15 beneficios del aceite del árbol de té

El aceite esencial del árbol de té se ha venido usando durante siglos por los Aborígenes (los habitantes primitivos de Australia) como tratamiento de muchas dolencias, empezando por el acné, la caspa e incluso como repelente de insectos. Descubiertos sus beneficios, hoy se vende en todo el mundo en diferentes presentaciones: tinturas, cremas y jabones.

Qué es el aceite esencial del árbol de té

Procede de árbol que le da nombre (Melaleuca alternifolia) y se conoce también como árbol de corteza de papel. Fue el navegante inglés James Cook quien en su viaje alrededor del mundo descubrió que con sus hojas se podían hacer infusiones.

Hoy se produce en las siguientes presentaciones:

  • Cremas, de aplicación cutánea
  • En forma de loción, para la piel y la cabeza
  • Jabones, para la piel
  • Aerosoles (esprays) corporales
  • Colutorios, para enjuagues bucales y tratamiento del mal aliento (halitosis)
  • Pasta de dientes
  • Aplicación vaginal, como tratamiento de la vaginitis causada por candidiasis recurrentes.

El aceite esencial nunca se debe aplicar directamente sobre la piel. Debe diluirse en otro aceite (de oliva, de coco o de almendras) y antes de la aplicación debe hacerse un test (una pequeña cantidad aplicada a una zona muy concreta) para comprobar que no hay ninguna reacción adversa en la piel.

15 beneficios del aceite de árbol de té

  • Es antibacteriano

Dadas sus propiedades antibacterias, puede ser un ingrediente básico en productos para el lavado de manos. Los efectos son tanto evitar la respiración celular (la capacidad de usar el oxígeno en diferentes procesos) como alterar la función de la membrana de la célula.

  • Es antifúngico

Actúa evitando el crecimiento de los hongos, inhibiendo la producción de micelios (las ramas radiculares del hongo que forman su estructura) a la vez que también evita la producción de esporas.

  • Es antiséptico

Se usa mucho como tal, en el tratamiento de pequeñas heridas y mordeduras de insectos.

  • Reduce el riesgo de infecciones víricas

Además de los tres beneficios anteriores, ciertos estudios muestran que tiene propiedades antivirales. En concreto, parece que potencialmente podría tener efecto ante cepas de influenza (gripe).

  • Es antiinflamatorio

Se investigan actualmente sus propiedades antinflamatorias. Se piensa que puede reducir la inflamación producida por las histaminas y, como tal, la industria cosmética lo utiliza para reducir en enrojecimiento y la inflamación asociadas al acné y a la depilación.

  • Es antioxidante

Actúa reduciendo la producción de especies reactivas del oxígeno (ROS por sus iniciales en inglés) de los glóbulos blancos. Contrarresta el daño oxidativo que se produce regularmente en el interior de las células del cuerpo como parte del metabolismo celular.

  • Se puede usar como antihistamínico

Los antihistamínicos alivian el moqueo, la congestión nasal y las rinitis alérgicas. Un reciente estudio ha mostrado que el aceite esencial del árbol de té puede reducir la inflamación producida por las histaminas.

La acción antihistamínica tiene un efecto anti-edema, lo que ayuda a evitar la hinchazón de los tejidos.

  • Puede usarse como lavado anti-bacteriano

En un estudio de 2005, se encontró que los participantes tenían mejor erradicación de las bacterias (E. coli) después de usar un producto con un 5% del aceite y un 10% de alcohol que con el uso de jabón simple. Las manos se frotaban durante un minuto con el producto y se enjuagaron durante 15 segundos. El preparado era seguro y no produjo ningún daño en la piel.

  • Se puede usar como tratamiento del SARM

El Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM) es una súper-bacteria que causa infecciones y es resistente a muchos antibióticos; el aceite esencial del árbol de té es efectivo en su prevención.

El SARM vive en el interior de la nariz y sobre la piel, donde puede multiplicarse rápidamente, volverse invasivo e infectar a otras personas.

  • Alivia el acné

Por su poder anti-bacteriano, es efectivo en el tratamiento de la bacteria que habitualmente causa el acné (propiniobacterium acnes, P. acnes) y los dermatólogos frecuentemente recomiendan su uso.

Tiene también un efecto hidratante, al contrario que otros tratamientos contra el acné, que tienen el efecto contrario, es decir, secar la piel.

