Tengo el colesterol alto

La hipercolesterolemia o colesterol alto se define como la presencia de niveles elevados de grasa en la sangre. Este desajuste metabólico puede ser perjudicial para la salud cardiovascular. Hablamos sobre sus causas y tratamiento con la Dra. Juliana Martínez Hernández, especialista en medicina preventiva y medicina general del Centro Médico MGC.

Continue reading «Tengo el colesterol alto»

MGC Mutua cumple 40 años y diseña un logo de aniversario festivo y muy vivo

MGC Mutua ha creado un logo de aniversario, con motivo de sus 40 años de existencia, que será el punto de partida de las diferentes acciones que la entidad aseguradora realizará a lo largo de 2022.

«Este año celebramos una gran efeméride y lo primero que hemos hecho es diseñar un logo conmemorativo con el que hemos querido evocar gráficamente los 40 años de la Mutua y poner de relieve que se trata de una celebración vinculada a la alegría y la fiesta», manifiesta Daniel Redondo, director general de la entidad.

El objetivo de la Mutua con esta creación es mantener el logotipo de modo que no pierda la función corporativa y, a partir de la estructura gráfica, añadir y jugar con los elementos necesarios para potenciar los aspectos que transmiten alegría, una actitud festiva y de celebración. Por eso se ha pensado en el concepto de los fuegos artificiales, ya que estas exhibiciones pirotécnicas al aire libre pueden representarse gráficamente con motivos muy planos y esquemáticos, pero también con explosiones más exuberantes y realistas.

Fuegos artificiales festivos pero contenidos

“Ahora bien – puntualiza Cristina Tomàs, diseñadora gráfica de MGC Mutua y artífice de la idea- había que hacer una reflexión: teniendo en cuenta que la variación del logo debe acompañarnos y estar presente en todas las publicaciones y apariciones públicas durante todo el año 2022, debíamos encontrar una versión festiva que, a su vez, tuviera un tono contenido, austero, serio y amable. Así nació el logo con una única palmera de pirotecnia, del mismo color que los 40 años.»

Se ha creado, a su vez, una versión que consta de cinco palmeras, cada una de un color diferente, dispuestas estratégicamente en diagonal en la parte superior del símbolo, que se pueden combinar en una sola más espectacular, incluso desmesurada, para hacer un uso muy específico en ocasiones especiales.

Si mi marido se muere, ¿qué pensión me queda?

Las pensiones de viudedad tienen como finalidad cubrir las necesidades económicas de la persona beneficiaria, en el caso de que se produzca el fallecimiento de la principal fuente de ingresos. Ante esta situación, es frecuente que alguien se pregunte “si mi marido se muere, ¿qué pensión me queda?” Hoy hablamos del cálculo y de la cuantía de dicha pensión.

¿Cuándo puede originarse la pensión por viudedad?

Para que podamos hablar del cobro de la pensión por viudedad, la persona causante; es decir, la que fallece, debe estar dada de alta en la Seguridad Social en alguno de sus regímenes, ya que es necesario que tenga cotizado un período mínimo. No obstante, dicho período es variable en función de cuáles sean las causas del deceso.

Cuando se trata de enfermedades comunes, el período mínimo cotizado que se exige son 500 días dentro de los 5 años inmediatamente anteriores al momento del fallecimiento. Esta cotización puede ser en situación de alta o en una asimilada en la que se exigía cotizar. Sin embargo, cuando la causa del fallecimiento es un accidente, tanto laboral como fuera de este entorno o por enfermedades profesionales, no hay un período mínimo que se exija.

En el caso de que la persona no estuviera dada de alta o en una situación equivalente a esta al fallecer, que como hemos indicado es el requisito principal, la cotización mínima que debe acreditarse se eleva a 15 años.

¿Y cuáles son estas causas o perfiles equivalentes a la cotización laboral? La pensión de jubilación contributiva, la incapacidad permanente; personas que cesan en su trabajo y pueden optar a la pensión contributiva o que hayan fallecido sin pedirla; quienes perciban subsidios por incapacidad temporal; situación de maternidad o paternidad, y riesgo durante el embarazo o la lactancia

¿Quién se beneficia de la pensión de viudedad?

