico.

Haber padecido enfermedades con anterioridad, no es motivo para rechazar una póliza, ya que prácticamente cualquier persona ha sufrido alguna lesión o dolencia a lo largo de su vida. Lo que sucederá es que dicha patología preexistente y los tratamientos que pueda requerir en el futuro quedarán excluidos de la póliza.

Si, por el contrario, se opta por mentir al seguro médico, la situación cambia de manera drástica. Si la aseguradora descubre que se ha omitido la información intencionadamente, podrían suceder dos cosas.

La primera es que se incluya una cláusula adicional al contrato en la que se establezca que se trataba de una patología preexistente y que, por este mismo motivo, queda excluida y no se asumirá ningún coste que esté relacionado con ella. El segundo escenario será la anulación de la póliza contratada.

Un tercer posible escenario sería el de que la enfermedad preexistente fuera asintomática y, por tanto, ni siquiera el cliente supiera de su existencia. Cuando esto sucede, se considera que no se ha actuado de mala fe y, en consecuencia, se opta por una negociación.

¿Hay seguros que cubran las enfermedades preexistentes?

Las compañías aseguradoras pueden asegurar a personas que cuentan en su historial médico con enfermedades preexistentes, puesto que, como ya indicamos, lo que es poco habitual es que no se haya padecido nunca ninguna dolencia. Pero dado que estas patologías pueden ser crónicas, el coste del tratamiento será muy elevado, por lo que se quedan excluidas de la cobertura.

Cada compañía establece sus propias condiciones y normas en la contratación. Algunas son consideradas de riesgo excluido directo, dado que se sabe que ocasionarán un gasto continuo. Sin embargo, hay otras que tendrán que ser valoradas por un médico y, en función de su opinión, se decidirá si son excluidas o no.

La pregunta que puede surgir ahora es la de si existe algún seguro de salud que cubra estas enfermedades preexistentes. La respuesta no es un no rotundo porque puede haber alguna excepción. Pero la norma dicta que es muy improbable, ya que la compañía estaría ocasionando a sí misma de manera voluntaria un gasto muy elevado. Dado que se trata de un negocio, el objetivo es proteger sus intereses.

En el caso de que se tenga alguna condición médica, la recomendación es valorar diferentes planes de salud hasta encontrar aquel que más se ajusta a lo que se necesita o que mayores coberturas ofrece.

Si bien no se cubrirá la patología, sí que existen algunas pólizas que dan la opción de pagar una prima mensual más elevada. A cambio de este incremento, se pueden cubrir determinados tratamientos regulares, así como el cuidado médico o algunas cirugías.

Desde MGC Mutua, nuestra sugerencia es que, antes de ocultar enfermedades preexistentes al seguro médico, optes por la claridad y negocies con diferentes compañías, hasta que encuentres aquella que mayor seguridad para tu salud te ofrezca.

Color de la orina: Qué nos está diciendo

El color de la orina es, como norma, amarillo pajizo. Pero hay muchas causas de que ese color varíe. Por ejemplo, la primera orina de la mañana, tras toda la noche sin orinar, es más oscura que la orina de sucesivas micciones a lo largo del día. La causa es, simplemente, que está más concentrada. Igualmente, si por cualquier causa estamos varias horas sin ir al cuarto de baño, esa orina será más oscura de lo normal.

Por análogas razones, la cantidad de agua que bebamos influirá, aclarando la orina a medida que la ingesta de agua aumenta.

Una orina “sana” debe ser de ese color amarillo pajizo indicado, y deberíamos beber la suficiente agua para mantenerla en ese color.

Hay varios alimentos cuyos pigmentos se transmiten a la orina, así como muchos medicamentos que la tiñen de diferentes colores. Finalmente, el color puede indicar la presencia de un trastorno o enfermedad.

Qué es la orina

La producción de orina es uno de los mecanismos del cuerpo para deshacerse de los sobrantes. Los riñones filtran la sangre y retienen las toxinas y los desperdicios de la circulación sanguínea y los disuelven en agua, produciendo así la orina. Ésta, a través de los uréteres, se almacena en la vejiga urinaria que hay que vaciar de vez en cuando: la micción. La orina es agua en un 95%.

El 5% restante está compuesto de.

  • Sales minerales
  • Urea, que se forma al descomponer las proteínas
  • Creatinina, que es desecho de los músculos
  • Amoníaco
  • Urobilina, procedente del metabolismo de la bilirrubina, a su vez producida por la degradación de la hemoglobina (los glóbulos rojos)

El color amarillo procede de la urobilina, que es una sustancia que produce al descomponer viejos glóbulos rojos que no son ya necesarios.

Colores anómalos de la orina, y qué nos quieren decir

A veces la orina cambia de color y nos puede coger por sorpresa y preocuparnos por la causa. Dado que la orina contiene los desperdicios de la sangre que ha circulado por el cuerpo, un cambio de color puede revelar problemas en varios órganos y sistemas.

A continuación veremos los colores anómalos, y qué nos dicen.

Orina roja o rosácea

Las causas varían desde el colorante de algún alimento ingerido hasta un cáncer:

  • Alimentos de color rojizo, como la remolacha o el ruibarbo
  • Una infección urinaria, con sangre procedente de los riñones o de la vejiga
  • Piedras (cálculos) en el riñón o en la vejiga, que pueden arañar los delicados tejidos de ambos, o de los uréteres al tratar de pasar por ellos
  • Infección o inflamación de la próstata (en los hombres)
  • Menstruación: unas pocas gotas de sangre pueden dar color a la orina
  • Endometriosis: cuando el tejido que recubre el útero crece en la vejiga
  • Ejercicio muy intenso: a veces puede causar pérdidas de sangre procedente del tejido que recubre el interior de la vejiga.

Orina marrón

Puede indicar simplemente deshidratación, pero hay más causas:

  • Alimentos como el ruibarbo, las habas, las moras y el aloe
  • La deshidratación puede oscurecer la orina, como se dijo; puede estar producida por una excesiva pérdida de fluidos (sudor) durante el ejercicio o por falta de líquido
  • Medicamentos, como el metrodinazol, que es un antibiótico, los anti-malaria y algunos laxantes
  • Rabdomiolisis, que es la descomposición de tejido muscular debida a exceso de ejercicio. También puede deberse a trastornos heredados, a convulsiones y a algunas drogas
  • Porfirias, un grupo de trastornos metabólicos raros, que se produce al segregar exceso de porfirinas en la orina. Las porfirinas son compuestos que ayudan a producir la hemoglobina
  • La sangre “vieja” o “rancia” tiene un color más oscuro que la sangre fresca y puede ser resultado de alguno de las causas de orina roja citados antes.