  • Sirve para tratar el pie de atleta

Esa desagradable infección que se produce frecuentemente entre los dedos de los pies. Un preparado con un 25% de aceite esencial del árbol de té mostró en un estudio de 2002 su efectividad.

  • Ayuda contra la caspa

Es erróneo pensar que la caspa es un trastorno del cabello, cuando en realidad es de la piel. Se produce cuando parte externa de la piel del cuero cabelludo se seca en forma de escamas, sequedad a menudo acompañada de picor.

En un estudio realizado en 2002, se trató durante cuatro semanas a 126 pacientes con caspa, aplicándoles aleatoriamente un preparado del aceite o un placebo. Al final del estudio, se vio mejora en el 41% de los pacientes tratados con el aceite, en comparación con el 11% de mejora en el grupo placebo.

Los tratados con el aceite también reportaron menos picores y menos grasa en el pelo.

  • Sirve para tratar las aftas bucales

Un estudio de 2003 investigó si el aceite podría usarse como tratamiento de las aftas bucales (candidiasis oral) con resultados prometedores. Durante los test de laboratorio, se encontró que eran efectivos, y los experimentos posteriores en ratones confirmaron los resultados.

  • Puede ayudar a curar el herpes genital

Se ha encontrado que el aceite esencial del árbol de té acelera la recuperación de los pacientes de herpes genital.

En un pequeño estudio de 2001, se aplicó aleatoriamente el aceite y un placebo a 18 pacientes con el trastorno. Los que recibieron el aceite, curaron más rápidamente que los que recibieron placebo (9 días en comparación con 12,5)

  • Puede usarse como agente descongestivo

En caso de enfriamiento o de una infección de garganta, el aceite puede ayudar a aliviar la congestión.

Mediante inhalaciones de diez minutos de vapor de agua con el aceite, se pueden limpiar los senos nasales y desbloquear las vías respiratorias aéreas: 2 o 3 gotas del aceite en el agua hirviendo bastarán.

Washing of hands with soap

Efectos secundarios del aceite esencial del árbol de té

Aunque ha demostrado ser seguro en aplicaciones cutáneas, algunas personas podrán sufrir una reacción, con lo que es necesario, como hemos dicho, hacer una prueba previa a la aplicación.

Las reacciones pueden incluir irritación, picores y escozor. Además en algún caso raro, se ha reportado una sensación de quemazón. Si esto ocurriera, debería dejar inmediatamente de usarse y acudir a un médico o al farmacéutico.

Debe usarse con precaución. El aceite se diluirá en un aceite base (de oliva o de coco) y hacer un test en la parte interna del codo.

Cualquier reacción debe comunicarse al médico y asegurase de que se incluye en el historial del paciente.

Nunca debe ingerirse. Los efectos pueden ser serios, empezando por quemaduras en la boca, en el revestimiento del intestino y hasta en el tracto digestivo.

Quién no debe usar el aceite esencial del árbol de té

Es generalmente seguro en adultos, pero debe usarse con precaución en niños de 12 años o menores. Tampoco está recomendado en mujeres embarazadas o que estén en periodo de lactancia.

Es importante hacer notar que no se recomienda su uso durante más de un mes seguido. Debe leerse detenidamente la etiqueta y las instrucciones de uso. En caso de duda, hablar con el farmacéutico.

No debe aplicarse el aceite si el paciente tiene eczema, ni directamente sobre una eventual quemadura, ni debe inhalarse si el paciente padece asma.

En caso de pacientes de enfermedades crónicas, o si están tomando alguna medicación, debe hablarse antes con el médico de familia.

Problemas digestivos: 11 alimentos que los provocan

Problemas digestivos: 11 alimentos que los provocan

¿Sabías que el aparato digestivo alberga más de cien billones de organismos? Puesto en número, 100.000.000.000.000. La cifra es enorme, superior al número de células que componen el cuerpo humano. Se trata de bacterias, virus, microbios y demás, algunos buenos y otros no tanto. Su función, dicho de forma simplista, es descomponer los alimentos, permitiendo la absorción de nutrientes por el organismo.