Quienes optan a recibir la pensión de viudedad ante el fallecimiento de la principal fuente de ingresos de la familia se conocen como beneficiarias. Para serlo, deben darse también ciertas condiciones.

Estas son el vínculo matrimonial, incluso si ya no existía una relación afectiva, por lo que se aplica a las parejas separadas, divorciadas o con matrimonios que fueron nulos. La pareja de hecho en el momento de fallecer también se considera beneficiaria.

Además de estas condiciones, cuando se trata de divorcio, separación, nulidad o pareja de hecho, así como si la causa del fallecimiento era una enfermedad común previa al matrimonio, habrá que acreditar otros requisitos.

Si mi marido se muere, ¿qué pensión me queda?

Una vez que se cumple con todas las condiciones y requisitos establecidos, se pasa al cálculo de la pensión de viudedad. Como nota, esta puede cobrarse con independencia de que la persona fallecida sea hombre o mujer.

La cuantía general que se percibe es del 52% de la base reguladora que tenía quien falleció. Pero esta puede elevarse hasta el 70% si se dan una serie de condiciones de manera simultánea. La primera es que la persona pensionista tenga cargas familiares. La segunda, que de haber rendimientos en la unidad familiar, al dividir estos entre todos los miembros que la componen, no se supere en el cómputo anual el 75% del salario mínimo interprofesional que se encuentre vigente.

En tercer lugar, la pensión de viudedad debe ser la única fuente de ingresos que se tenga o, al menos, la principal. Por último, que el cómputo anual de la pensión, junto a los rendimientos anuales que se tengan, no deben exceder un límite de ingresos establecido. Este es el que está previsto para los complementos por mínimos en las pensiones contributivas. De superarse, la cuantía se reduce para que se mantenga dentro de dicho límite.

Una excepción a estas cuantías es la que se aplica a quienes tienen 65 años o más, que pueden percibir un 60% de la base reguladora. Para ello, la persona beneficiaria no debe tener derecho a recibir una pensión pública o no puede trabajando por cuenta ajena o propia. Además, de tener otros rendimientos, como las rentas de capital mobiliario o inmobiliario, tampoco pueden superar los límites exigidos, que ascienden a 7.569€ al año.

Cuantías mínimas y máximas de la pensión por viudedad

Puesto que la base reguladora que se aplica es variable en cada caso, se establecen unas cuantías mínimas mensuales a percibir. Estas varían según la situación o la edad de la beneficiaria. Así, quienes tienen cargas familiares perciben como mínimo 790,90€ mensuales; los mayores de 65 años o con discapacidad igual o superior al 65%, 689,70€. Para edades entre 60 y 64 años, 645,30, y menores de 60 años, 522,50€.

En cuanto a las máximas, el límite para el 2022 es de 2.775,18€.  Y por categorías, 821,9€ para quienes tienen cargas familiares; 710,4€ para los  mayores de 65 o con discapacidad; 664,7€ para quienes tienen entre 60 y 64 años, y 538,2€ para los menores de 60 años.

En MGC Mutua contamos con las mejores pólizas de seguro de vida para que estés cubierta en cualquier tipo de situación. Trabajamos a diario para mejorar el servicio que damos a nuestros mutualistas y los cuidados que éstos reciben. ¡Ponte en contacto con nosotros e infórmate de nuestras pólizas sin ningún tipo de compromiso!

Posted in Sin categoría

Enfermedades sexuales masculinas más comunes

Las enfermedades sexuales o, más propiamente, las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son básicamente las mismas en el hombre que en la mujer, y se contagian mediante las relaciones sexuales, producidas por infecciones de virus, bacterias, parásitos y hongos. En este artículo trataremos sobre los efectos de las ETS en el hombre, que difieren de los efectos en la mujer por razones obvias de diferencia anatómica.

Conviene tener muy en cuenta que, a pesar de la gran cantidad de información disponible, la incidencia de las ETS aumenta año tras año. El estudio Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Sanidad de mayo de 2017 asegura que el repunte de estas enfermedades se produce fundamentalmente en adultos jóvenes, lo que está en consonancia con la tendencia actual en todos los países de los que se dispone de estadísticas.

