Qué es la anemia, sus tipos, y qué hacer para prevenirla

que es la anemia

Para saber qué es la anemia conviene saber algo de la circulación de la sangre. El sistema circulatorio tiene una función importantísima, como es llevar a las células el alimento que necesitan (fundamentalmente oxígeno) y, a la vez, eliminar los desechos (como el anhídrido carbónico, o CO2) que las células producen. Y, por cierto, ¿sabías que la sangre es un tejido, y no un simple líquido corporal?

Los glóbulos rojos

La sangre tiene básicamente cuatro componentes: el plasma (que es la parte líquida), los glóbulos blancos (que sirven para luchar contra las infecciones), las plaquetas (que se unen entre sí para cicatrizar las heridas) y los glóbulos rojos.

Los glóbulos rojos (o hematíes, o eritrocitos) son las células encargadas del transporte de que hablábamos. Tienen como una bolsita con una proteína –la hemoglobina– que se une con facilidad al oxígeno y al CO2.

¿Qué es la anemia?

La anemia es una afección que implica una producción reducida de glóbulos rojos sanos en
la sangre
, que se conoce también como hemoglobina. Esto significa que la cantidad de
oxígeno en esta va a ser inferior a la adecuada y, por tanto, la que llega a todos los tejidos
del organismo.

Las causas son múltiples y tiene diferentes grados, pero también una duración que puede ir
desde la temporal a la prolongada. Su consecuencia directa, y el síntoma más revelador de
su existencia, es el cansancio y la debilidad. En los casos más graves, pueden producirse
mareos, latidos irregulares del corazón e incluso dificultad para respirar.

¿Cómo se produce esta afección?

Las causas de la anemia son diversas y varían en cada persona, por lo que es necesario
conocer cuál es el motivo para poder dar el tratamiento idóneo. A grandes rasgos, puede
ser congénita, es decir, que está presente desde el nacimiento, o ser adquirida durante la
vida, y que aparece fruto de un nivel bajo de glóbulos rojos en la sangre.

Además de una producción baja por el propio organismo, cuya causa habría que indagar y
que suele ser por falta de hierro, ácido fólico o vitamina B12, también puede deberse a una
pérdida grande de sangre, bien por una herida o bien por la menstruación en el caso de las
mujeres, y, tercero, porque el cuerpo está destruyendo sus propios glóbulos rojos, como
sucede en algunas enfermedades.

¿Qué síntomas tiene la anemía?

Los síntomas más comunes que tiene la anemia son:

Falta de energía, fatiga y debilidad

La sensación de cansancio permanente que no desaparece ni tras dormir ni comer y que se
prolonga en el tiempo es el síntoma más habitual de la anemia y lo que, por lo general,
permite que se sepa de su existencia. Puesto que, salvo excepciones como las heridas
sangrantes, la pérdida de los glóbulos rojos es gradual y se dificulta el conocimiento de la
afección.

Mareos o sensación de desmayor

Cuando la anemia se prolonga en el tiempo y es muy acentuada, pueden llegar a aparecer
mareos, a consecuencia de la falta de oxígeno en la sangre y, por tanto, en todos los tejidos
y órganos, y desmayos en los casos más graves.

Irritabilidad

La propia sensación de malestar y el cansancio extremo que impide que se puedan llevar a
cabo las actividades cotidianas repercute negativamente en las emociones y la salud
mental. Además de la irritabilidad, la anemia está relacionada con la depresión y con varios
trastornos.

Dificultad para respirar

Otro de los síntomas de la anemia grave o muy grave es la dificultad para respirar, al no
poder los órganos funcionar con normalidad.

Dolores de cabeza y dificultad para concentrarse

Tal y como sucede en los órganos, cuando hay un cuadro de anemia, la sangre no va lo
suficientemente oxigenada, y la carencia de este elemento hace que aparezcan las cefaleas
y la dificultad para concentrarse en cualquier actividad.

Palpitaciones, frecuencia cardíaca acelerada

En el caso del corazón, la falta de oxígeno en este órgano se traduce en palpitaciones, que
son latidos muy fuertes, o en una frecuencia cardíaca que va más rápido de lo normal.

Palidez

El color de la piel y de las mucosas se utiliza en el examen físico para valorar la existencia
de la anemia. Cuando esta está presente, aquellas pierden su color y se muestran muy
pálidas, por la escasez de sangre oxigenada, que pierde su color característico y se vuelve
más aguada. Por tanto, sin color.

Si el médico sospecha que sufres anemia, el médico pedirá un análisis específico de la sangre, en que aparecerá el déficit correspondiente al tipo de anemia que padece el paciente:

  • Niveles anómalos (más altos o más bajos) de glóbulos rojos o de hemoglobina
  • Niveles de hematocrito demasiado bajos (mide cuánto ocupan los glóbulos rojos en la sangre)
  • Volumen corpuscular medio (VCM), el tamaño promedio de los glóbulos rojos.

Tipos de anemia

Para poder entender mejor qué es la anemia, hay que conocer los tres tipos que existen de
esta enfermedad: la anemia por falta de ácido fólico, la anemia por falta de vitamina B12 y la
anemia por falta de hierro
. Vemos a continuación cada una de ellas.

que es la anemia
branch orange tree fruits green leaves in Valencia Spain

Anemia por falta de ácido fólico

El ácido fólico es una vitamina que juega un papel clave en la síntesis del ADN (material del núcleo de las células, que contiene los genes). Cuando falta el ácido fólico se deteriora la capacidad de síntesis del ADN, lo que perjudica la formación de nuevas células, entre otras los glóbulos rojos, que se producen en la médula ósea (en el interior de los huesos). La falta de ácido fólico disminuye el número de glóbulos rojos en la sangre, o sea produce anemia.

¿Porqué se produce este tipo de anemia?

La falta, o déficit, de ácido fólico se produce fundamentalmente por una nutrición defectuosa. Los alimentos que contienen ácido fólico son la fruta y las verduras, con lo que debes asegurarte de tomar suficiente cantidad de ellos. ¿Cuánto? Bueno, recuerda la regla de los cinco: cinco piezas de fruta (o porciones de verdura) al día.

Por el contrario, hay sustancias que perjudican la absorción del ácido fólico: el alcohol principalmente, pero también algunos medicamentos, como la píldora anticonceptiva, o ciertos fármacos anti-epilépticos.

Algunas enfermedades también disminuyen la absorción: enfermedades intestinales como la enfermedad de Crohn o la enfermedad celíaca, y otras enfermedades, como el hipertiroidismo la psoriasis, los tumores o inflamaciones crónicas.

Hay que mencionar que, en determinadas condiciones y trastornos, el cuerpo necesita más ácido fólico del normal, como durante el embarazo o la lactancia, por ejemplo.

La falta de ácido fólico es especialmente frecuente en ancianos cuya alimentación es incompleta, en personas indigentes o en alcohólicos.

¿Cómo se trata la anemia por falta de ácido fólico?

Es importante encontrar la causa de la deficiencia, como podría ser una mala absorción intestinal o la toma de los fármacos citados.

Por lo general, el restablecimiento de una dieta adecuada y la supresión del alcohol serán de gran ayuda. Puede ser necesario tomar suplementos de ácido fólico en forma de comprimidos diarios durante algunos meses.

que es la anemia

Anemia por falta de hierro

El hierro forma parte de la hemoglobina (esa proteína de los glóbulos rojos de que hablábamos) y es clave para que el hierro se una al oxígeno en su camino hacia las células.

Cuando el cuerpo dispone de poco hierro (porque no se absorbe el necesario en el aparato digestivo o porque perdamos hierro en exceso) se produce poca hemoglobina y también menos glóbulos rojos, lo que perjudica la correcta alimentación de las células. Esta anemia por déficit de hierro es la llamada anemia ferropénica.

¿Porqué se produce este tipo de anemia?

El hierro que necesita el organismo es variable. Los niños (por estar en época de crecimiento), los deportistas (por tener mayor gasto de energía), las embarazadas y las mujeres lactantes (por la mayor necesidad que conlleva alimentar al feto o al lactante) tienen todos ellos mayores necesidades de hierro.

El hierro se encuentra en carnes y pescados. Y también en los cereales, el cacao, las legumbres y la fruta y las verduras de hoja verde, pero el hierro presente en este segundo grupo se absorbe con mayor dificultad que el que contienen carne y pescado.

La falta de hierro suele deberse a una alimentación pobre en hierro o a una mala absorción. Es frecuente en vegetarianos estrictos o en veganos y, de nuevo, en ancianos y otras personas con alimentaciones defectuosas.