Orina naranja

De nuevo, puede indicar que no has bebido el suficiente líquido, o que has comido algo naranja. Pero también pueden ser cosas más serias:

  • Alimentos naranjas, como las zanahorias
  • Deshidratación
  • Medicamentos, incluyendo la warfarina (un anticoagulante) el antibiótico rifamicina y algunos laxantes
  • Problemas del hígado: cuando éste produce un exceso de bilirrubina, la piel puede volverse amarillenta y la orina, de color naranja oscuro.

Orina verde

El verde es un color más inusual y desde luego más sorprendente. Normalmente el color es transitorio y sin importancia, pero puede estar ligado a infecciones:

  • Alimentos como espárragos o que contengan colorante verde
  • Colorantes suministrados durante pruebas clínicas, como investigaciones renales
  • Medicamentos, como alguno usado en anestesias, como propofol
  • Infección de orina por las bacterias pseudomonas, que pueden tintar la orina de verde.

Orina amarilla

La orina siempre debe ser amarilla, pero si aparece de repente de un color neon brillante puede deberse a que estás tomando suplementos de vitamina B, en particular de la B12. Las vitaminas del grupo B son solubles en agua, de modo que cualquier exceso que tu cuerpo no necesite se elimina por la orina.

Orina blanca

La orina puede ser muy pálida, pero será casi incolora (blanca) si has bebido mucha agua, y la orina se diluye. Si aparece de un color lechoso puede deberse a:

  • Una infección de orina
  • Una descarga anómala de la vagina (o del pene) con células blancas o mucosas
  • Infección por una enfermedad de transmisión sexual como clamidia o gonorrea
  • Infección o inflamación de la próstata.

Orina púrpura

Un llamativo color púrpura de la orina puede pasar si tienes un trastorno raro llamado “síndrome de la bolsa de orina púrpura”. Normalmente afecta a personas con infecciones simultáneas de los catéteres y de la orina. La combinación puede producir orina purpúrea.

Orina azul

Es un color muy poco habitual de la orina: los pigmentos azules se mezclan con el amarillo, dando como resultado un color verdoso. Con todo, puede aparecer orina azulada si:

  • Has comido algo con colorante azul
  • Medicamentos como indometacina (un antiinflamatorio no esteroideo), amitriptilina (un antidepresivo) o propofol (un anestésico, como ya se dijo)
  • Síndrome del pañal azul, un raro trastorno hereditario con el que se produce un error en el metabolismo que conlleva niveles altos de calcio en la sangre y que, a veces, colorea la sangre de azul. Normalmente se detecta en la infancia, de ahí el nombre del trastorno
  • Infección de orina por pseudomonas.

Conclusión

Este artículo puede servir de guía para aclarar alguna causa común, externa. Si tienes cualquier duda ante cualquier causa no obvia para el cambio de color de la orina, debes acudir a tu médico. Le ayudará si vas a la consulta con una muestra reciente de orina en el preceptivo contenedor estéril, que puedes comprar en la farmacia.

Posted in Sin categoría

Seguro para autónomos con baremo o sin baremo: ¿Qué es mejor?

Si eres una persona autónoma, sabrás que además de las cuotas a la Seguridad Social, también debes pagar una serie de seguros; algunos obligatorios y otros voluntarios. Una duda frecuente que surge en el momento de la contratación de un seguro para autónomos es la de si optar por un seguro con baremo o sin baremo. Si tú tampoco lo tienes claro, hoy te sacamos de dudas.

¿Cuál es la diferencia entre los seguros para autónomos con baremo o sin baremo?

Ser una persona que trabaja por cuenta propia implica contratar una serie de seguros. Por un lado, aquellos que son obligatorios para desempeñar la actividad y, por otro, los que pueden proporcionar ventajas adicionales.

Dentro de estos últimos figuran los seguros de salud o, concretamente, los que cubren las bajas laborales. Una situación de extrema complejidad al trabajar por cuenta propia, ya que puede suponer una interrupción completa de la actividad y, por tanto, de los ingresos.

Con este seguro, lo que se obtiene es un complemento frente a la indemnización que ofrece la Seguridad Social. ¿Y por qué es interesante contar con otro ingreso como apoyo? Porque el grueso de personas autónomas en nuestro país cotiza por la base mínima. En consecuencia, la cifra de ingresos por la indemnización será también muy reducida.

Sin embargo, al contratar un seguro privado también surgen algunas cuestiones que hay que plantearse. La principal es la elección entre un seguro con baremo o sin baremo. Pero, ¿qué significa este concepto?

Seguro de baja baremado

Un seguro con indemnización por baja laboral baremada es aquel cuya prima tiene un importe inferior al seguro estándar. El motivo se encuentra en que no se paga la totalidad de la prima, sino una parte que corresponde a los servicios concretos de los que se haga uso.

Las características de las coberturas son exactamente las mismas; se obtiene una cobertura médica de calidad y se tiene derecho a la asistencia inmediata. La diferencia está en que la cuota no es fija, sino que se reduce al mínimo y, a partir de ahí, cada mes se verá incrementada según los servicios que se hayan utilizado.

Aunque el precio se alce, el coste seguiría siendo inferior, salvo en casos puntuales que requieran múltiples servicios médicos; tanto en comparación con la póliza tradicional como con el acceso directo a la sanidad privada sin seguro.

Como ventaja añadida, el seguro baremado no se ve afectado por ningún tipo de restricciones, como sucede en los seguros de salud tradicionales. En estos, las patologías previas quedan excluidas de los servicios que se cubren.

En los seguros con indemnización por baja laboral baremada, puesto que solo se paga el importe mínimo, habría que pagar por cualquier consulta o servicio médico que se requiera, con independencia de si se trata de una patología que ya existía o de una nueva dolencia. Dicho de otro modo, el historial médico previo es irrelevante

En los seguros tradicionales de salud, el importe a pagar se incrementaría desorbitadamente, dado que se seguiría necesitando la atención médica por las dolencias existentes. En este caso, se mantiene en rangos aceptables.

¿Es mejor el seguro con baremo o sin baremo?

Ahora que ya conoces que es el seguro con baremo o sin baremo para personas autónomas, la pregunta importante es la de si vale la pena o no. Aquí debemos poner el foco en el cálculo de la indemnización en sí misma, que también tiene sus pros y sus contras, aunque estos últimos menores a la opción sin baremo.

Al producirse un siniestro, en los seguros baremados se emplean unas tablas de referencia para conocer el importe de la indemnización, que es ajena al tiempo que se esté de baja. En los no baremados, es un perito quien determina el importe y, por el propio beneficio de la compañía aseguradora, se tiende a la baja.