A efectos de prevención, la única manera de evitar el contagio es usar un método de barrera, como los preservativos, aunque esto no evitará las infestaciones.

Las enfermedades de transmisión sexual más graves son:

Sífilis

Está producida por una bacteria, la Treponema pallidium, y se distinguen tres fases sucesivas, de gravedad en aumento.

Sífilis primaria: entre 3 y 6 días después del contagio. Se caracteriza por la aparición de úlceras (llamadas comúnmente “chancro”) en las regiones de la piel donde se ha producido el contagio: el pene fundamentalmente, aunque en caso de relaciones orales también pueden aparecer en la boca. Igualmente, en relaciones con sexo anal aparecen en la zona rectal. Son de color rojizo e indoloras. Si no se trata en esta fase, aparece la sífilis secundaria

Sífilis secundaria: aparece al menos 6 semanas después de la infección y es una erupción por todo el cuerpo, con pequeñas manchas rojizas cubiertas por pequeñas escamas. Puede también presentarse un cuadro similar al de la gripe, con fiebre y dolores musculares. Desaparecen normalmente incluso sin tratamiento, pero pueden reaparecer más tarde, de modo impredecible.

Sífilis terciaria: Puede presentarse incluso varios años después de la aparición de las sífilis primaria y secundaria. Se manifiesta en distintas partes del cuerpo; suelen afectar al corazón y la aorta, lo que puede producir incluso la muerte. También es frecuente la afectación del cerebro y al sistema nervioso, lo que ocasionaría deterioro intelectual, pérdida de sensibilidad, impotencia, desequilibrio y dolores intensos en las piernas.

El tratamiento consiste en inyecciones de penicilina (aunque si el paciente es alérgico existen alternativas). Si las lesiones cutáneas producen molestias, pueden paliarse con determinados fármacos de aplicación cutánea.

Gonorrea

Está producida por una bacteria, la Neisseria gonorrhoeae y sus síntomas aparecen normalmente entre 2 y 10 días después del contagio, aunque pueden mostrarse pasado más tiempo. Sus síntomas habituales son:

  • Secreción por la uretra de líquido amarillento, parecido al pus.
  • Dolor y ardor durante la micción
  • Inflamación y dolor de los testículos
  • Dolor indeterminado en el bajo abdomen.

Ocasionalmente también puede aparecer escozor o erupciones en la zona anal, así como fiebre.

Se trata mediante antibióticos (orales o inyectados) y generalmente responde bien. El tratamiento debe iniciarse cuanto antes para evitar la aparición de una epididimitis (inflamación del epidídimo, un cuerpo situado en los testículos por donde circulan los espermatozoides). De no tratarse, también puede extenderse a todo el organismo, con consecuencias que pueden ser muy graves.

Herpes genital

Lo ocasiona un virus, el herpes simplex (VHS) y es muy contagioso. El virus penetra en el organismo a través de las mucosas de la boca, la uretra o el ano. Se presenta habitualmente con lesiones cutáneas consistentes en una pequeña vesícula rodeada de una zona rojiza, que provoca dolor, picazón y ardor. Varios días después se rompen y se transforman en pequeñas heridas que desaparecen en dos o tres semanas sin dejar cicatriz.

Se distinguen dos tipos:

VHS tipo 1: Es el más común, y afecta principalmente a la boca y los labios, donde produce el herpes labial o febril. Hasta el 80% de los adultos tiene anticuerpos que protegen frente al VHS tipo 1.

VHS tipo 2: Afecta principalmente a la zona genital. Aproximadamente el 25% de los adultos tiene anticuerpos del VHS 2.

Como pasa con todos los virus, no tiene cura, pero se pueden paliar los síntomas mediante:

  • Cremas antivirales, de aplicación cutánea
  • Medicamentos antivirales, que se ingieren vía oral

Virus papiloma humano (VPH)

Ocasionada por el virus de su mismo nombre, el VPH tampoco tiene cura. Se manifiesta en forma de verrugas (verrugas genitales o condilomas acuminados), que pueden ser planas, alargadas o en forma de coliflor, y aparecen en el pene –especialmente en el prepucio– o alrededor del ano.

