Sector seguros

¿Cómo hacer y calcular un seguro para autónomos?

Si comienzas tu andadura trabajando por cuenta propia, debes saber que vas a necesitar protección para realizar tu actividad. Pero dado que las coberturas varían según tus circunstancias personales como persona emprendedora, hoy te contamos cómo hacer un seguro para autónomos.

a male industrial worker in uniform with bandage, accident injury, first aid help

¿Cómo hacer un seguro para autónomos?      

Si te preguntas cómo hacer un seguro para autónomos, debes tener en cuenta que cada colectivo tiene unos riesgos inherentes a su profesión. Por lo tanto, en función de la actividad específica que se realice, de tu situación particular y de los riesgos asociados al trabajo, el cálculo y el importe final variará.

Por otra parte, hay seguros que sí son obligatorios, mientras que otros no lo son. Tal y como dice un principio del Derecho, el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento, lo que significa que es tu responsabilidad conocer qué seguros debes abonar más allá de los que van con la cuota mensual de autónomos. Para identificarlos debes hacerte tres preguntas:

¿Tienes empleados?

Si eres una persona autónoma o una pyme con personal contratado, necesitas el seguro que indique tu convenio colectivo. Esta póliza ofrece protección en caso de que se produzca un accidente, la incapacidad permanente y la muerte del trabajador/a.

¿Utilizas un local comercial?

Si tu actividad requiere un local comercial, necesitas contratar el seguro de responsabilidad civil obligatorio. No hay excepciones en este caso, ya que sin él, no podrás conseguir la licencia de apertura. La cobertura incluye los daños civiles causados por el negocio.

Las profesiones independientes, como la abogacía, asesorías, personal sanitario, instalaciones, etc., también lo necesitan para ejercer su actividad. Y si te dedicas al sector servicios, el que se aplica para el local es el multirriesgo, que cubre los incendios, los robos o las inundaciones, entre otras circunstancias.

¿Tienes coche de empresa?

Si para desarrollar tu actividad comercial, te desplazas con un vehículo a diario, también tienes la obligación de contratar un seguro para este. Lo habitual es apostar por el que cubre todos los riesgos.

Y recuerda, Otra ventaja notable es que se puede desgravar hasta 500€ anuales en la declaración del IRPF por las primas satisfechas a nombre del profesional, de su cónyuge y de sus hijos, y de hasta 1.500€ en caso de discapacidad.

Tipos de seguro para autónomos

Los tres tipos mencionados son los que debes valorar si te preguntas cómo hacer un seguro para autónomos que incluya todas las coberturas obligatorias según tus circunstancias. Estos son el de responsabilidad civil para el local, los seguros colectivos de accidentes para empleados y el del coche.

Más allá de estos tres, hay otros que te convendría contratar, puesto que en el ejercicio de tu profesión no estás exento de correr riesgos. A continuación te dejamos los más destacados.

Baja laboral

El seguro de baja laboral es especialmente interesante para una persona autónoma, que se encuentra en una situación de desprotección mucho mayor con respecto a una asalariada. En la actualidad, se puede solicitar la prestación por incapacidad temporal como autónomos, pero si se cotiza por la base mínima, la cantidad a recibir será muy reducida. En concreto, podría no superar los 10€ diarios.

Al contratar esta póliza, se obtiene una indemnización adicional a la de la Seguridad Social, que permite compensar con el tiempo de inactividad e incluso valorar la contratación de una persona sustituta. Además, se pueden incluir las coberturas en el extranjero o la opción de recibir un anticipo de la indemnización en determinadas circunstancias.

Aquí se puede distinguir entre el seguro de baja laboral baremado y el que no lo está. En el primero, la indemnización es fija y depende de la causa, sin importar el número de días de baja. La segunda, es decir, la baja no baremada, se cobra en función de los días de baja con un tiempo máximo establecido. La cuota a pagar suele ser más elevada.

Seguro de salud

La finalidad del seguro de salud no es solo la cobertura económica durante una baja por enfermedad, sino que además persigue la pronta recuperación. Sus ventajas principales son el acceso a una asistencia sanitaria de calidad y sin listas de espera o demora, de manera que se pueda retomar la actividad en la mayor brevedad de tiempo.

Las coberturas pueden incluir la asistencia primaria, la hospitalaria, pruebas diagnósticas, servicio de urgencias, intervenciones quirúrgicas o la cobertura sanitaria en el extranjero. Otra ventaja notable es que se puede desgravar hasta 500€ anuales por este concepto en la declaración del IRPF.

Seguro de jubilación

Otro de los seguros que te puede interesar contratar si trabajas por cuenta propia es el relativo a la jubilación. Según las estadísticas, el 77% de las personas autónomas cotizan por la base mínima. Esto supone un pago reducido en las cuotas mensuales, pero al mismo tiempo, implica renunciar a otros beneficios.

Además de importe reducido en las prestaciones por incapacidad temporal que mencionamos, también la pensión por jubilación se verá afectada. Su importe será como máximo de unos 800€; una cantidad que puede ser muy reducida en comparación con los ingresos y la calidad de vida que se disfrutaba durante la vida laboral.

En MGC Mutua contamos con un amplio abanico de seguros para autónomos, pensados exclusivamente para beneficiar a este colectivo. Las mejores coberturas en seguros de salud y baja laboral que puedas encontrar en el mercado. Echa un vistazo a nuestra página web y ponte en contacto con nosotros si necesitas más información. Nuestro equipo te atenderá sin ningún tipo de compromiso.