Equilibro entre organismos: La clave para reducir los problemas digestivos

Como comentábamos, nuestro aparato digestivo es el hogar de billones de organismos. El equilibrio entre los organismos “buenos” y los “malos” es fundamental y cuando se rompe, aparecen los problemas digestivos, algunos leves y otros no tanto. Por ejemplo, las alubias, que son hidratos de carbono de absorción lenta, muy sanas en general, pero que provocan ciertos problemas, ejem, de todos conocidos. Lo cierto es que hay un gran número de alimentos capaces de generar indigestión, por el hecho de perjudicar las bacterias beneficiosas, alterando el deseable equilibrio de que hablábamos. Continue reading «Problemas digestivos: 11 alimentos que los provocan»

7 síntomas de falta de hierro

7 síntomas de falta de hierro

¿Sabías que la falta de hierro es la carencia nutricional más frecuente en todo el mundo? Ese déficit del oligoelemento puede provocar un tipo de anemia, la anemia ferropénica, que provoca fatiga, mareos y palidez. Además, según varios estudios, puede provocar peor rendimiento intelectual y control inhibitorio y falta de capacidad de planificación. Continue reading «7 síntomas de falta de hierro»

¿Por qué te duele la planta del pie?

Muchas personas pueden sentir dolor en la planta del pie al caminar. La Sra. Eva Moya, especialista en podología del Centro Médico MGC, nos habla de las causas que pueden provocar dolor plantar, la manera de prevenirlo,así como la importancia de una buena elección de nuestro calzado.

Continue reading «¿Por qué te duele la planta del pie?»

Diferencia entre normopeso, sobrepeso y obesidad

Diferencia entre normopeso, sobrepeso y obesidad

Los medios nos bombardean constantemente con mensajes publicitarios en los que aparecen modelos de cuerpos que son sencillamente impensables para el común de los mortales. Esta imagen errónea no solo genera problemas de autoestima, sino que nos lleva a pensar que tenemos sobrepeso, cuando en realidad no es así. Por eso, hoy vamos a hablarte de qué es exactamente el normopeso, el sobrepeso y la obesidad, así como de cuáles son las diferencias entre ellos.

Continue reading «Diferencia entre normopeso, sobrepeso y obesidad»

Los beneficios de donar sangre

Los beneficios de donar sangre

Cada día se realizan 6.000 transfusiones de sangre en España. Donar sangre es donar vida a otras personas que la necesitan y, aunque es un acto de generosidad altruista, los beneficios que aporta no son únicamente para los pacientes que se benefician de la donación: donar sangre también tiene beneficios para la salud del donante. Continue reading «Los beneficios de donar sangre»

La deshidratación: síntomas, causas y tratamiento

En este blog hemos hecho hincapié repetidamente acerca de la necesidad de estar bien hidratado: de beber la suficiente agua, particularmente en este tiempo tórrido. Veamos las consecuencias que tiene la deshidratación, que se presenta cuando el cuerpo no recibe el suficiente líquido (o que pierde más líquido del que recibe); y aparecen los dolores de cabeza, la letargia, el estreñimiento… Los casos graves requieren atención médica urgente.

Qué es la deshidratación

El cuerpo humano se compone fundamentalmente de agua (hasta el 70%) y ésta es vital para el normal funcionamiento de las articulaciones, la piel, la digestión, la eliminación de residuos y la función nerviosa. Con la cantidad de agua adecuada, y si no hay otras enfermedades, el cuerpo funcionará como un reloj. Pero si se pierde más agua de la que se recibe, acaba por producirse la deshidratación, que puede ser ligera, moderada o grave, según la cantidad de fluido perdida. Los síntomas varían en consonancia: desde algo de sed hasta el coma e incluso la muerte.

Obtenemos alrededor de las dos terceras partes del líquido necesario con lo que bebemos; el resto llega a través de las comidas y de las reacciones químicas normales en el cuerpo. La mayoría de nosotros pierde entre dos y tres litros diarios, a través de la respiración, la orina, la defecación y el sudor. Pueden influir otros factores, empezando por el calor extremo o problemas como diarrea, vómitos, diabetes, ejercicio, abuso del alcohol o, simplemente, no reponer la necesaria cantidad de líquido al cabo del día.

Causas de la deshidratación

Es completamente normal, como hemos dicho, perder agua corporal a diario a través del sudor, la orina, las heces, la saliva y las lágrimas. No reponer esa agua es lo que da lugar a los problemas, copn riesgo de deshidratación. Otros factores de riesgo son:

  • Vómitos o diarrea
  • Fiebre alta
  • Garganta irritada (lo que causará que resulte difícil beber o comer)
  • Ejercicio fuerte
  • Golpe de calor
  • Abusar del alcohol
  • Medicación diurética (que causará orinar con mayor frecuencia)
  • Diabetes

Síntomas de la deshidratación

Si tienes sed seguro que sabes que debes beberte un vaso de agua. Pero no está así de claro en caso de niños pequeños y de personas en la tercera edad. Los signos y síntomas de que necesitas agua son:

  • Sed

Es el primer síntoma en la gran mayoría de las personas, hecha la salvedad de los mayores y los niños pequeños.