Sin embargo, en un seguro baremado no hay una valoración subjetiva, sino que hay una cantidad previamente establecida por cada daño que se sufra y que es progresiva en función de la gravedad. Eso sí, también se investigan las causas para descartar la existencia del dolo, tal y como sucede en los no baremados.

Estas cantidades van acompañadas de un número específico de días. Por tanto, a diferencia de las bajas tradicionales, no hay un seguimiento porque se cobra toda la indemnización al comienzo de la baja, lo que garantiza una mayor tranquilidad.

¿Y cuáles son los inconvenientes que debemos valorar? Que el siniestro debe figurar en las tablas de referencia para que sea cubierto y que, de haber complicaciones, estas no serán cubiertas. Ante este panorama, la única solución posible para valorar si es mejor un seguro con baremo o sin baremo es consultar todas las condiciones de cada compañía y escoger la que ofrezca mayores coberturas, cuantías por cada daño y, en general, una mayor seguridad ante una baja laboral.

Si eres autónomo y estás buscando un seguro, echa un vistazo a nuestros seguros especiales para autónomos. Puedes consultar las coberturas en nuestra página web y si tienes dudas, puedes ponerte en contacto con nosotros y nuestro equipo de profesionales te atenderá de forma totalmente personalizada.

Posted in Sin categoría

Dismorfofobia. Obsesión por la cirugía plástica

obsesión por la cirugía plástica

A menudo nos cuesta aceptar que envejecer conlleva un deterioro del aspecto físico y, por
eso intentamos prevenir el envejecimiento facial y tratamos de mantener la cara –la “tarjeta
de presentación” o el “espejo del alma” de la persona– libre de arrugas y con piel tersa y
luminosa es cada vez más difícil, este es uno de los motivos que llevan a las personas a
sufrir dismorfofobia y obsesión por la cirugía plástica.

La búsqueda de formas de paliar el deterioro producido por el envejecimiento ha llevado en todo el mundo a un vertiginoso desarrollo de las técnicas dirigidas a aplazarlo. Se dice que en Brasil, país de grandes desigualdades sociales, hay más clínicas de cirugía estética que centros de salud. Verdadero o falso, lo cierto es que cada vez aumenta el número de personas que se someten a alguna intervención. Y se dan bastantes casos de “coger carrerilla” e ir encadenando operaciones, quirúrgicas o no, para ocultar o paliar cualquier defecto. En la prensa gráfica aparecen ejemplos de celebridades casi a diario.

¿Qué es la dismorfofobia?

La dismorfofobia es la obsesión por un defecto físico, que puede ser real o no. El paciente se ve distorsionado en el espejo y ve un defecto donde no lo hay. Es un trastorno mental, y puede tener graves consecuencias. Una forma extrema de dismorfofobia es la anorexia nerviosa, en que el paciente se obsesiona por estar supuestamente gordo. Y esa obsesión le puede llevar a ser de una delgadez patológica, casi un esqueleto andante.

Sin llegar a los extremos, como la anorexia, el trastorno dismórfico corporal lleva en ocasiones a buscar supuestas soluciones para paliar el defecto.

Soluciones que busca la gente para paliar sus efectos:

El bótox

El bótox, también llamado vistabel, es la toxina botulínica del tipo A, una proteína producida por una bacteria, la Clostridium botulinum. La toxina es la misma que la que causa una grave enfermedad consecuencia de la intoxicación por ingerir alimentos en mal estado. Esta enfermedad es grave y a menudo mortal.

Las pequeñas dosis usadas en medicina actúan bloqueando la liberación de una sustancia química, producida en las terminaciones nerviosas, llamada acetilcolina, responsable de la contracción de los músculos. Al inyectarla en las zonas afectadas se limita la capacidad de contracción de los músculos del área, y disminuyen las arrugas, hasta incluso hacerlas desaparecer. Las zonas donde más se usa son el entrecejo y la frente.

También tiene otros usos, como el tratamiento del parpadeo incontrolable (o blefaroespasmo), la distonía cervical (una enfermedad neurológica que produce contracciones en los hombros y el cuello), la hiperhidrosis, o exceso de sudor (principalmente en las axilas y manos) y el codo de tenista o epicondilitis.

La liposucción

Es una técnica quirúrgica que consiste en aspirar la grasa en los puntos en que se acumula en demasía y que no es fácil de eliminar mediante ejercicio o dieta. Se lleva a cabo con anestesia local y efectuando pequeñas incisiones, por donde se inserta un tubo (o cánula) conectado a un máquina que provoca un potente efecto de succión. El cirujano mueve el tubo, que va diluyendo y aspirando la grasa.

La liposucción se puede hacer en prácticamente todas las zonas donde se acumula la grasa: el mentón, el cuello, las mejillas, la parte superior de los brazos, las mamas, el abdomen, los glúteos, las caderas, los muslos, las rodillas, las pantorrillas y hasta los tobillos.

Se ha producido más de un caso de problemas graves tras una liposucción, pero las intervenciones no fueron efectuadas por cirujanos. Recalcamos, pues, la importancia de que sea un especialista médico quien lleve a cabo cualquier intervención.

La cirugía

Describir los diferentes procedimientos quirúrgicos “estéticos” se sale del alcance de este artículo. Baste saber que hoy existen procesos que permiten mejorar (o intentar mejorar) casi cualquier parte del cuerpo humano, desde los párpados hasta las extremidades.

obsesión por la cirugía plástica

¿A quién afecta la dismorfofobia? Causas y diagnóstico

No hay una estadística concluyente acerca del número de afectados de dismorfofobia, pero se estima que entre el 1 y el 3% de la población puede padecerlo en mayor o menor grado. Aunque podría pensarse que el trastorno es más frecuente entre mujeres, en realidad es que se da en la misma proporción entre hombres que entre mujeres.

Igualmente no hay causas claras del porqué del trastorno. Se cree que podría tratarse de una mezcla de factores de índole psicológica, biológica y ambiental. También se estima que los malos tratos y el bullying pueden influir.

Normalmente los primeros síntomas se presentan durante la adolescencia o al principio de la adultez. A veces es difícil llegar a un diagnóstico temprano que permitiera su prevención, pues en general los pacientes son reacios a hacer público el problema, ya sea por vergüenza, por timidez o por cualquier otro factor.

Más del 95% de los pacientes tienden a retraerse, y a medida que el problema se agrava, pueden dejar de asistir al colegio o al trabajo y tienden a dejar de lado a los amigos. En los casos extremos, pueden caer en trastornos como hacer excesivo ejercicio, el de la alimentación (caso de la anorexia) a someterse constantemente a tratamientos estéticos, a caer en consumo de alcohol y drogas y hasta al suicidio.