Otra causa del déficit de hierro es la mala absorción digestiva. Otra vez, la enfermedad de Crohn, la enfermedad celíaca o la falta de secreción de ácido péptico en el estómago pueden causarla. Finalmente, una hemorragia excesiva también puede ser la causante.

¿Cómo se trata la anemia por falta de hierro?

El primer paso es descartar una posible causa, como alguna de las mencionadas antes. En cualquier caso, suele ser necesario que el paciente tome suplementos que aporten hierro. Si se establece la causa, con el aporte adicional de los suplementos, la anemia suele desaparecer.

No siempre es fácil la absorción del aporte adicional de hierro y siempre es mejor que los suplementos contengan también vitamina C y se ingieran con el estómago vacío; pero esto puede irritar algunos estómagos, en cuyo caso habrá que tomarlos con las comidas. El hierro puede teñir de negro las heces.

que es la anemia

Anemia por falta de vitamina B12

La vitamina B12 tiene, como el ácido fólico, un papel clave en la síntesis del ADN y como en aquel caso, su falta producirá una disminución de la producción de nuevas células, incluidos los glóbulos rojos. Otra función de esta vitamina es mantener las vainas de recubrimiento de los nervios, formadas básicamente por una sustancia, la mielina, cuya falta produce trastornos serios en la transmisión nerviosa.

En resumen, el déficit de vitamina B12 produce una peor producción de glóbulos rojos y un daño progresivo del sistema nervioso.

Por qué se produce este tipo de anemia

La vitamina B12 está presente en las carnes y las vísceras, principalmente y en menor proporción en los pescados, los huevos y la leche y se absorbe en el íleon, la última parte del intestino delgado. La absorción requiere la mediación de varias proteínas producidas por el estómago y el páncreas, en un proceso bastante complejo. La mala absorción se puede producir por la existencia de bacterias o parásitos en esa zona, que roben la vitamina al cuerpo.

Otra posible causa es la existencia de fallos de las proteínas del estómago (principalmente) o las pancreáticas, necesarias, como hemos visto, para la correcta absorción.

También puede darse como consecuencia de una alimentación defectuosa que suprima, por ejemplo, leche y huevos. Esta vitamina no se encuentra en las verduras.

Pero la causa más frecuente de todas es la que da lugar a la anemia perniciosa, que es más frecuente en ancianos. Consiste en un error del sistema inmunológico que acaba destruyendo las células del estómago responsables de la producción de la proteína más importante para la absorción en el íleon. Esta proteína se llama habitualmente “Factor Intrínseco”. La consecuencia a largo plazo en el estómago es que puede degenerar en un cáncer en dicho órgano.

Cómo se trata la anemia por falta de vitamina B12

Lo más importante es establecer la causa del déficit. Si se trata de bacterias o parásitos en el íleon, será necesario un tratamiento antibiótico (o incluso quirúrgico, para corregir una posible anomalía anatómica).

Sea la causa cual sea, se debe instaurar un tratamiento a base de inyecciones intramusculares periódicas de vitamina B12. En algunos casos, el tratamiento puede ser necesario durante la vida del paciente.

Prevención de la anemia

La gran mayoría de las anemias son consecuencia de una alimentación inadecuada. Por lo
tanto, lo mejor para la prevención de la anemia es seguir una dieta equilibrada, rica en
vitaminas y con alimentos que contengan hierro.

Las mujeres embarazadas o en proceso de lactancia son proclives a tener alguna carencia
de alguno de los componentes, con lo que el ginecólogo sugerirá los suplementos
adecuados para paliar esas carencias. También en los casos más graves de anemia, y siempre que no haya problemas de absorción, para lo que habrá que tomar otras medidas,
se pueden recomendar suplementos con hierro y otros minerales y vitaminas.

Dentro de la alimentación, se recomienda consumir aquellos alimentos con un alto
contenido en hierro. Si bien de forma tradicional se ha recomendado apostar por las carnes
rojas, hoy es bien sabido que esta es muy perjudicial para la salud, por lo que no es
necesario recurrir a esta para la prevención de la anemia o su tratamiento.

La alfalfa germinada contiene 1 mg de hierro en 100g y, además, contiene más de 8mg de
vitamina C, que es clave para favorecer la absorción. Otro alimento muy eficaz es la avena,
cargada de beneficios para la salud, y que contiene casi 5mg de hierro en 100g, más que la
carne que se queda en 3mg.

En las legumbres, las lentejas se llevan el primer puesto con 9mg por 100g, y poseen
además niveles elevados de folatos y cobre, que favorecen la creación de hematíes. Otros
alimentos interesantes son la remolacha roja, los pistachos, el miso o la levadura de
cerveza.

Ahora que ya conoces qué es la anemia y que tipos hay, ya sabes que puedes hacer para
prevenirla y vivir una vida más saludable.

¿Se puede dar de baja un seguro de salud si está fuera de plazo?

Las circunstancias personales de un individuo se ven modificadas a lo largo de su vida por multitud de aspectos, ya sean imprevistos o decisiones que se toman. Dichos cambios pueden llevarnos a querer dar de baja un seguro de salud fuera de plazo. Pero, ¿es posible hacerlo? Aquí te dejamos todas las respuestas.

Cuándo podemos dar de baja un seguro de salud

Antes de entrar en los plazos, es conveniente repasar cuáles son los motivos más frecuentes para querer cancelar los seguros de salud. La primera razón que puede venirnos a la mente es la de un descontento por parte del cliente o que no podrá hacer frente a los pagos.

Sin embargo, estas no son las únicas, ya que también puede deberse a que la compañía aseguradora ha incumplido el contrato, a que las prioridades en la vida han cambiado, a que se necesita ese dinero para una causa de mayor peso o porque se ha encontrado una oferta mejor en la competencia, con un precio inferior o con coberturas más amplias por el mismo.

Si bien todas son perfectamente aceptables y como clientes se tiene total libertad para la cancelación de una póliza, lo que debemos tener presente es que existen unos plazos establecidos para ello. Por lo tanto, no será posible cancelar en el momento en que se desee, sino cuando lo marca el propio contrato.

¿Cuáles son los plazos para dar de baja un seguro?

Si ya has tomado la decisión en firme y quieres cancelar un seguro fuera de plazo, vamos ahora a conocer cuáles son estos exactamente. Aunque cada aseguradora puede establecer sus propias condiciones, en la mayor parte de los casos la renovación de las pólizas de salud tiene carácter anual y, salvo que se haya comunicado la decisión de interrumpirla, dicha renovación se produce de manera automática.

Pero, ¿en qué fecha se debe comunicar la cancelación del seguro de salud? Para saberlo con exactitud, habrá que consultar la fecha concreta del vencimiento de nuestra anualidad, dado que cada contratación se realiza en una fecha determinada y no hay una general que se aplique a todas las pólizas.

No obstante, también existe la posibilidad de que al contratar el seguro de salud se hiciera un primer  pago parcial y proporcional a la fecha, para que las renovaciones posteriores coincidan con el final del año natural.

Sea cual sea el caso, el plazo para cancelar el seguro de salud será de un mes antes de dicha fecha. Pero ojo, esto no significa que dispongamos de ese mes anterior para avisar a la compañía, sino que el mínimo es avisar con una antelación de 30 días. Si el vencimiento es el 31 de diciembre, como muy tarde, el 30 de noviembre nuestra aseguradora debe tener conocimiento formal de nuestra decisión.

¿Y qué quiere decir formal? Que no basta con una simple llamada de teléfono. Hay que enviar una carta escrita, bien por correo ordinario, bien online. En esta indicaremos nuestros datos, como nombre completo y número de póliza, la decisión de cancelar el seguro de salud, la fecha en la que avisamos y la de vencimiento. Es imprescindible también que la compañía nos dé algún justificante de recibo de la notificación.

Dar de baja el seguro de salud fuera de plazo

Pero, ¿y si lo que deseamos es dar de baja el seguro de salud fuera de plazo? Si se nos ha pasado la fecha límite mencionada para proceder con la cancelación, es decir, que nos encontramos dentro de ese último mes de contratación o incluso en cualquier momento dentro del nuevo año, el único motivo de peso por el que podremos solicitar la cancelación es que la compañía haya incumplido las condiciones que se habían acordado.

El caso más habitual es que se hayan producido modificaciones en las condiciones del seguro de salud y que estas no hayan sido notificadas por la aseguradora. El plazo que se marca para ello es de un mínimo de dos meses antes de que finalice el contrato. De no respetarse, sí que se podría dar de baja el seguro de salud fuera de plazo.