  • Cansancio y dolor de cabeza

Otras personas presentan antes estos síntomas: fatiga, cefaleas y sequedad de boca.

  • Mareos

Mareos que suelen venir acompañados de debilidad.

  • Orina oscura

Al faltarle líquido, el cuerpo tiende a retener el agua que tiene, por lo que produce menos orina que, además será más oscura de lo normal.

  • Pulso alterado

A medida que avanza la deshidratación se pueden presentar otros síntomas, como el pulso acelerado, ojos hundidos, falta de sudor y sed extrema.

  • Delirio

La presión arterial puede bajar y se pueden presentar delirios y falta de consciencia. Las personas que sufren de deshidratación crónica leve son más proclives a trastornos como fatiga crónica y cálculos (piedras) en el riñón.

Deshidratación en bebés y niños

Como hemos señalado, los niños pequeños y los ancianos son más proclives a la deshidratación, puesto que no alcanzan a reconocer que tienen sed. Es vital por tanto estar pendiente de los siguientes signos, además de los enumerados arriba:

  • El niño juega menos y parece sumiso o, por el contrario, irritable
  • Los pañales están secos tres o más horas
  • La fontanela está anormalmente hundida (la fontanela es ese punto blando que los niños tienen en lo alto de la cabeza)
  • Falta de lágrimas reales durante el llanto.

Tratamiento de la deshidratación en niños y bebés

Tan pronto como sospeches que tu bebé o tu hijo podrían estar deshidratados, ofréceles agua. En el caso de bebés de menos de un año, un biberón cada vez que lo acepten. Los niños pequeños podrían rechazar el agua sin más, en cuyo caso intenta lo que sigue:

  • Prueba con leche, o con zumos muy diluidos
  • Dale agua a cucharaditas; poca agua, pero con mucha frecuencia, es lo mejor
  • Dale melón, uvas o fresas, si le gustan
  • Dale un polo (mejor que un helado)

Si el niño vomita o si tiene una infección intestinal, es doblemente importante que beban con frecuencia. Anímales a que beban agua a sorbitos. En casos más serios, dale una solución rehidratante (habla con el farmacéutico para que te dé la más adecuada).

Si el niño rehúsa la bebida y la comida y te preocupa que pueda estar deshidratándose, llévalo a urgencias o llama a 112.

Deshidratación de los mayores. Tratamiento

En el caso de las personas mayores, la deshidratación puede producir rápidamente bajadas de presión arterial, desmayos y generar piedras en los riñones.

Los casos de personas con movilidad reducida pueden ser peores. Si tienen problemas para moverse, será menos probable que se levanten y se acerquen a la cocina o a la nevera a por un vaso de agua.

Para todos, la mejor manera de rehidratarse o evitar la deshidratación es, como primera medida, beber mucha agua. El café, el té, los zumos de frutas, las bebidas azucaradas, la fruta y las verduras contienen también agua, de modo que si alguien a tu alrededor rehúsa el agua, sugiérele algo de lo anterior.

Más: las gelatinas, los polos (helados) el melón, la sandía… son todos buenas alternativas, sobre todo en el caso de los mayores. Asegúrate de que tienen a mano una botellita o una jarra de agua (o del líquido de su elección); no debe ser grande, pues pesaría y podrían no poder levantarla. Puedes incluso ponerles una alarma cada cierto tiempo que les recuerde que deben beber.

Deshidratación en caso de trastorno intestinal

Si has tenido una infección intestinal que te ha producido diarrea, habrás perdido agua, además de otros nutrientes.

A veces puede resultar difícil beber y retener los líquidos para reponer los que has perdido. Prueba en tal caso a beber pequeños sorbos con regularidad. También puede ser conveniente una solución rehidratante (en polvos que se añaden al agua) que contiene las sales y azúcares que has perdido con el agua. De nuevo, habla con tu farmacéutico, que sabrá indicarte cuál es la más adecuada en tu caso.

Diarrea: síntomas, causas y cómo librarte de ella

Si estando sentado en el cuarto de baño y aun a pesar de haber acabado –o eso crees– te da miedo levantarte, posiblemente tengas diarrea. Pero ¿qué es exactamente la diarrea, por qué se produce y como puedes acabar con ella?