Habitualmente no son dolorosas, pero pueden causar prurito. Son de aspecto variado y aparecen aisladas o en grupo, aunque pueden no verse a simple vista, aun provocando los síntomas. El tiempo en que aparecen tras el contagio es variable, de 2-4 semanas y, en ocasiones, varios meses después.

Se tratan de diferentes formas:

  • Con podofilina, un extracto de resina de una planta, que se aplica directamente sobre las verrugas
  • La extirpación quirúrgica mediante crioterapia o tratamiento con láser.

Cuando son pequeñas y no hay muchas son fáciles de curar.

Balanitis

Es una inflamación del glande, normalmente causada por el hongo Candida albicans, aunque también puede deberse a bacterias.

Aparece en forma de lesiones de color rojizo, aisladas y dolorosas. Las provocadas por bacterias se tratan mediante medicamentos antifúngicos de uso local. El lavado del pene, exhaustivo y al menos dos veces diarias, debe hacerse sin usar jabones fuertes.

Infestación por piojos púbicos

Las comúnmente denominadas ladillas son unos parásitos de apenas dos milímetros que colonizan la región genital. Son diferentes de los piojos de la cabeza y parecen como pequeños cangrejos. Se alimentan de sangre y producen un prurito (picazón) intenso.

Se tratan con cremas y lociones de venta en farmacias (sin receta). Es aconsejable afeitarse la zona infestada.

Una consideración final

Con la excepción de los piojos púbicos, todas las enfermedades de transmisión sexual son prevenibles mediante el uso de anticonceptivos de barrera (preservativo –condones-). No deja de llamar la atención lo que decíamos al principio de este artículo, al aumento de contagios de ETS en todo el mundo.

Es por tanto necesario hacer hincapié en la necesidad de usarlos, salvo en los casos de parejas completamente estables.

El médico de preferencia al que acudir es el dermatólogo, que llegado el caso podrá derivar al paciente hacia otra especialidad médica.

12 alimentos que ayudan a prevenir un infarto

La alimentación es uno de los pilares básicos para la promoción de la salud y, según la Fundación Española del Corazón, una dieta saludable es fundamental para reducir el riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares, como el ataque al corazón. ¿Qué alimentos no deben faltar en nuestra dieta para cuidar el corazón y prevenir un infarto? Te traemos 12 alimentos que ayudan a prevenirlo.

Alimentos que ayudan a prevenir sufrir un infarto

El aceite de oliva

Su alto contenido en antioxidantes, como la vitamina E, y en ácidos grasos monoinsaturados, ayudan a controlar los factores de riesgo cardiovascular: reduce el nivel de colesterol malo (LDL) y de los triglicéridos en la sangre y regula la presión arterial. Se puede consumir en crudo para aliñar los platos y para cocinar. El aceite de oliva virgen extra no sólo tiene propiedades saludables, sino que tiene una mayor estabilidad que otros tipos de aceite frente a las altas temperaturas, por lo que libera menos radicales libres.

Pescado

El pescado con más propiedades cardiosaludables es el pescado azul. Su alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados omega 3 EPA y DHA contribuye a mantener los niveles normales de colesterol y triglicéridos en la sangre y disminuye los procesos inflamatorios, por lo que protege el corazón y los vasos sanguíneos. Atún, bonito, boquerón, caballa, jurel, salmón o sardina no deben faltar en nuestra dieta, al menos tres o cuatro veces a la semana.

Por su parte, el pescado blanco tiene un menor contenido graso (también menos ácidos grasos poliinsaturados omega 3) y menos glucosa, por lo que su consumo ayuda a disminuir el riesgo de diabetes e hipertensión. Merluza, bacalao, rape, lenguado, lubina y gallo tampoco deben faltar en nuestro menú básico.