El procedimiento es similar al anterior. Se procede con la comunicación escrita en la que se detallarán los motivos por los que se desea cancelar el seguro y la entidad pasará a estudiar lo sucedido, ya que previamente deberá verificar que el cliente está en lo cierto. Si este tiene razón, la póliza será cancelada y la compañía le abonará la totalidad del dinero que se le haya cobrado por ese nuevo año.

Por tanto, y a modo de conclusión, como cliente solo puedes cancelar tu seguro de salud avisando al menos con un mes de antelación. Y si te encuentras fuera de plazo para ello, la única razón que se considera válida es que la compañía aseguradora haya incumplido las condiciones del contrato o que estas se hayan visto modificadas sin previo aviso.

Café con limón: ¿súper-bebida?

Es tendencia de última hora, parece. Pon un poco de limón en tu café y tendrás una súper-bebida que supuestamente ayuda a disolver la grasa, te protege la piel y calma los dolores de cabeza. Eso dicen.

Hasta aquí la teoría. Lo cierto es que tanto el café como el zumo de limón aportan beneficios claros para la salud, pero el asunto es saber si combinados en una bebida aportan algo más. Veamos qué dice la ciencia.

Ingredientes del café con limón

Para muchos de nosotros el café es el ancla de salvación diaria. Sería curioso saber cuántas tazas de café se beben diariamente en el mundo, pero sin duda miles de millones, no en vano se lo considera la bebida más extendida en todo el planeta.

El brebaje, preparado mediante la infusión en agua hirviendo de granos de café tostado y molido, contiene cafeína. La cafeína influye en varios aspectos de la función cerebral, como la memoria, la capacidad de concentración y los niveles de energía.

Por su parte, los limones están entre los cítricos más cultivados en todo el mundo. Se han consumido durante siglos por sus propiedades medicinales. Están, además, llenos de fibra.

Ambos, cafeína y limón, tienen altos niveles de antioxidantes, que nos protegen de los efectos nocivos de un exceso de radicales libres. Combinados, las dosis son el zumo de un limón en 240 ml de café.

Un café contiene vitaminas (B3 –niacina– B12 y B5) y minerales como manganeso, potasio y magnesio. Y en referencia a los potentes antioxidantes citados, un estudio mostró que la mayoría de los bebedores de café obtiene más antioxidantes del café que de fruta y verdura juntas.

Como muchas otras frutas, el limón suministra fitoquímicos y tiene una importante dosis de vitamina C.

Beneficios del café con limón

Como punto de partida, veamos los beneficios de cada uno, por separado.

Beneficios del café

Hay miles de estudios que avalan que el café tiene un amplio abanico de beneficios, que van desde protección del hígado a cierta protección contra la depresión.

En un estudio a muy gran escala, tanto el National Cancer Institute como los National Institutes of Health (ambos estadounidenses) se halló que los bebedores de 7 tazas diarias (ya fuera de café americano o expreso) veían disminuido el riesgo global de muerte en un 16%.

El consumo regular se asocia a un riesgo menor de enfermedades crónicas, incluyendo varios cánceres –en concreto, de mama, colorrectal, colon, endometrio y próstata– enfermedad cardíaca, enfermedad de Parkinson y diabetes tipo 2.

Y no solo. A la hora de estimular el rendimiento mental o físico, la cafeína es uno de los más efectivos suplementos de que disponemos.

También incrementa la fortaleza, la resistencia muscular, el nivel de alerta y disminuye el RPE (índice de percepción del esfuerzo, una herramienta usada en el control de la intensidad del entrenamiento), lo cual indica que percibes el esfuerzo como menos intenso que si no tomas cafeína.

Beneficios del limón

Son una gran fuente de vitamina C y de flavonoides, ambos poderosos antioxidantes y que han sido asociados a menor riesgo de varios cánceres, como el de esófago, estómago, páncreas y de mama.

Un limón proporciona cosa de 31 miligramos de vitamina C, lo que supone el 51% del consumo diario recomendado. Comer fruta y verdura ricas en vitamina C reduce el riesgo de enfermedad cardíaca e ictus, protege el sistema inmune y ayuda a luchar contra las infecciones.

Supuestos beneficios del café con limón

Hay varios supuestos beneficios de tomar juntos ambos:

El café con limón ayuda a bajar la grasa corporal

  • Veredicto: falso

Es totalmente falto de fundamento. Algunos estudios muestran que la cafeína ayuda a acelerar el metabolismo, lo que resultaría en mayor quema de energía durante el descanso.

También estimula el sistema nervioso, que envía señales directas a las células grasas, impeliéndolas a descomponerse.

Sin embargo, no tendrá ningún efecto a la hora de perder grasa a menos que exista un déficit de calorías, quemando más de lo que se consume a diario.

El café también podría avalar esto; hay gente que reporta tener menos hambre cuando toma café, lo que podría dar como resultado una menor cantidad de calorías consumidas.

¿Y el limón? Como todas las frutas, es muy sano, pero no hay probadas ventajas especiales a la hora de perder grasa.

En conclusión, no hay evidencia de que combinar café y limón aporte beneficios a la hora de perder grasa.

El café con limón calma los dolores de cabeza

  • Veredicto: falso

Este supuesto beneficio carece por completo de fundamento. Lo cierto es que existen estudios que muestran que un alto consumo de cafeína aumenta la prevalencia de dolores de cabeza, pero otros aseveran exactamente lo contrario.

Una investigación mostró que la frecuencia de dolores de cabeza no-migrañosos era un 18% superior entre quienes tomaban mucho café (el equivalente de 500 miligramos de cafeína, o cantidades superiores) comparados con quienes tomaban cantidades menores, de 125 miligramos diarios.

Sin embargo, otra investigación mostró que tomar café combinado con analgésicos como el ibuprofeno podía mejorar su efectividad.

Si tienes dolores de cabeza regularmente, puede merecer la pena probar a tomar más café, por ver si te funciona. Pero no hay ninguna evidencia de que combinándolo con limón te los vaya a calmar en mayor medida.

El café con limón mejora la piel

  • Veredicto: falso

Una buena salud cutánea se ha asociado siempre al consumo de fruta y verdura. Pero en todo caso se desconoce cuál es el componente que causa este efecto.

La cantidad de micronutrientes que aporta el zumo de limón es mínima, de modo que si lo que pretendes es mejorar la piel, mejor que aumentes el consumo de fruta y verdura.

¿El café con limón tiene efectos secundarios?

No hay evidencia de que combinar café y limón tenga algún efecto secundario específico, pero hay cosas que debes tener en mente.

El zumo de limón es muy ácido y con el tiempo puede dañar el esmalte de los dientes. Es aconsejable enjuagarse con agua después de beberlo.

Recuerda que la cafeína tiene una vida media larga –alrededor de seis horas– lo que significa que permanecerá en tu cuerpo bastante tiempo tras su consumo. No es recomendable tomar café más tarde de la 16:00 horas, pues podría perjudicar el sueño nocturno.

Café con limón: el veredicto final

¿Has hecho la prueba de tomar café con limón? En lo referente al sabor, hay quien afirma que mejora el café, mitigando el amargor del expreso. En lo tocante a la textura, parece que el combinado es más ‘fresco’ y menos empalagoso que el café, que ‘invade’ toda la boca. ¡Va a ser cuestión de gustos!

¿Deberíamos añadir limón al café de la mañana? Pues lo que acabamos de decir: si te gusta, adelante. ¡Pero no esperes que suceda nada mágico!

La revista “Interés Mutuo” de julio en la oficina virtual de MGC

La nueva edición de la revista «Interés Mutuo» ya está disponible para todos nuestros mutualistas. Puedes consultarla online o descárgatela en tu dispositivo desde la oficina virtual.

En julio publicamos una nueva edición de la revista corporativa de MGC Mutua, Interés Mutuo. Además de la edición en papel que reciben nuestros mutualistas, aquellos que lo deseen también pueden consultar la revista y descargarla en formato PDF en su dispositivo desde la oficina virtual.

Interés Mutuo pretende ofrecer siempre contenidos de calidad: artículos de salud y medicina elaborados y/o supervisados por médicos y artículos de actualidad, de opinión y de análisis, con un tratamiento de la información ameno, original y riguroso.