Aquí explicamos lo que debes saber sobre ‘bichos’ estomacales, empezando por los síntomas de la diarrea, las causas y las opciones de tratamiento disponibles.

Qué es la diarrea

Diarrea es la evacuación de heces más blandas o más frecuentemente de lo que es habitual en ti, y se produce por la inflamación o irritación del tejido que reviste el intestino grueso. Esto evita que las sales y fluidos esenciales que contiene la comida pasen al cuerpo, causando heces más líquidas.

La mayoría de nosotros la padece ocasionalmente y normalmente no es algo que deba preocuparnos. Pero la diarrea puede ser dolorosa y también preocupante si tarda varios días, o incluso una semana en curarse. Puede ser de aparición repentina y durar menos de cuatro semanas (diarrea aguda) o persistente (crónica).

Los síntomas

La diarrea puede presentar síntomas variables, que van desde unas heces ligeramente blandas, con malestar de estómago, hasta a heces muy acuosas, persistentes y acompañadas de calambres.

Los síntomas habituales de la diarrea son:

  • Calambres estomacales
  • Urgencia por ir al cuarto de baño y deponer heces líquidas al menos tres veces cada 24 horas
  • Sentirse enfermo o tener vómitos
  • Sensación de calor; fiebre
  • Mareos
  • Dolores diversos, sobre todo de cabeza
  • Pérdida de apetito
  • Inflamación de estómago
  • Flatulencia.

Causas de la diarrea

La pueden provocar diferentes cosas, empezando por una infección, un envenenamiento, cierta medicación o el estrés:

Infecciones y envenenamientos

La diarrea puede ser un síntoma de una infección aguda, que solemos llamar gastroenteritis. La puede causar:

  • Una infección vírica, como un rotavirus o un norovirus
  • Una infección bacteriana, como campylobacter, Clostridium difficile (C. difficile), Escherischia coli (E. coli), salmonella o shigelia, todas ellas provenientes de alimentos.
  • Parásitos, como la giardia, que causa la giardiasis con frecuencia, igualmente, causada por alimentos o bebidas contaminados.

La diarrea causada por una infección se presenta repentinamente y dura entre cinco y diez días. Es lo que llamamos diarrea aguda. Puede conllevar vómitos, pero estos tienden a desaparecer en el primer par de días.

Cambios en la dieta

También puede venir causada por simples cambios en la dieta, como por ejemplo:

  • Ingerir comidas con cantidades altas de sorbitol (un edulcorante artificial)
  • Un exceso en la ingestión de determinadas frutas
  • Los platos con mucha crema
  • Beber demasiado alcohol.

El estrés

Tanto el estrés como la ansiedad causan diarrea a ciertas personas y pueden ser un factor importante en trastornos como el síndrome de intestino irritable. Si padeces estrés, hay diferentes técnicas que te pueden servir de ayuda.

Enfermedades crónicas

Algunas enfermedades crónicas, como la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, la intolerancia a la lactosa y la enfermedad celiaca pueden todas causar diarrea crónica persistente o intermitente.

Medicamentos

Muchas medicinas pueden producirla. Los antibióticos, los antiácidos que contengan magnesio, el Orlistat y los antidepresivos SRSI (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) son potenciales causas de diarrea. Los síntomas desaparecen al suprimir la medicación.

Los medicamentos usados para tratar el estreñimiento, usados en exceso, pueden igualmente causarla.

Si el paciente ha recibido múltiples tratamientos antibióticos, puede ser más sensible a organismos que en condiciones normales no causarían problemas, como el Costridium difficile.

Consejos para el tratamiento de la diarrea

Normalmente puedes tratar tú mismo tu diarrea o la de un hijo tuyo. Si es consecuencia de una infección, el sistema inmunitario la hará remitir en un par de días, pero si los síntomas persisten habrá que ir al médico.

Los tratamientos dependen de las causas, pero como norma general:

  • Bebe muchos líquidos para evitar la deshidratación

Es lo primero que debes hacer. Aumenta tu ingesta habitual de líquidos para rehidratarte. Un adulto necesita como media al menos 20 ml de líquido tras cada visita al cuarto de baño; la orina será clara o de color pajizo pálido. Bébelo despacio si tienes náuseas o vómitos.

Los bebés, los niños pequeños, las embarazadas y las personas vulnerables pueden deshidratarse muy rápidamente y requerir una rápida atención médica. Si sospechas que alguien puede estar deshidratándose y no mejora, no dudes en llevarlo a urgencias.