Síntomas de la dismorfofobia

Los síntomas de la dismorfofobia no son los mismos en cada persona, pero, a grandes
rasgos, se caracterizan por los pensamientos obsesivos, que giran siempre en torno al
aspecto físico. A continuación, puedes encontrar la sintomatología principal, con algunos
puntos cuya aparición tiene lugar en el corto plazo, mientras que en otros se da en el largo
plazo.

  • Preocupación excesiva por la apariencia o por algo en concreto que se considera un
    defecto, pero que no es apreciado o considerado relevante por los demás.
  • Convencimiento de que una parte del cuerpo es fea o con alguna deformación.
  • Creencia de que los demás se fijan o se ríen de dicho “defecto”, lo que se conoce como
    lectura de pensamiento, que es una distorsión cognitiva.
  • Comportamientos repetitivos para controlar o tratar de arreglarlo, como comprobaciones
    en el espejo o arreglarse con frecuencia.
  • Ocultación del “defecto” con ropa o maquillaje.
  • Comparaciones frecuentes con otras personas.
  • Búsqueda de aprobación.
  • Evitación de encuentros sociales.
  • Cirugía estética y otros tratamientos de modificación corporal.
  • Ansiedad y depresión en el largo plazo y una anulación completa de la autoestima.

Tratamiento

El tratamiento del trastorno dismórfico corporal puede incluir terapia cognitivo-conductual y medicamentos. Es fundamental que el paciente reciba lo antes posible ayuda psicológica. Como punto de partida se suele instaurar una terapia cognitivo-conductual, lo que puede dar resultados a medio plazo. A veces es necesario acudir al psiquiatra, que podría instaurar un tratamiento farmacológico, con antidepresivos y ansiolíticos.

Para llegar a eliminar por completo la enfermedad, el tratamiento puede durar años.

¿Cómo hacer y calcular un seguro para autónomos?

Si comienzas tu andadura trabajando por cuenta propia, debes saber que vas a necesitar protección para realizar tu actividad. Pero dado que las coberturas varían según tus circunstancias personales como persona emprendedora, hoy te contamos cómo hacer un seguro para autónomos.

¿Cómo hacer un seguro para autónomos?      

Si te preguntas cómo hacer un seguro para autónomos, debes tener en cuenta que cada colectivo tiene unos riesgos inherentes a su profesión. Por lo tanto, en función de la actividad específica que se realice, de tu situación particular y de los riesgos asociados al trabajo, el cálculo y el importe final variará.

Por otra parte, hay seguros que sí son obligatorios, mientras que otros no lo son. Tal y como dice un principio del Derecho, el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento, lo que significa que es tu responsabilidad conocer qué seguros debes abonar más allá de los que van con la cuota mensual de autónomos. Para identificarlos debes hacerte tres preguntas:

¿Tienes empleados?

Si eres una persona autónoma o una pyme con personal contratado, necesitas el seguro que indique tu convenio colectivo. Esta póliza ofrece protección en caso de que se produzca un accidente, la incapacidad permanente y la muerte del trabajador/a.

¿Utilizas un local comercial?

Si tu actividad requiere un local comercial, necesitas contratar el seguro de responsabilidad civil obligatorio. No hay excepciones en este caso, ya que sin él, no podrás conseguir la licencia de apertura. La cobertura incluye los daños civiles causados por el negocio.

Las profesiones independientes, como la abogacía, asesorías, personal sanitario, instalaciones, etc., también lo necesitan para ejercer su actividad. Y si te dedicas al sector servicios, el que se aplica para el local es el multirriesgo, que cubre los incendios, los robos o las inundaciones, entre otras circunstancias.

¿Tienes coche de empresa?

Si para desarrollar tu actividad comercial, te desplazas con un vehículo a diario, también tienes la obligación de contratar un seguro para este. Lo habitual es apostar por el que cubre todos los riesgos.

Y recuerda, Otra ventaja notable es que se puede desgravar hasta 500€ anuales en la declaración del IRPF por las primas satisfechas a nombre del profesional, de su cónyuge y de sus hijos, y de hasta 1.500€ en caso de discapacidad.

Tipos de seguro para autónomos

Los tres tipos mencionados son los que debes valorar si te preguntas cómo hacer un seguro para autónomos que incluya todas las coberturas obligatorias según tus circunstancias. Estos son el de responsabilidad civil para el local, los seguros colectivos de accidentes para empleados y el del coche.

Más allá de estos tres, hay otros que te convendría contratar, puesto que en el ejercicio de tu profesión no estás exento de correr riesgos. A continuación te dejamos los más destacados.

Baja laboral

El seguro de baja laboral es especialmente interesante para una persona autónoma, que se encuentra en una situación de desprotección mucho mayor con respecto a una asalariada. En la actualidad, se puede solicitar la prestación por incapacidad temporal como autónomos, pero si se cotiza por la base mínima, la cantidad a recibir será muy reducida. En concreto, podría no superar los 10€ diarios.

Al contratar esta póliza, se obtiene una indemnización adicional a la de la Seguridad Social, que permite compensar con el tiempo de inactividad e incluso valorar la contratación de una persona sustituta. Además, se pueden incluir las coberturas en el extranjero o la opción de recibir un anticipo de la indemnización en determinadas circunstancias.

Aquí se puede distinguir entre el seguro de baja laboral baremado y el que no lo está. En el primero, la indemnización es fija y depende de la causa, sin importar el número de días de baja. La segunda, es decir, la baja no baremada, se cobra en función de los días de baja con un tiempo máximo establecido. La cuota a pagar suele ser más elevada.

Seguro de salud

La finalidad del seguro de salud no es solo la cobertura económica durante una baja por enfermedad, sino que además persigue la pronta recuperación. Sus ventajas principales son el acceso a una asistencia sanitaria de calidad y sin listas de espera o demora, de manera que se pueda retomar la actividad en la mayor brevedad de tiempo.

Las coberturas pueden incluir la asistencia primaria, la hospitalaria, pruebas diagnósticas, servicio de urgencias, intervenciones quirúrgicas o la cobertura sanitaria en el extranjero. Otra ventaja notable es que se puede desgravar hasta 500€ anuales por este concepto en la declaración del IRPF.

Seguro de jubilación

Otro de los seguros que te puede interesar contratar si trabajas por cuenta propia es el relativo a la jubilación. Según las estadísticas, el 77% de las personas autónomas cotizan por la base mínima. Esto supone un pago reducido en las cuotas mensuales, pero al mismo tiempo, implica renunciar a otros beneficios.