En la edición de este semestre destacamos los siguientes temas:

  • Editorial: Estamos de celebración
  • Novedades: MGC Mutua, entre las mejor valoradas por todos los colegios de médicos de Cataluña
  • Actualidad: Xavier Plana, director general adjunto, miembro de honor del Colegio de Actuarios de Cataluña
  • Actualidad: El cónsul general del Japón, Yasushi SATO, felicita a la Fundación MGC por el éxito de 1 origami 1 euro
  • Salud de cerca: El síndrome metabólico
  • Píldora de Salud: ¿Qué es un aneurisma de aorta?

Son 20 páginas impregnadas del esfuerzo, la ilusión y el compromiso que conforma nuestra filosofía y que también puedes descargar en tu dispositivo para consultarla donde quieras con total comodidad. Accede ahora a la revista Interés Mutuo desde la oficina virtual.

¿Por qué tengo la boca seca?

La boca se seca cuando no hay suficiente saliva, lo que provoca una desagradable sensación de deshidratación de la boca. Normalmente no es un problema médico serio, pero puede reflejar algún tipo de problema. Te lo explicamos a continuación.

Qué es la boca seca

En términos médicos “xerostomía”, es la incapacidad de las glándulas salivares pera mantener la boca recubierta de la necesaria humedad. La saliva es necesaria para hidratar la comida y para facilitar la masticación. Y también es una parte vital de la digestión, pues contiene enzimas que ayudan a descomponer el almidón y las grasas de los alimentos.

A la vez, ayuda a mantener la boca bien lubricada, lo que a su vez protege los dientes de las caries y, en lo referente a las encías, minora el riesgo de enfermedad periodontal.

Qué causa la sequedad de boca

Hay muchas posibles razones para la boca seca, incluyendo algunos trastornos de carácter médico, algunos medicamentos y factores particulares del paciente. Los posibles trastornos médicos son:

  • Diabetes
  • Fibrosis quística, una enfermedad hereditaria que causa trastornos en el transporte de sales y en ciertas células de los pulmones y el páncreas
  • VIH y sida
  • El síndrome de Sjogren, un trastorno que afecta a diferentes partes del cuerpo, como la boca, las articulaciones y los lagrimales
  • La candidiasis oral, una infección de la mucosa de la boca causada por el hongo Candida albicans
  • Demencia.

Entre los medicamentos que pueden producir sequedad en la boca están:

  • Los antihistamínicos, usados en el tratamiento de alergias
  • Algunos fármacos para el tratamiento de la epilepsia
  • Antidepresivos del tipo tricíclico
  • Beta-bloqueantes, de uso en el tratamiento de problemas cardíacos
  • Los antipsicóticos usados en el tratamiento de problemas psíquicos graves.

Los factores particulares del paciente son:

  • Ansiedad y estrés
  • Respirar por la boca (como sucede cuando tienes problemas de adenoides o la nariz taponada; es más evidente de noche)
  • Deshidratación, una de las más frecuentes causas de sequedad, propiciada ya sea por una alta temperatura o por no beber lo suficiente
  • Fumar.

Cómo se trata la sequedad de boca

El tratamiento está en función de la causa, lógicamente. Tu médico investigará los tratamientos que pudieras estar tomando para descartarlos como causa. En cualquier caso, hay algunas tips que resultan generalmente de ayuda:

  • Bebe agua con regularidad, con sorbos frecuentes de agua fría, y ten siempre un vaso de agua a la cabecera de la cama, al acostarte.
  • Chupar cubitos de hielo pude también valer.
  • Mascar chicle (¡sin azúcar!) puede estimular la producción de saliva. Los dulces pueden tener el mismo efecto, pero recuerda que el azúcar es nocivo para los dientes.
  • Suprime la cafeína y el alcohol, ya que ambos son factores para la deshidratación.
  • Unos trozos de piña también pueden ser de ayuda para lubricar la boca.
  • Si tienes los labios secos o agrietados, aplícate un ungüento labial o vaselina
  • No fumes
  • Si estas medidas simples no son suficientes, tu médico puede prescribir saliva artificial. Es un preparado en gel, pastillas o esprai, pero debe usarse bastante a menudo, pues su efecto dura poco.

Cuándo debes ir al médico

Si padeces boca seca desde hace algún tiempo (unas semanas), acude a tu médico de familia o a tu dentista. Los síntomas clave son falta de saliva o saliva espesa, problemas para tragar o masticar, sentido del gusto alterado, labios agrietados, lengua áspera y mal aliento.

Asegúrate siempre de seguir una correcta higiene dental, lavándote los dientes y usando el hilo dental, lo que te ayudará a evitar los problemas dentales y gingivales (de las encías) que puede causar la sequedad de boca.

¿El seguro dental cubre los implantes? Todo lo que debes saber

Las coberturas de la Seguridad Social relativas a la salud bucal son bastante escasas, de ahí que cada vez más personas opten por un seguro dental privado para cuidarla. Sin embargo, algunos tratamientos pueden no estar incluidos debido a su coste, y es algo a tener en cuenta según sean tus necesidades. Si tu duda es si el seguro cubre implantes, en este artículo vamos a conocer la respuesta.

¿Cuál suele ser el precio de los implantes sin seguro?      

Tal y como hemos indicado, determinados tratamientos bucales pueden quedar excluidos dentro de las pólizas. Igual que sucede en los seguros de salud en general, las aseguradoras ofrecen coberturas que les sean rentables, ya que si el riesgo y el coste del tratamiento son elevados, la compañía tendrá dificultades para obtener un beneficio. Al fin y al cabo, esta es su finalidad.

Pero, ¿cuánto cuestan exactamente los implantes para que no siempre estén incluidos en las pólizas?  En primer lugar, debemos saber qué es y en qué consiste este tratamiento, puesto que se caracterizan por su complejidad.

Los implantes dentales son piezas de titanio con forma de tornillo que sustituyen a un diente que se ha perdido. Cuando se encuentra muy dañado y no es posible continuar reparándolo, se opta por esta alternativa para evitar dejar un antiestético hueco. La colocación del implante es una cirugía, que aunque es poco invasiva, implica la colocación del tornillo en el hueso maxilar y de la corona dental que lo cubrirá.

En la actualidad, el tratamiento completo, que incluye la cirugía, el tornillo y la corona, tiene un precio que oscila entre los 1.000€ y los 1.800€. Así, la media es de 1.450€. Dado que se trata de una cifra elevada, en MGC Mutua contamos con una clínica propia, Clínica Belodonte, que ofrece reducciones importantes en el precio para nuestros mutualistas, y también facilidades en la financiación de tratamientos dentales de diferentes tipos.

¿El seguro dental cubre los implantes dentales?

Visto el ahorro tan grande que supone la contratación de un seguro dental privado con respecto al coste del tratamiento sin cobertura, la pregunta que cabe hacerse ahora es la de si realmente este seguro cubre los implantes dentales.

La respuesta es que sí, pero como sucede con cualquier otra cobertura, cada compañía ofrecerá sus propias condiciones y precios. Por lo tanto, si necesitas este tipo de tratamiento o crees que podrás necesitarlo en un futuro próximo, te recomendamos que apuestes por contratar un seguro dental que cobre los implantes dentales.

Además del precio y de las coberturas específicas, debes prestar atención al período de carencia, si lo tiene. Recordemos que este es el plazo de tiempo que el nuevo cliente debe esperar para poder acceder a determinados servicios desde el momento en que contrata la póliza.

La finalidad es evitar el fraude. Es decir, que solo se contrate el seguro para acceder a un diagnóstico o tratamiento determinado y cancelarlo una vez que este último finaliza, de manera que el cliente se ahorra una cantidad considerable de dinero y cuyo pago recaería sobre la compañía aseguradora.

Para conocer si existe dicho período de carencia y la duración de este, tendrás que consultar en detalle las condiciones que ofrece cada seguro dental, ya que puede ser completamente inexistente o llegar a los 12 meses.

¿Qué incluyen las pólizas dentales?

Ya conoces si el seguro cubre los implantes dentales. Pero, ¿qué otras particularidades debes tener en cuenta con respecto a esta cobertura? Hay que distinguir entre los servicios gratuitos y los franquiciados.

Los gratuitos son los que no suponen ningún coste para la persona asegurada, tanto si opta por hacer uso de ellos como si no. Además de las limpiezas bucales anuales, se incluyen las especialidades odontológicas, las estomatológicas y la implantología en menor medida. Dentro de esta última, se accede al estudio previo y se suelen cubrir también las férulas, los tornillos y el mantenimiento.

Los servicios franquiciados dentro de la implantología son aquellos que implican un coste para la persona asegurada, pero con la ventaja habitual de los seguros, que es que el precio a pagar será muy inferior al que se pagaría de no contar con la protección de la póliza.