  • Prueba los “batidos” rehidratantes

Contienen glucosa, sales y se venden en farmacias en polvos para disolver en agua. Todos esos elementos se pierden con la diarrea y deben reponerse para el normal funcionamiento de cuerpo.

  • Toma medicamentos anti-diarreicos

Si es necesario parar urgentemente las visitas al baño (como por ejemplo si vas a coger un avión), puedes tomar anti-diarreicos que contengan loperamida (los niños de menos de doce años no deben tomarla y es mejor que el trastorno se resuelva por sí solo). En cualquier caso, habla con tu farmacéutico.

Si es una diarrea consecuencia de una infección bacteriana, un medicamento que contenga subsalicilato de bismuto puede ser efectivo. De nuevo, habla con tu farmacéutico.

5 remedios caseros para tratarla

Prueba los siguientes tips para aliviar las molestias de la diarrea:

  1. Bebe mucha agua o zumo. Bebe con una pajita si te sientes mal. Si se trata de un bebé, dale pequeños sorbitos de agua, con una cucharita, entre tomas.
  2. Descansa a placer y quédate en casa. Te sentará bien y evitarás propagar la posible infección.
  3. Come pequeñas porciones de alimentos de digestión fácil.
  4. Come cada vez que te apetezca hacerlo. Galletas “crackers”, pan o sopas. Los huevos son también convenientes.
  5. Evita ciertos alimentos. No tomes leche ni lácteos ni, en general, productos con mucha grasa o fibra.
  6. Toma analgésicos. Si tienes calambres, el paracetamol te ayudará.

Cuándo hay que ir al médico

Si tienes alguno de los síntomas a continuación, pide cita con tu médico de familia. Probablemente te atienda telefónicamente, no solo por las circunstancias actuales, sino porque si se trata de una infección, podrías ser contagioso durante 48 horas después de que los síntomas remitan:

  • Si tienes fiebre y has llegado de un viaje al extranjero
  • Si hay sangre en las heces, o si tienes fiebre persistente
  • Si te encuentras enfermo y eres incapaz de retener líquidos
  • Si tu diarrea está acompañada de constantes calambres de estómago que no parecen mejorar. Podrían pedirte una muestra de las heces para excluir infecciones que podrían requerir un tratamiento antibiótico.
  • SI tu diarrea dura más de dos días aun soportando los síntomas.

Complicaciones de la diarrea

Las complicaciones se suelen presentar en los más pequeños, en embarazadas, los ancianos o en personas inmunodeprimidas, en las que sufren un tratamiento de quimioterapia, por ejemplo. La complicación más frecuente es la deshidratación.

Los signos más frecuentes de deshidratación son:

  • Sed
  • Orina oscura o de olor potente
  • Orinar pequeñas cantidades
  • Encontrarte mareado o cansado, con el corazón latiendo rápido
  • Sequedad de boca, labios y ojos

Los niños de menos de tres años pueden no querer comer y mojar menos los pañales. Los más pequeños pueden mostrar la fontanela (esa parte blanda en lo alto de la cabeza) más hundida. Si crees que puede ser el caso, llévalo urgentemente al médico.

Prevención de la diarrea

La mejor manera de prevenirla es mantener en todo momento un alto nivel de higiene. Prueba lo siguiente:

  • Lávate las manos a fondo con agua y jabón antes de salir del cuarto de baño, y sécatelas bien
  • Lávate las manos antes de cocinar o preparar alimentos
  • No prepares alimentos para terceros si tienes alguna infección
  • Limpia con regularidad el cuarto de baño con desinfectantes y cada vez que haya un episodio de diarrea. Usa una bayeta exclusiva para ello, o utiliza las desechables
  • No compartas toallas ni utensilios de cocina si has tenido alguna infección
  • Si viajas, evita beber agua no embotellada y también los cubitos de hielo (a no ser que estén hechos con agua de confianza). No comas alimentos crudos.
  • Si tienes diarrea, recuerda que eres infeccioso al menos 48 horas después de remitir los síntomas de diarrea o los vómitos: ¡quédate en casa!

Por qué se retraen las encías, las causas y su tratamiento

Mujer mordiendo una manzana

La retracción o recesión de las encías –en términos médicos retracción gingival– es un trastorno relativamente común que consiste en que el tejido de las encías retrocede, poniendo al descubierto la parte interna de los dientes, ésa que antes estaba tapada por la encía. Continue reading «Por qué se retraen las encías, las causas y su tratamiento»