Además de importe reducido en las prestaciones por incapacidad temporal que mencionamos, también la pensión por jubilación se verá afectada. Su importe será como máximo de unos 800€; una cantidad que puede ser muy reducida en comparación con los ingresos y la calidad de vida que se disfrutaba durante la vida laboral.

En MGC Mutua contamos con un amplio abanico de seguros para autónomos, pensados exclusivamente para beneficiar a este colectivo. Las mejores coberturas en seguros de salud y baja laboral que puedas encontrar en el mercado. Echa un vistazo a nuestra página web y ponte en contacto con nosotros si necesitas más información. Nuestro equipo te atenderá sin ningún tipo de compromiso.

Posted in Sin categoría

Dieta Paleo: Todo lo que necesitas saber

La dieta Paleo se ideó con la intención de emular a nuestros más remotos antepasados, allá por el Paleolítico, y es una dieta rica en proteínas y fibra y que evita por completo los alimentos procesados. Pero no sólo: también prohíbe el café, los cereales y los lácteos, centrándose en lo que nuestros ancestros comían: lo que cazaban y las frutas y verduras que tenían a su alcance.

Sus defensores alegan que nuestra genética sigue siendo la misma que hace 10.000 años y que adoptar los hábitos dietéticos de los prehistóricos es bueno para nuestra salud.

Por otra parte, hay investigaciones que aseveran que tanto nuestros cuerpos como los de los animales, así como las plantas que comemos han evolucionado con el tiempo.

La pregunta: ¿La dieta Paleo es el secreto de la nutrición perfecta o es peligrosamente obsoleta? Vamos a ver sus pros y sus contras.

Qué es la dieta Paleo

La dieta Paleo es un plan de alimentación basado en los alimentos de que se disponía antes de la agricultura industrial. Permite comer, por tanto, lo que se supone que nuestros abuelos comían en el Paleolítico, período de tiempo comprendido entre 2,5 millones y 10.000 años atrás.

Estrictamente, está compuesta exclusivamente por lo que puede cazarse o recolectarse: carne, huevos, fruta, verduras, raíces y frutos secos. Excluye todo tipo de alimentos procesados incluidos cereales, legumbres, aceites procesados, sal, alcohol, café azúcar, endulzantes y lácteos (los animales no fueron domésticos hasta después del Paleolítico).

Sus defensores sugieren elegir siempre los alimentos orgánicos cuando sea posible y carnes y huevos de animales criados ecológicamente, alimentados con pastos y productos naturales. Hay defensores estrictos de las reglas establecidas, mientras que hay quien opina que debe tomarse como una guía, y no ceñirse tan estrictamente a un plan.

Qué se come en la dieta Paleo

Depende de la “facción” de la dieta que elijas. Cuando el gastroenterólogo Dr. Walter Voegtlin escribió su libro “La dieta de la edad de piedra”, en 1975, propuso una dieta basada en carne y con bajas proporciones de verduras y alimentos ricos en almidón.

Más recientemente, el Dr. Loren Cordain, de la Colorado State University, publicó su libro (The Paleo Diet) y enfatizó que los alimentos aprobados en la dieta eran los siguientes:

  • Verduras frescas: pimientos, brécol, zanahorias, ajo, cebolla, patatas, etc.
  • Fruta: Manzanas, aguacates, fresas, frambuesas y arándanos, limones, limas, melón, sandías, etc.
  • Productos animales: Buey y ternera (alimentados con pastos), pollo (de alimentación igualmente natural), caza, pescados, moluscos y crustáceos, huevos, etc.
  • Frutos secos y semillas: Almendras, avellanas, anacardos, pistachos, piñones, etc.
  • Aceites “sanos” y vinagres: Aceite de oliva, de coco, de aguacate, vinagres balsámico y de vinos blanco y tinto, etc.
  • Hierbas y especias: Albahaca, romero, eneldo, jengibre, canela, vainilla, chocolate negro, etc.
  • Bebidas: Leche de almendra, de coco, té, zumos de fruta recién exprimidos, cerveza sin gluten, vino
  • Alimentos envasados: Caldo, tomate en lata, frutas y verduras congeladas, etc.  

La polémica

Desde el primer momento la dieta Paleo ha generado controversia. Como primera medida, no todos los humanos del Paleolítico ingerían la misma dieta, según se cuenta en Human Diet: Its Origin and Evolution, de la dra. Katharine Milton. Es más, no sabemos qué comieron en ningún momento en el tiempo.

Incluso las tribus actuales cazadoras-recolectadoras existentes hoy siguen dietas muy dispares. Los Inuits, por ejemplo, que viven en el Ártico, comen principalmente mamíferos marinos, pájaros, mamíferos terrestres y pescado, dado que la vegetación allí está limitada a líquenes y musgos. Y los Hadza, que habitan en el norte de Tanzania, ingieren el 70% de sus calorías de las plantas.

Además, el perfil nutricional de casi todos los animales y plantas modernos (o sea, domesticados o cultivados) es drásticamente diferente del de sus antecesores. Las vacas se han seleccionado para proporcionar la mayor cantidad de carne o de leche. Las almendras silvestres contienen un nivel potencialmente fatal de cianuro. En el paleolítico no existían el brécol, las coles, las coliflores…

La esperanza de vida era muy baja entonces. Pero los que vivían más no eran inmunes a la enfermedad. El estudio de 147 momias de todas partes del mundo, realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Missouri-Kansas City, mostró señales de aterosclerosis (acumulación de depósitos de grasa en las arterias, lo que se considera una enfermedad del estilo moderno de vida) en más de una tercera parte de ellas.

Qué le hace a tu cuerpo la dieta Paleo

La dieta Paleo se promociona como una forma de mejorar la salud. Sus defensores aducen que el hombre moderno no se ha adaptado a los cambios provocados por la agricultura, y debemos a esa inadaptación la mayor incidencia de enfermedades crónicas. Si bien es falso que nuestra digestión no ha cambiado (hemos desarrollado una tolerancia a la lactosa en los lácteos, por ejemplo), comer menos alimentos procesados, azúcar y sal está en la línea de las mejores prácticas alimenticias.

Al no consumir comidas procesadas, ingerimos menos grasas saturadas, sal y azúcar, lo que ayuda a disminuir el riesgo de problemas graves, como el ictus o el ataque al corazón. Sin olvidar que esos alimentos suelen contener elevadas calorías y escasos nutrientes, de modo que suprimirlos es doblemente beneficioso para nuestra salud.