En cualquier caso, disfrutarás de un ahorro en el coste de los tratamientos y de una mayor amplitud de servicios complementarios. Además, también ahorrarás tiempo en el acceso a las consultas con tu dentista.

Si estás valorando contratar un seguro dental completo o que se acerque a lo que necesitas, te recomendamos comparar las coberturas y condiciones de cada compañía antes de decantarte por una en particular.

30 trucos para mantenerte fresco en esas olas de calor que nos llegan

A todos nos gusta el buen tiempo, pero hasta el más curtido de los más morenos estará de acuerdo que una ola de calor como las que venimos padeciendo es poco menos que insoportable.

Aquí te presentamos 30 trucos que pueden ayudarte a hacer más llevaderas esas temperaturas estratosféricas que nos llegan.

Bebe

Es la primera regla. Bebe mucha agua a lo largo del día, aunque no tengas sed. El calor te hace sudar y es fundamental reponer esos líquidos que pierdes, o tendrás un “recalentamiento”, como antes pasaba con los coches: puedes deshidratarte. Los síntomas son boca seca, letargo, mareos, falta de energía y orina muy oscura. De modo que mejor que tengas siempre a mano una botella de agua.

Hazte una compresa refrescante

Una compresa fría es un método sorprendentemente sencillo para bajar rápidamente la temperatura del cuerpo. Mete en la nevera una toalla pequeña y úsala como compresa en el cogote y en la frente durante el día. Si tienes una a mano en la mesilla, te podrá ayudar si te despiertas sudando y necesitas algo fresco.

Enfría tu ropa de cama

Claro, si tienes una nevera suficientemente grande. Mete las sábanas y la almohada en una bolsa y sácalas justo antes de meterte en la cama. Por supuesto, usa sábanas de algodón que no sean muy gruesas y olvídate de los edredones hasta que llegue el frío. Si todo eso no cabe en tu nevera, enfría solo la funda de la almohada.

Date una ducha tibia

Una ducha o un baño frío es una buena manera de bajar la temperatura del cuerpo, ya sea a primera hora de la mañana o a la hora de meterte en la cama. Pero es mejor el agua tibia que la del todo fría. Cuando te das una ducha fría, el cuerpo va a querer recalentarse inmediatamente, lo que puede causarte un efecto de rebote que, en definitiva, te caliente más de lo que estabas.

Enfríate los dedos de los pies

Los pies son uno de los puntos del cuerpo que se enfrían más rápidamente, de modo que si te enfrías los dedos te ayudará a bajar la temperatura del cuerpo. Mete los dedos en agua fría o utiliza una toalla con la que te los envuelvas. Incluso puedes mojar los calcetines. En caso de urgencia, ¡mételos en la nevera durante 10 minutos!

No te quites el sombrero

¿Tienes que salir a la calle con este calor? Ponte un sombrero que mantenga la cara a la sombra y te hará sentirte más fresco. Mejor de ala ancha y de color claro –el negro absorbe el calor. Otra posibilidad es que utilices un paraguas a modo de parasol.

Cierra las persianas

No dejes que entre el sol, y evitarás que la casa se recaliente. Y abre en el momento en que caiga la tarde y refresque, aunque sea solo un poquito. Es el momento de ventilar a fondo toda la casa.

Hazte un “combinado”

Naturalmente que no hablamos de coctelería. ¿Sabías que sorber una taza de té caliente resulta refrescante? Un estudio llevado a cabo en la universidad de Ottawa encontró que las bebidas calientes pueden bajar la temperatura del cuerpo, siempre que el sudor adicional producido por la bebida pueda evaporarse.

Utiliza menta

La menta, de acuerdo con ciertas investigaciones, “engaña” al cerebro haciéndole creer que tienes la boca fresca. Hazte pues una infusión de hojas de menta y tenla fría en la nevera. Puedes usar agua con gas y añadirle unas rodajas de limón. Además, ¡es deliciosa!

Evita el café y el alcohol

A todos nos gusta una caña para el aperitivo. Y ¿quién puede sobrevivir sin café? Pero en plena ola de calor, mejor es suprimir cualquier sustancia diurética y al alcohol y el café lo son. Te van a llevar más frecuentemente al cuarto de baño y van a causar que pierdas líquidos. Mejor bebe agua.

Evita platos calientes… y picantes

El picante va a causar que te encuentres más caliente. De modo que mejor evita los jalapeños y esos otros deliciosos picantes. Toma ensaladas de verdura o de pasta que puedes disfrutar frescas. Mantén el horno apagado (evitarás un generador adicional de calor en casa) y si quieres hornear algo… ¡enciende mejor la barbacoa, al fresco!

Toma platos con mucha agua

Frutas y verduras son imbatibles. Melón, sandía, tomates, pepinos… todos tienen un alto contenido en agua y te ayudarán con la hidratación. Toma también sopas frías, gazpacho (–la mejor sopa fría que existe–), vichyssoise y tantas otras. También puedes licuar cualquier fruta, haciéndote batidos según tu imaginación.

¿Por qué no una yogurtera?

Te puedes hacer unos yogures de futas impensablemente ricos. Hay bastantes marcas de yogur congelado e ingredientes en sorbete que te pueden ayudar, además. De nuevo, será tu imaginación quien ponga los límites.

Y… ¿un ventilador?

Para qué hablar del aire acondicionado, que de un plumazo acaba con el calor. Pero si ahí no llegas, un ventilador te va a ayudar a quedarte dormido. Está demostrado que el susurro del aire ayuda al adormecimiento… de modo que no lo uses en la mesa de trabajo porque puedes quedarte amodorrado.

Busca corrientes de aire

Abriendo las ventanas adecuadas, a primera hora de la mañana, y con la ayuda de tu ventilador, puedes probar a crear un túnel de viento, corrientes de aire que te resulten refrescantes. Tendrás que hacer varias probatinas, incluso colocar tu mesa de trabajo en el sitio adecuado… pero merecerá la pena.

Cuelga sábanas húmedas

Si humedeces a fondo unas sábanas o unas toallas y las cuelgas justo delante de ventanas abiertas puedes lograr un efecto enfriador. Además de ayudarte con el calor, aportará humedad al ambiente seco. Este truco es especialmente apropiado para los niños pequeños.

Cuidado con el ejercicio

Olvídate del ejercicio en las horas punta de calor. El riesgo de un golpe de calor es real y puede ser algo muy serio. Si ni puedes ni quieres evitar tu trote diario, sal a primera hora de la mañana o tarde, por la noche, cuando la temperatura haya bajado.

Y ¿un nebulizador de vapor?

Los hay muy baratos y basta conectarlos a tu manguera para que a intervalos regulares libere una descarga de vapor que resulta de lo más refrescante, como posiblemente hayas podido comprobar en alguna terraza.

¿un esprai de agua?

Resulta delicioso darte un puf de agua nebulizada en finísimas gotas.  Puedes llevarlo en el bolsillo o el bolso y usarlo por ejemplo en el autobús (¡generando envidias!). Además, es beneficioso para hidratar la piel.

Otra posibilidad: un abanico

Aunque tradicionalmente es la mujer quien más usa el abanico, lo cierto es que también es un complemento masculino. Lleva uno en el bolsillo y despliégalo cada vez que quieras evaporar el sudor de la cara. Funciona maravillosamente y vas a ser la envidia de todos a tu alrededor.

Sólo fibras naturales

Olvídate de las fibras sintéticas, que de todas, todas se te van a pegar al cuerpo. Utiliza tallas que no se te ciñan al cuerpo, y de tejidos ligeros de algodón, hilo o lino. Es aún más importante por la noche. Usa pijamas de esas mismas fibras naturales que te estén holgados.

Guarda tu edredón

Utiliza en cambio una sábana ligera de algodón y evitarás un recalentamiento nocturno indeseable. Debe ser der tejido transpirable: lino, hilo o algodón. Además, puedes encontrar cosas realmente sofisticadas, como almohadas de agua o rellenas de trigo sarraceno, que se supone van a disipar más rápidamente el calor de tu cabeza.

Ponte ropa de deporte

La mayoría de las marcas de ropa deportiva utiliza un tejido que absorbe rápidamente el sudor y ayuda a mantener fresco al deportista. Es buena opción, llevar todo el día ese tipo de camisetas (siempre que el trabajo te lo permita, claro está).

Y… ¿aire acondicionado?

En el punto 14 ya hablábamos de esto, como una solución definitiva. No es barata, desde luego, pero si puedes planteártelo… podrás sin duda pagar a plazos y se te hará más cómodo. Y el año que viene seguirá ahí, a tu disposición.

¡hazte tu propio acondicionador!

Olvídate del caro punto 24 y haz lo siguiente. Coloca un ventilador de sobremesa frente a tu mesa de trabajo de modo que el aire atraviese un bol con cubitos de hielo. Este sencillo truco funciona mejor de lo que cabría pensar, evaporará el sudor de la cara a la vez que refrescará el ambiente.

Desenchufa

Te sorprendería la cantidad de calor que desprenden los diferentes dispositivos eléctricos a tu alrededor, los aparatos de televisión, los portátiles, las tabletas, los cargadores de todos ellos, sin contar con que las altas temperaturas acortan su vida útil. De modo que desenchufarlos cuando no estén en uso es buena idea.

¿Mejor solo?

Si a media noche te encuentras dando vueltas mientras que tu pareja, a tu lado, parece estar generando calor como para hervir una cacerola, plantéate cambiar temporalmente de cuarto. Esto es aplicable también durante el día, de modo que evita muchedumbres en tu sofá. ¡Y evita también viajar en metro!

Evita los pisos altos

El aire caliente sube, ya se sabe, con lo que el ático será forzosamente más caliente que el sótano. Si vives en un piso y no tienes elección, siempre puedes bajar al café de abajo e instalarte a ver el telediario con un café…

Ten una botella helada a mano

Valdrá lo mismo para un roto que para un descosido: la puedes poner en tu cama para refrescarla o bajo los pies (acuérdate lo que decíamos en el punto 5).

¡Acampa!

Si tienes la suerte de tener acceso a un espacio exterior privado, monta tu tienda en el jardín de atrás y disfruta de noches frescas casi al aire libre. Y el hecho de estar en tu propia casa te va a permitir disfrutar de todas tus comodidades, ¡empezando por tu propia cama!

Todos los recursos asistenciales de MGC Mutua, en tu bolsillo

Los dispositivos móviles nos acompañan a todas partes y nos proporcionan soluciones tecnológicas para muchas tareas cotidianas. MGC Mutua Salud es una nueva app para dispositivos Android y Apple iPhone, diseñada para facilitarte el acceso a todos los recursos asistenciales de la Mutua desde cualquier lugar y siempre que lo necesites.

Cuando tienes una urgencia médica

  • Acceso directo al teléfono de urgencias médicas las 24 h.
  • Diagnóstico rápido online, que interpreta tus síntomas gracias a la inteligencia artificial y que te orienta sobre los pasos que has de seguir.

Cuando quieres cuidar tu salud

  • Activa Mi salud para realizar una evaluación y seguimiento de tu salud mediante los cuestionarios médicos y los datos de dispositivos conectados al móvil o introducidos manualmente. Un semáforo te indica claramente tu estado de salud con la información actualizada.
  • Accede al Médico tutor y un médico te acompañará en tu dispositivo, para asesorarte y ayudarte en tus objetivos saludables. Puedes acceder a él siempre que lo necesites, mediante un chat, y también puedes pedir hora para una visita presencial o mediante videochat.

Cuando necesitas asistencia médica

  • Servicio de teleasistencia médica, pediátrica y psicológica.
  • Videoconsulta con médicos de familia y especialistas.
  • Consulta el cuadro médico de tu seguro, con búsquedas por proximidad gracias a la geolocalización del móvil.

Además, dispones de servicios como la agenda, la historia clínica digital o la gestión de autorizaciones mediante la cámara del móvil. Continuamente añadimos nuevas funcionalidades a la app para que sea realmente útil a los mutualistas. No dudes en enviarnos tus sugerencias y propuestas.

La app está disponible para Android y IOS. ¡Descárgala!

Ojos secos: algunos tips para tratar el problema

¿Tienes los ojos doloridos, te pican y estás muy incómodo? Podrías tener el síndrome del ojo seco. Y, en efecto, puede resultar muy, muy molesto; pero la buena noticia es que muy raramente tiene complicaciones.

A continuación te contamos los síntomas, las causas y lo que puedes hacer para tratarlo.

Qué es el síndrome del ojo seco

Se conoce también como “queratoconjuntivitis” o simplemente “ojos secos” y se produce cuando la fina capa de lágrimas que reviste el ojo y que lo mantiene hidratado y lubricado sufre algún cambio. Es más frecuente en edades por encima de los 60, afecta más a las mujeres que a los hombres y se estima que hasta una de cada tres personas lo padece.

Esa fina capa de lágrimas tiene funciones importantes:

  • Mantiene el ojo lubricado, lo que facilita el parpadeo
  • Suaviza la parte frontal del ojo, esclareciendo la visión
  • Lava las partículas de polvo que puedan llegar al ojo
  • Contiene células y enzimas que acaban con las bacterias y demás organismos causantes de infecciones.

Si se rompe el equilibrio de ese fino “film”, debido a alguna secreción anómala o a falta de alguno de sus componentes, puede volverse inestable y no cubrir adecuadamente la superficie del ojo.

Síntomas del síndrome de ojos secos

Hay varios síntomas asociados:

  • El ojo seco puede variar entre levemente seco y arenoso y en casos extremos ser muy doloroso
  • Puede tener síntomas asociados, como lagrimeo, enrojecimiento y formación de costras
  • Normalmente ambos ojos se ven afectados y puede darse una ocasional leve visión borrosa; pero no causa daño permanente en la visión, ni en el ojo.

Causas del ojo seco

Hay muchas causas posibles: desde factores ambientales –como los ambientes con aire acondicionado, la exposición al viento, un clima seco y cálido y llevar lentillas– hasta la inflamación de los párpados (llamada blefaritis) o una insuficiente producción de lágrima.

A las mujeres a menudo se les presenta después de la menopausia y algunos medicamentos como los diuréticos, algunos antidepresivos y los antihistamínicos pueden exacerbar el trastorno.

También hay trastornos sistémicos asociados: la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico (una enfermedad autoinmune en que el cuerpo ataca el tejido sano) y el síndrome de Sjogren (que produce además sequedad de boca). En la mayoría de los casos leves el propio paciente puede paliar el trastorno sin ayuda de profesionales médicos, como contamos a continuación. Pero en casos graves, será necesario recurrir a un oftalmólogo.

Ojo seco leve

Para los casos en que la sequedad no supone sino una cierta irritación y un fastidio, pero no doloroso, para aliviar los síntomas puedes hacer lo siguiente:

  • Como primera medida, piensa si puede haber una causa obvia, externa, causante del trastorno. Los factores ambientales, como el aire acondicionado, la calefacción por aire caliente (“seca”) y el uso prolongado del ordenador pueden causar una excesiva evaporación de la capa lagrimal, causando sequedad y cansancio. Ante el ordenador, concretamente, tendemos a fijar más el ojo y parpadear con menor frecuencia de lo habitual, lo que facilita que el ojo pierda esa capa.
  • Lo mismo sucede a estar al aire libre un día ventoso, provocando lagrimeo y, paradójicamente, causando sequedad. Evita en lo posible que el viento te dé directamente en los ojos.
  • Puedes intentar paliar la causa, parpadeando con más frecuencia ante el ordenador o tomándote descansos cortos.
  • En el coche, evita que el ventilador te dé directamente en el ojo.
  • En el exterior, usa gafas que evitarán el viento directamente al ojo.

No siempre te será posible evitar la causa; una solución puede ser usar alguna ayuda de las que siguen.

Ayudas para el ojo seco leve

El medicamento idóneo para el ojo seco dependerá del grado de intensidad del trastorno. Cada vez hay más productos en el mercado y puede ser confuso elegir el ideal, que será más o menos viscoso o denso. El farmacéutico o un optometrista son las opciones más seguras para dar con lo idóneo en cada caso.

  • Colirios y espráis de lágrimas artificiales

Para sequedades leves o muy leves, estos productos pueden aliviar los síntomas a corto plazo. Son gotas que contienen agentes para aumentar la viscosidad, lo que causa mayor permanencia de la humedad en el ojo.

  • Geles lubricantes oculares

Para casos más intensos hay lubricantes en gel, de diversas viscosidades: las menores son adecuadas para todo el día, mientras que los más viscosos son idóneos para ponerte al irte a la cama, como protección para toda la noche.

  • Gotas sin conservantes

Hay diversos productos con diversos conservantes, pero hay algunos que no los contienen: hay ciertos conservantes que pueden causar hipersensibilidad o reacciones alérgicas, que pueden afectar al ojo, provocando enrojecimiento, sensación de quemazón y lagrimeo. En estos casos habrá que elegir los que no tengan conservantes o los que tengan alguno alternativo.