Sin embargo, a la vez que suprime los alimentos procesados suprime también un nutriente esencial, que constituyen los hidratos. Los hombres de las cavernas vivían mucho menos que lo que lo hacemos nosotros, hoy día. Esta dieta puede ser buena para adelgazar, pero no está equilibrada. Perder peso también puede hacerse con un régimen equilibrado, que contenga cosas como garbanzos, lácteos y cereales integrales.

Los inconvenientes de la dieta Paleo

Si estás planteándote seguir la dieta Paleo, habla antes con tu médico de familia o con un especialista en nutrición, pues algunos elementos del plan nutricional pueden ser nocivos para tu salud:

  • Puede ser rica en grasas saturadas: Comer con moderación alimentos como carne, pescado, huevos y frutos secos puede ser beneficioso. Pero ingerirlos en abundancia puede suponer un exceso de grasas saturadas que, con el tiempo, pueden dañar los riñones y añadir presión al corazón.
  • La dieta Paleo es restrictiva: Puede ser difícil de seguir a largo plazo, y requiere cierta preparación. Muchos seguidores de la dieta reportan baja energía, mal aliento y problemas digestivos, lo que complica aún más seguirla.
  • Puede generar deficiencias nutricionales: Suprimir los lácteos y los cereales integrales es suprimir buenas fuentes de fibra, calcio y vitamina D. Esto va en detrimento de tu salud a largo plazo, dada la importancia de la vitamina D y el calcio para la salud cardíaca, los huesos y el sistema nervioso.

¿Qué es el baremo en los seguros y las compañías de salud?

Uno de los inconvenientes que presentan los seguros de salud es que suponen un coste fijo mensual, cuando en la mayoría de los casos no se hace uso de ellos. Por lo tanto, no se obtiene ningún beneficio a cambio del pago. Para evitar que esto suceda, existe la opción de contratar uno baremado. Pero, ¿sabes qué es el baremo en los seguros?

que es el baremo seguros salud

¿Qué es el baremo en los seguros?

Cuando se habla de baremo en un seguro se hace referencia a un cálculo que se realiza a la hora de establecer las condiciones de la póliza. Pero antes de llegar a lo que supone este, vayamos por partes.

Los seguros de salud baremados son aquellos cuya prima es inferior a la de los seguros estándar, ya que, a diferencia de estos, se paga únicamente por el uso de unos servicios determinados. Por lo tanto, las condiciones del contrato, así como las de los pagos, son diferentes.

Con esta modalidad, se sigue teniendo acceso a la sanidad privada, pero con un coste más bajo, tanto en comparación con los seguros tradicionales como si se accediera directamente sin ninguna cobertura a estas consultas y tratamientos.

De este modo, la prima deja de ser una cuota fija y se reduce a la cantidad mínima. A partir de esta, el precio a pagar se iría incrementando en función de los servicios a los que se acceda. La ventaja que ofrecen es que se dispone de una buena cobertura médica ante cualquier problema de salud que pueda aparecer, con asistencia inmediata. Sin embargo, esta disponibilidad del servicio no se paga, salvo que se utilice.

Pero esta no es la única ventaja con la que cuentan. La segunda es que los seguros baremados no tienen restricciones por dolencias previas o por edad, puesto que incluso si estas existieran, en el momento de hacer uso del servicio médico, se pagaría por él, de manera que el importe total a pagar es esta situación se elevaría considerablemente con respecto a los seguros tradicionales y compensaría a la compañía aseguradora.

Por tanto, se convierten en una opción para personas con patologías crónicas o con edad avanzada y que suelen ver denegada su cobertura, tanto en los seguros con copago como sin él.

¿Cuáles son las protecciones de un seguro de salud baremado?

Las protecciones de un seguro de salud baremado con respecto a los tradicionales son exactamente las mismas, salvo que alguna compañía aseguradora aplique alguna restricción. Así que, tal y como hemos indicado, lo único que varía es la cuota que se paga y el coste de cada uno de los servicios de los que se haga uso.

Estos incluyen la asistencia primaria y la de especialistas, las pruebas de diagnóstico, la atención de urgencia, los tratamientos, las intervenciones quirúrgicas y la hospitalización. En función de la compañía, también puede figurar la asistencia dental.

Además, otro punto a favor es que en los seguros baremados no suele haber período de carencia. Como ya hemos explicado en otras ocasiones, este es el tiempo que se debe esperar desde la contratación de un seguro para poder tener acceso a la asistencia sanitaria. La finalidad es evitar el fraude y que se dé de alta una póliza temporalmente solo para cubrir alguna patología o prueba que ya se conocía o requería previamente.

Seguros baremados por baja laboral: ¿Merecen la pena?

Dentro de los seguros baremados, están los que se conocen como seguro de indemnización por baja laboral baremada. En estos, y tal y como explicábamos al comienzo, se utiliza un baremo o cálculo para estandarizar el importe a pagar en las indemnizaciones por accidente o por siniestro mientras se trabaja.

Cuando estos se producen, es la valoración del perito la que decide la cantidad de dinero que se pagará. Al ser esta subjetiva, puede perjudicar a la persona asegurada. En estos seguros baremados, se establece una cantidad específica para cada daño que se padezca. Esta será progresiva a medida que los daños se incrementen, aunque también se valora la causa de lo sucedido o si existe dolo, entre otros aspectos.

La compañía aseguradora establece una lista de patologías cubiertas y el número de días que se indemnizará en una baja por cada una de ellas. En este caso, las ventajas son que no hay seguimiento de la baja y que se paga toda la indemnización al comienzo de esta.

Pero también hay inconvenientes, y son que el accidente o siniestro debe estar explícitamente mencionado para que se cubra y que no se tienen en cuenta las posibles complicaciones. Entonces, ¿vale la pena un seguro baremado por baja laboral? Depende de las condiciones que te ofrezcan.

Nuestro consejo es que revises qué es lo que queda excluido del baremo y el número de días asignados a cada proceso. Las diferencias entre compañías pueden ser de incluso meses para una misma circunstancia. Aquella que te ofrezca mayores coberturas y con un número de días más elevado serán las que más te compensen, por ser el riesgo que asumes menor.

Posted in Sin categoría

Dolor del bajo abdomen en el hombre, causas y tratamientos

Suena a cosa de mujeres, el dolor en el bajo abdomen, ¿verdad? No es así, y lo cierto es que si bien hay diferencias anatómicas claras –lo que supone que haya causas igual de diferentes entre los dolores de unos y otras– el dolor del bajo abdomen es muy frecuente entre los varones.

Qué entendemos por dolor del bajo abdomen

Llamamos bajo a la parte del abdomen que está por debajo del ombligo. El dolor puede provenir de alguno de los tejidos y órganos que hay en esa área. Y son bastantes, con lo que no siempre va a ser fácil determinar al culpable. Incluimos en este artículo el dolor de la parte más inferior del abdomen, más propiamente llamado “dolor pélvico”.

Antes que nada…

Si tienes algún síntoma de los que citamos a continuación, no pretendas saber de qué se trata, y acude al médico cuanto antes:

  • Dolor intenso
  • Dolor que empeora
  • Sangre en las heces, ya sea roja o negruzca
  • Problemas para caminar por causa del dolor
  • Vómitos recurrentes, sobre todo si incluye sangre
  • Un cambio significativo y persistente en el hábito intestinal

Como norma, el médico te preguntará acerca del dolor: ¿Dónde te duele? ¿Cuánto tiempo lleva doliéndote? ¿Es continuo o viene y va? ¿Es agudo o sordo? ¿Son calambres o es ardor?

También querrá saber si tienes síntomas asociados: náuseas, diarrea, estreñimiento, problemas urinarios… todo ello le dará buenas pistas para determinar la causa del problema.

A continuación facilitamos una pequeña guía que puede permitirnos centrar las posibles causas.

Dónde te duele

Vamos a basarnos en su localización para determinar las causas.

En la zona umbilical

Podría deberse a alguna de las siguientes causas:

  • Un principio de apendicitis

Es bastante frecuente notar inicialmente la inflamación alrededor del ombligo, aunque puede cambiar gradualmente hacia el lado derecho. El dolor se agrava a las 24 horas y empeora al moverse. Puedes tener náuseas, heces blandas leves y fiebre. Si crees que este puede ser el diagnóstico, no esperes a confirmarlo y vete a que te vean inmediatamente, pues puede ser necesario operar sin demora.

  • Úlcera de estómago

El estómago tiene un revestimiento que evita que los ácidos necesarios para descomponer los alimentos ingeridos lo dañen. Cualquier problema en el revestimiento puede causar dolor, a menudo de carácter ardiente (“ardor de estómago”) en el centro del abdomen. Las náuseas, la indigestión, las flatulencias y hasta los vómitos son frecuentes.

Pero si hay sangre en el vómito, o las heces son negras, de consistencia parecida al alquitrán, hay que acudir de inmediato al médico para evaluar el problema con urgencia.

En la zona del pubis

Podría deberse a alguna de las siguientes causas:

  • Dolor en la vejiga

Los problemas de vejiga generan un dolor en la parte baja central del abdomen. Si aparecen calambres o ardor durante la micción o después de la misma puede tratarse de una infección. Podría ir acompañada de una mayor necesidad de orinar, aparecer sangre en la orina y una sensación de cansancio y malestar. Si ingiriendo muchos líquidos los síntomas no se resuelven, será el momento de acudir al médico.

Los cálculos (piedras) en la vejiga pueden también ser causa de un dolor más agudo e intenso en la zona, acompañados de mayor dificultad para orinar.

  • Dolor de testículos

Es habitual que los trastornos en los testículos se manifiesten en la parte baja del abdomen. Entre ellos, inflamación o infecciones de transmisión sexual.

Con un dolor abdominal acompañado de algún bulto (o bultos) en los testículos, una secreción anómala por el pene o cambios en la piel, consulta a tu médico.

  • Prostatitis

La próstata es una pequeña glándula situada entre la vejiga y el pene y segrega la parte líquida del semen. Puede inflamarse o infectarse y generaría un dolor en los genitales y también en la parte baja del abdomen. Suele ir acompañado de dificultad para orinar o eyacular.

Si la prostatitis es de aparición aguda (o sea, rápida) suele deberse a una infección bacteriana, y requerirá tratamiento antibiótico. Si es de aparición gradual y que viene y va durante lapsos de tiempo largos, la causa es difícil de determinar y el tratamiento, complicado.

Dolor en un lado

Un dolor en un costado, que puede estar a la altura del ombligo o de la ingle, puede deberse a las siguientes causas:

  • Apendicitis

La primera manifestación de una apendicitis, como ya dijimos, suele sentirse en la parte central, para asentarse posteriormente en al lado derecho. El dolor aumenta al presionar la zona y al toser o estornudar, y también al moverse.

  • Pielonefritis

La pielonefritis es el nombre médico de una infección renal y genera un dolor en un costado que puede extenderse a la espalda. Puede ir acompañado de dolor al orinar, sangre en la orina y malestar general. Es habitual tener también náuseas, vómitos y fiebre.

Este tipo de infección suele ser bacteriana y requerirá un tratamiento antibiótico, con lo que mejor acudir cuanto antes al médico.

  • Piedras (cálculos) en el riñón

Un dolor repentino, muy intenso, en la espalda, el abdomen o en la ingle puede deberse a una piedra en el riñón: el cólico nefrítico. El cuerpo va a tratar de deshacerse de la piedra empujándola a lo largo de los uréteres (los conductos que van desde el riñón a la vejiga) un proceso que generará dolor en oleadas. Puede ir acompañado de náuseas o vómitos.

Por lo general, los cálculos pequeños acaban eliminándose por la orina, pero los mayores pueden requerir tratamiento hospitalario.

  • Dolor muscular

No debemos olvidar que algo tan simple como una distensión muscular puede generar dolor en el abdomen. Puede ser bastante intenso al hacer trabajar al músculo, de modo que si has hecho ejercicio ahí puede estar la causa.

Un baño tibio y los analgésicos pueden aliviarlo.

  • Hernias

Las hernias inguinales pueden in acompañadas de dolor abdominal. La causa es que una zona del músculo abdominal está debilitada y el tejido adiposo o el intestino sobresalen. Puede generar un dolor intenso y la aparición de un bulto blando o una hinchazón en el abdomen. Suelen deberse a algún esfuerzo, por ejemplo al levantar algo pesado. Los bultos tienden a incrementarse al toser o estornudar. Si tienes una hernia es importante que evites el estreñimiento.

El tratamiento es quirúrgico para devolver el intestino a su sitio. Si la hernia se estrangula, el dolor es intenso y requiere tratamiento quirúrgico urgente.

Dolor abdominal difuso

Hay muchos trastornos que producen dolores no localizados en ninguna región concreta:

  • Estreñimiento

Es una causa habitual, a menudo acompañada de náuseas, pérdida de apetito e hinchazón abdominal. Si esta es la causa, el dolor puede sentirse más en el lado izquierdo, en el colon descendente.

El tratamiento es beber mucho líquido, hacer ejercicio e ingerir alimentos ricos en fibra. Llegado el caso, habla con tu farmacéutico para que te recomiende un laxante.