Si tienes ojo seco leve o moderado, lo ideal es empezar con alguno de los menos viscosos disponibles. Si te funciona, puedes usarlo a lo largo de todo el día. Si no resulta, o necesitas usarlo demasiado a menudo, pasa a uno un poco más viscoso que te haga sentirte más cómodo. Si aun así no te funciona, prueba un gel lubricante, pero ten en cuenta que puede provocar visión borrosa transitoria.

Ojo seco moderado

Lo ideal es que te vea un profesional que investigue si hay alguna cusa subyacente. El primer paso puede ser un optometrista, que podrá examinar la superficie externa del ojo y hacer algún test que pueda revelar una causa.

Si la sequedad está asociada a una inflamación del párpado (blefaritis) podrá igualmente indicar cómo debes limpiarte el ojo y recomendar el suplemento adecuado (lágrimas artificiales, geles) y la forma correcta de usarlo.

La mejora de los síntomas puede tomar cierto tiempo, una vez iniciado el tratamiento. Puedes necesitar gotas varias veces al día e incluso combinarlas con algún gel lubricante.

Ojo seco grave

Si te resulta imposible mantener un nivel adecuado de comodidad, habrá que recurrir al oftalmólogo, idealmente a uno experto en este problema. Es importante no sólo que te alivie, sino que debe asegurarse de que se mantenga una película que resulte suficiente para evitar daños en la córnea, cuya superficie puede volverse rugosa, haciéndola más vulnerable a las infecciones y provocando una visión borrosa. El oftalmólogo puede investigar bien a fondo si existe alguna causa médica del problema.

Los casos extremos, en que los suplementos de gotas y geles no han dado resultado, se pueden tomar medidas como la oclusión del drenaje en el párpado inferior. Si el trastorno está causado por una blefaritis intensa, podría necesitarse una cura con antibióticos.

En general, la mayoría de los casos es leve y pueden atribuirse a factores ambientales; el paciente puede gestionarlos sin necesidad de más ayuda que el consejo de su farmacéutico. 

Algunos tips para paliar tu trastorno de ojo seco

Para aliviar los síntomas de tu ojo seco, prueba lo siguiente:

  • Usa gafas de sol en los ambientes secos y demasiado cálidos
  • Si trabajas en un lugar muy seco, pon un humidificador si te es posible
  • Si pasas mucho tiempo ante el ordenador, haz pequeñas pausas para descansar lo ojos
  • Si usas maquillaje, usar un limpiador suave, y límpiate la cara regularmente, aunque luego vuelvas a maquillarte
  • Consulta con tu farmacéutico o tu médico si procede que tomes un suplemento diario de Omega-3. Algunos estudios sugieren que el pesado azul (rico en Omega-3) puede ayudar al tratamiento del ojo seco.

El dolor de espalda

El dolor de espalda es una sintomatología común causada, en la mayoría de los casos, por la adopción de malas posturas y la falta de tono muscular. Hablamos con el Dr. Jordi Casas Sabater, especialista en Traumatología y Ortopedia del Centro Médico MGC, sobre las causas y los tratamientos de esta dolencia que afecta aproximadamente al 80% de la población alguna vez en su vida.

Continue reading «El dolor de espalda»

¿Los seguros médicos cubren la cirugía plástica?  

El número de operaciones relacionadas con la mejora de nuestra apariencia no deja de incrementarse año tras año. De acuerdo con la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), España ocupa el quinto puesto en el mundo en este tipo de intervenciones, con cerca de 450.000 en 2021. Esta demanda hace que surja una nueva cuestión: ¿los seguros de salud cubren la cirugía plástica?

los seguros de salud cubren cirugia plastica

Diferencias entre la cirugía estética y la reparadora

Para poder dar respuesta a la pregunta de si los seguros de salud cubren la cirugía plástica, hay que conocer la definición de esta y la diferencia entre la estética y la reparadora. En primer lugar, la cirugía plástica es una especialidad quirúrgica cuya finalidad es corregir los procesos que necesitan una reparación o reposición, porque afectan a las funciones del cuerpo o a su forma.

Puede tratarse de una patología o anomalía congénita o adquirida, de un tumor en la piel o en los tejidos o de lesiones causadas por accidentes, quemaduras o enfermedades, principalmente. Las zonas que con mayor frecuencia se tratan en la cirugía plástica son la cara, las manos y los genitales.

Cirugía estética

En el caso de la cirugía estética, quienes se someten a estas intervenciones disfrutan de un buen estado de salud. La finalidad de la cirugía es conseguir una armonía en la zona a tratar, de cara a mejorar la autoestima y la imagen y, en consecuencia, las relaciones en cualquier ámbito.

La mayor parte de las cirugías parten de la presión social, que establece cánones de belleza que van variando con el tiempo y que repercuten en la imagen y la valoración que cada persona tiene de sí misma. Las mujeres son las principales pacientes, dado que son ellas a quienes se les exige en mayor medida cumplir con una determinada estética.

La cirugía estética, por tanto, busca una mejora de la apariencia física por causas psicológicas y relacionadas con la autoestima, pero la zona a tratar es perfectamente funcional. De ahí que en muchos casos se consideren banales y ni siquiera estén cubiertas por la Seguridad Social.

Cirugía reparadora

La cirugía reparadora o reconstructiva, por el contrario, es aquella que persigue poner solución a los daños físicos que se hayan producido a consecuencia de una enfermedad, de un accidente o de una operación, entre otras causas. La finalidad es la mejora de la calidad de vida y por ello sí que están cubiertas por la Seguridad Social.

Si nos centramos en los seguros de salud, estas últimas sí que están cubiertas en la mayor parte de las compañías, por tener una repercusión directa en el bienestar de la persona y en el desarrollo de las funciones de su cuerpo. La intervención más común dentro de la cirugía reparadora es la reconstrucción mamaria en la mujer tras padecer un cáncer.

La cirugía plástica en los seguros de salud

Con las diferencias claras entre unos tipos y otros, resulta más sencillo dar una respuesta a si los seguros de salud cubren la cirugía plástica, ya que basta con hacer uso de la lógica. Puesto que hablamos de la salud de una persona, es muy poco frecuente, por no decir imposible, que una póliza cubra las operaciones por razones estéticas.

Para la cirugía reparadora, los seguros de salud con mejores coberturas contemplan esta modalidad e incluyen el asesoramiento al paciente con secuelas estéticas derivadas de patologías como el cáncer, accidentes o ciertos tratamientos.

No obstante, a veces la línea entre lo que se considera salud y una simple cuestión estética es muy delgada. En gran parte porque las repercusiones son en su mayoría psicológicas, y aunque este campo entra dentro de la salud, si no se debe a una patología o un accidente, lo que se recomienda es la terapia psicológica para la aceptación de la imagen.

¿Qué tener en cuenta al contratar un seguro médico privado?

Como ya hemos indicado, las intervenciones quirúrgicas con fines puramente estéticos están excluidas de los seguros de salud. Pero además de estas, tampoco se ofrece cobertura a los tratamientos o las nuevas necesidades de intervenciones o pruebas derivadas de aquellas.

Sin embargo, esto no quiere decir que algunas compañías no ofrezcan facilidades para acceder a ella. Los profesionales de la cirugía estética y plástica suelen formar parte del cuadro médico de una aseguradora, así que es habitual que se ofrezcan descuentos como persona asegurada si se accede a estas intervenciones.

No solo a estas en sí mismas, sino también a otros tratamientos de estética facial y corporal y hasta servicios complementarios relacionados con la medicina alternativa, como la acupuntura. Si se tiene algún interés particular en alguna de estas cirugías estéticas, nuestra recomendación es consultar las condiciones que ofrece cada aseguradora en sus pólizas y así salir de dudas.

En MGC Mutua contamos con un seguro médico de salud con máximas coberturas para nuestros pacientes. Echa un vistazo a nuestras pólizas de seguro médico y de salud en nuestra página y ponte en contacto con nosotros si necesitas asesoramiento personalizado. ¡Te atenderemos sin ningún tipo de compromiso!

¿Por qué salen manchas rojas en la piel?

Las manchitas rojas en la cara son frecuentes, pero averiguar cuál es la causa puede ser difícil; además, pueden causar irritación y preocupación. A continuación repasamos las más frecuentes, con sus correspondientes tratamientos.

Qué causa las manchas rojas en la piel

Hay literalmente cientos de razones de que te salgan manchas rojas. Y, por muchas imágenes de que disponemos en internet, puede ser difícil establecer un diagnóstico. Diagnóstico que será necesario para instaurar el tratamiento correcto, claro está.