  • Síndrome de intestino irritable (SII)

El dolor puede notarse en cualquier parte del abdomen y va a menudo acompañado de hinchazón y estreñimiento, o bien diarrea. El SII es un trastorno que suele durar mucho tiempo y el tratamiento se centra en detectar los desencadenantes –como el estrés– y en aprender a gestionar el trastorno mediante dieta y estilo de vida saludables.

  • Gastroenteritis

Otra causa de dolor generalizado puede ser una infección en el intestino, producida bien por un virus o bien por una intoxicación alimentaria. Puede ir acompañado de episodios de diarrea, vómitos o ambas cosas. Normalmente se resuelven solos en pocos días, evitando la deshidratación mediante la ingesta de líquidos. Si pasada una semana el trastorno no remite, debes consultar con tu médico.

  • Dolor de espalda

Hay que mencionar que un dolor que se origina en la espalda puede aparecer en el abdomen. Es lo que se llama un “dolor diferido”. El dolor empeora al moverte, agacharte o al levantar objetos. Ante este tipo de dolor, lo normal es descartar las causas puramente abdominales.

Exploraciones y pruebas ante el dolor abdominal

La conversación que has tenido con el médico y la exploración simple del abdomen, presionando en ciertas áreas para comprobar si te duele, le habrá dado una pista de la causa. Incluso podría diagnosticarla e instaurar un tratamiento adecuado, pero no siempre será así. En esos casos son necesarias pruebas que variarán según la sospecha del médico, pero pueden incluir análisis de sangre, de orina y de heces o incluso derivarte al especialista.

Puede ser complicado averiguar la causa de un dolor en la parte baja del abdomen. En cualquier caso, no dudes en consultar con tu médico si tus síntomas no remiten.

¿Qué es el cuadro médico de un seguro y sus ventajas?

Si estás pensando en la posibilidad de contratar un seguro de salud privado, hay algunos conceptos que debes tener claros antes de decantarte por una compañía aseguradora. Hoy queremos explicarte uno de dichos conceptos; en concreto, qué es el cuadro médico y las ventajas que este tiene para ti.

que es el cuadro medico de un seguro

¿Qué es el cuadro médico de un seguro de salud?       

Cuando se habla del cuadro médico de un seguro de salud, se hace referencia al conjunto de profesionales de la medicina, las clínicas y los hospitales privados concertados con los que trabaja una compañía aseguradora. Estos serán, por tanto, el equipo médico especialista que nos atenderá y los centros a los que tendremos que acudir para las pruebas y los diagnósticos.

Estas clínicas y hospitales no son propiedad de la entidad, sino que tienen acuerdos para que los clientes de la aseguradora, puedan acudir a aquellos para ser atendidos. Siempre con la cobertura de la póliza y con las condiciones que se hayan establecido en ellas.

Por lo tanto, no será necesaria la solicitud de un permiso ni el cobro de ningún pago extra por los servicios que se presten, salvo que se trate de una situación de copago. No obstante, esta también verá contemplada en el contrato del seguro.

A grandes rasgos, conocer qué es el cuadro médico de un seguro de salud o quienes lo integran, te permitirá identificar cuál es el que más te conviene entre todas las propuestas de aseguradoras que estés valorando.

Ventajas de los cuadros médicos de los seguros de salud     

En multitud de ocasiones, la razón por la que se contrata un seguro de salud privado es evitar las listas de espera de meses para recibir atención médica especializada, como sucede en el caso de la sanidad pública. En esta, también puede suceder que, tras dicha espera, la persona que nos atiende no tenga los conocimientos necesarios o no ponga el suficiente interés en nuestra dolencia, debido al elevado número de pacientes que también esperan ser atendidos.

Una de las principales ventajas de los cuadros médicos de los seguros de salud como ya sabrás es que cuentas con el personal más cualificado en cada una de las especialidades. Además, es posible conocer esta información antes de la contratación de una póliza en particular. De este modo, puedes elegir el que te parezca más adecuado para ti.

Por otra parte, y con respecto a las clínicas y los hospitales, no todos cuentan con la misma tecnología para la realización de las pruebas de diagnóstico. Poder elegir a una compañía aseguradora en función de su cuadro médico, te dará garantías de la atención que recibirás y de la precisión en los resultados que se obtengan de dichas pruebas.

Sin embargo, este sistema también puede tener algunos inconvenientes. Como por ejemplo, que la persona que nos gustaría que nos atendiese no está incluida en el cuadro y haya que pagar por separado sus servicios privados.

Pero incluso en este escenario, contar con el seguro privado puede serte de ayuda y reducir el coste que supone la consulta de dicho especialista. Si previamente has acudido a los que te corresponden y te han realizado todas las pruebas médicas necesarias, te habrás ahorrado el importe de todas ellas, y podrás acudir al médico privado con los exámenes en mano.

¿Cómo saber si el cuadro médico de un seguro es bueno?

Ahora que ya sabes qué es el cuadro médico de un seguro de salud y las ventajas e inconvenientes que puede tener, solo te queda conocer cómo puedes saber si el que te ofrece una aseguradora es bueno. Para ello, te dejamos a continuación algunos consejos para tu elección.

Consulta la experiencia del personal médico

Hoy en día, desde Internet se pueden consultar los perfiles del personal que te atenderá. En muchos casos, se trata de médicos que prestan sus servicios en sus propias consultas, pero también en estos centros.

Valora la distancia

Nunca se sabe cuándo se puede presentar una emergencia. Por lo tanto, uno de los puntos a favor del cuadro médico del seguro que vayas a elegir es que esté a una distancia relativamente cerca de tu hogar. Por muy bueno que sea uno en concreto, si te queda a una hora de distancia, el riesgo que corres puede incrementarse considerablemente.

Verifica las especialidades incluidas

Entre una compañía aseguradora y otra, puede haber ciertas diferencias en las especialidades que se ofertan. Por eso, te recomendamos conocer en detalles aquellas a las que podrás acceder y dónde tendrás que dirigirte.

Consulta si hay copago

Por lo general, los seguros de salud tienen incluidas las consultas médicas y las pruebas de diagnóstico. No obstante, algunas especialidades, así como determinados exámenes, pueden implicar un coste extra.

La valoración general de todos estos aspectos será lo que te ayude a elegir el mejor cuadro médico de salud para ti y tu familia. En MGC Mutua contamos con los mejores seguros de salud, y ofrecemos un amplio cuadro médico para que puedas estar cubierto ante cualquier situación. Ponte en contacto con nosotros y te atenderemos sin compromiso.