Si no estás seguro de la causa del problema, acude a un profesional. Un buen comienzo es tu farmacéutico, que puede sugerir bien un tratamiento que no requiera receta, o bien aconsejarte que vayas a tu médico de familia.

Las causas de las manchas rojas pueden dividirse en cuatro categorías:

  1. Infecciones
  2. Reacciones
  3. Trastornos a largo plazo
  4. Otras causas

Empezando por las infecciones, éstas pueden ser causadas por bacterias, virus u hongos.

Infecciones por bacterias

Puede tratarse de alguna de las siguientes:

  • Foliculitis

O sea, infecciones en el folículo piloso (el punto en el que crece un pelo), son manchas pequeñas, sobre-elevadas de la piel de alrededor y que pueden contener pus o un líquido claro. El tratamiento consiste en limpiarlas y en ocasiones, aplicarse pomadas antibióticas e incluso tomar antibióticos vía oral.

  • Impétigo

Las manchas suelen aparecer alrededor de la nariz y la boca, especialmente en los niños. Pueden supurar y generar una costra de color miel. Se tratan con pomadas antibióticas.

  • Escarlatina

Suele comenzar con un enrojecimiento de las mejillas y con una erupción áspera, de color rojo brillante en el torso (el pecho o el abdomen). De nuevo, se trata con antibióticos.

  • Meningitis bacteriana

Es una enfermedad extremadamente grave. No siempre presenta manchas, pero, si aparecen, son de color rojo profundo y no desaparecen cuando se las presiona con un cristal. Esta meningitis va acompañada de síntomas como fiebre alta, rigidez en el cuello, vómitos, dolor de cabeza e intolerancia a la luz brillante. Los niños pequeños pueden simplemente no sentirse bien o somnolientos.

Ante la más mínima sospecha de meningitis, llama a Urgencias para que envíen una ambulancia. El tratamiento requiere antibiótico vía intravenosa, mucho líquido y oxígeno.

Infecciones virales

Las posibles infecciones por virus son las que siguen:

  • Erupciones víricas

Suelen aparecer con infecciones víricas leves. Son habitualmente planas, se vuelven blancas al apretarlas y pueden estar calientes al tocarlas. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero son más habituales en el pecho o en el abdomen.

No requieren tratamiento y se suelen desvanecer al hacerlo el virus.

  • Varicela

Las manchas están sobre-elevadas y se convierten en pequeñas ampollas que acaban por formar costras. Se propagan con gran rapidez y pueden generar picor intenso. La varicela es muy contagiosa.

Usa cremas calmantes y baños fríos y procura evitar el rascado. Los adultos con varicela deberán hablar con el médico. Las mujeres embarazadas, los recién nacidos, niños muy pequeños y personas con el sistema inmune debilitado que contraigan varicela (o que hayan estado en contacto con un enfermo) deben igualmente hablar con el médico.

  • Herpes (culebrilla)

Si aparecen manchas rojas que se tornan en ampollas y que forman una línea o una zona en un lado del cuerpo, puede tratarse de herpes zóster. La erupción puede ser muy dolorosa y el dolor puede aparecer incluso antes que las manchas. Requiere analgésicos potentes.

La vacuna contra la varicela está incluida en el calendario español de vacunación; hay igualmente una vacuna disponible para adultos.

  • Sarampión

Se caracteriza por manchas rojas marronáceas que tienden a juntarse. Son planas y de apariencia muy llamativa. Como síntomas asociados aparece enrojecimiento de los ojos, fiebre alta, moqueo nasal y tos. El sarampión puede tener complicaciones serias. Habla con tu médico en caso de sospecha.

La vacuna disponible redujo el número de casos, pero parece volver a aumentar.

Infecciones fúngicas

Las posibles infecciones debidas a hongos causantes de manchas rojas son:

  • Tiña

Las manchas toman una forma circular con una zona central sin color, o sea como un anillo. Puede darse en cualquier parte del cuerpo, a menudo en las ingles y en el cuero cabelludo, y normalmente producen picor. Puede ser únicas o una sola, y pueden crecer de tamaño. Se tratan con cremas anti-fúngicas a la venta en las farmacias.

  • Pie de atleta

Son manchas rojas que aparecen entre los dedos de los pies y producen picor. La piel puede secarse, agrietarse y descamarse. Es común en personas a quienes sudan los pies o llevan mucho tiempo calzado de deporte. Hay que lavarse a fondo los pies y secárselos cuidadosamente. A continuación, aplicarse pomada anti-fúngica.

Reacciones

Las reacciones del cuerpo ante la agresión de agentes externos incluyen:

  • Sarpullido por calor y sudor

Las pequeñas manchas rojas levemente sobre-elevadas, con ligero picor o simplemente incómodas pueden deberse al calor o a la humedad del cuerpo. Son frecuentes en días calurosos y después del ejercicio. Se tratan con un lavado con agua fría y cremas suavizantes. Si el picor es intenso pueden usarse antihistamínicos (habla con tu farmacéutico).

  • Urticaria

Son manchas rojas o rojas y blancas, comunes como reacción al medio. Podría tratarse del desencadenamiento de una infección vírica, pero suelen ser consecuencia del calor, del frío, del agua o incluso ante un medicamento. A veces son recurrentes y la causa real es desconocida. Se tratan habitualmente con antihistamínicos orales (de nuevo, habla con tu farmacéutico).

  • Dermatitis de contacto

La piel puede reaccionar ante agentes químicos, metales y otros materiales. Es un tipo de eczema con pequeñas manchas que producen picor y que acaban sangrando, supurando y formando costras. El tratamiento pasa por evitar el contacto con el agente desencadenante, hidratar la piel y, si es necesario, aplicarse una crema con esteroides que el farmacéutico podrá proporcionar.

  • Reacciones ante medicamentos

Si tras empezar un tratamiento con algún medicamento aparecen manchas rojas, puede tratarse de una reacción ante el fármaco. Las manchas son de forma variable y pueden o no producir picor. Si es el caso, habla con tu médico que podrá proporcionar una alternativa al medicamento.

Trastornos a largo plazo

Puede tratarse de alguno de los siguientes:

  • Eczema

A menudo aparecen en la niñez y se caracteriza por manchas rojas que producen picor. Pueden ser supurantes, y si el niño se rasca acaban por sangrar y crear costras. Se suelen presentar en los pliegues de la piel (tras las rodillas y los codos), aunque también pueden generalizarse en el cuerpo. Oscila entre ocasional y ligero y constante y serio. Se trata usando hidratantes (emolientes) y con cremas esteroideas durante los brotes. Los casos extremos requerirán tratamiento instaurado por un dermatólogo.

  • Psoriasis

Suele manifestarse con pequeñas manchas rojas que acaban por ser parches escamosos. No tiene cura y los casos graves pueden afectar la calidad de vida del paciente. Se trata con cremas con esteroides o con vitamina D, fototerapia (tratamiento con luz) e hidratantes.

Otras causas

  • Pitiriasis rosada

Puede estar asociada a una infección vírica, pero no está claro. Empieza con un único parche, en forma de un área ovalada, roja, de unos pocos centímetros, con una ligera sobreelevación en los bordes. A veces va acompañada de dolor de cabeza, irritación de garganta y fiebre. Al cabo de un par de semanas se presenta una erupción con múltiples manchas pequeñas, que son rojas o marrones, según el color de la piel del paciente. Puede tardar meses en desaparecer, por sí sola. Los hidratantes, cremas esteroideas y antihistamínicos pueden suavizar la incomodidad y el picor.

  • Liquen plano

La apariencia varía en función de su localización. Pueden ser manchas rojas o purpúreas, sobre-elevadas, en las muñecas, tobillos y espalda. Si se presentan en el interior de la boca son blanquecinas. No sabemos gran cosa del liquen plano, pero no es contagioso. Normalmente desaparece por sí solo, pero puede ser necesario utilizar cremas que recetará el médico para paliar el picor y evitar empeoramientos,

  • Picaduras

No olvidemos las mordeduras o picaduras como posibles causas de manchas rojas, sobre-elevadas. Pueden ser de pulgas procedentes de una mascota, chinches, picaduras de insectos o sarna. La prevención es mejor que la cura, de modo que es recomendable usar repelentes de insectos donde el riesgo de picaduras sea elevado. También conviene lavar la ropa de cama con agua caliente.

Habla con tu farmacéutico si la mancha se intensifica o se hincha, o si te sientes mal.

Posted in Sin categoría