Cereales integrales

Los cereales integrales son otro de los alimentos que ayudan a reducir el riesgo de padecer un infarto. Estos cereales, como la avena, regulan los niveles de colesterol porque son ricos en fibra soluble y fuente de proteínas, carbohidratos, vitamina B y minerales como calcio, hierro y potasio. Debemos evitar consumir los que llevan sal, grasas o azúcares añadidos.

Legumbres

Tienen un alto contenido en fibra soluble, que ayuda a disminuir la absorción intestinal del colesterol, y son ricas en proteínas, hidratos de carbono y minerales.  

Verduras y hortalizas

Son una fuente importante de fibra y agua y aportan vitaminas, oligoelementos y minerales, como el potasio, que ayuda a reducir la tensión arterial. También son bajas en materia grasa y calorías. No debemos olvidar incluir el ajo en nuestra dieta, ya que entre sus múltiples propiedades saludables, los estudios indican que su consumo regular podría ser beneficioso para disminuir la presión arterial alta y reducir el endurecimiento de las arterias (arterioesclerosis).

Frutas

Las frutas son el aliado perfecto para prevenir infartos. Aportan mucha agua, numerosas vitaminas, minerales y son ricas en fibra e hidratos de carbono. Los frutos rojos contienen, además, una alta cantidad de antioxidantes, y el aguacate tiene un alto contenido de vitamina E, grasas monoinsaturadas y es rico en potasio.

Algunas de las frutas que se pueden comer para reducir el riesgo de sufrir infartos son las fresas, las moras rojas y moradas, los arándanos, la sandía o la papaya. Algunas de ellas llevan licopeno, una sustancia que tiene la capacidad de cuidar del corazón.

Dentro de las de color verde, también encontrarás varias aliadas, como por ejemplo el kiwi, la manzana y la pera. Las dos primeras son capaces de reducir la tensión arterial, relacionada con la salud cardiovascular, mientras que la pera lleva procianidina, que reduce la rigidez de los tejidos cardíacos. 

Carnes blancas

Aunque se deben consumir en poca cantidad, es una mejor opción que las carnes rojas para cuidar la salud cardiovascular. Este tipo de alimentos son buenos para prevenir los infartos ya que estas carnes son bajas en grasas y aportan vitaminas, proteínas y minerales. Pollo, pavo y conejo no deben faltar en nuestra dieta.  

Lácteos desnatados

Contienen muchos nutrientes y son fuente de proteínas, vitaminas y calcio. La cantidad de grasa que aportan los lácteos enteros contribuye a la rigidez arterial y a la aterosclerosis o acumulación de placa en las paredes arteriales, por lo que los desnatados, al ser bajos en grasa, contribuyen a tener un menor riesgo cardiovascular.

Frutos secos y semillas

Los frutos secos como las nueces, las almendras o los cacahuetes, y las semillas de girasol, de lino o de calabaza son ricas en omega 3 y vitaminas antioxidantes. También son fuente de fibra, proteínas, minerales y ácido fólico, por lo que ayudan a reducir el nivel de colesterol.

Té verde

Tiene un alto contenido en flavonoides, unos compuestos que protegen del daño y la oxidación celular provocados por los radicales libres, por lo que reducen el riesgo de enfermedad coronaria. Varios estudios han comprobado que las personas que toman una taza de té verde al día son menos propensas a sufrir un infarto.

Especias

Algunas especias contribuyen a la salud cardiovascular. El jengibre o el clavo contienen sustancias que evitan la unión entre plaquetas, lo que impide la formación de coágulos. Y el curry tiene muchas propiedades antioxidantes.

Chocolate negro

El cacao es rico en fibra soluble y flavonoles, un tipo de flavonoide con un efecto cardioprotector porque cuenta con propiedades antioxidantes, que reducen la presión arterial. Además, los flavonoles tienen un efecto antiinflamatorio que beneficia a los vasos sanguíneos porque previenen la formación de coágulos y mejoran la función del endotelio y la función cardiaca. El cacao puro y el chocolate negro (con al menos un 85% de cacao) son las opciones más saludables.

¿Qué alimentos son malos para el corazón y favorecen los infartos?

Para cuidar la salud en general, lo mejor que se puede hacer es seguir una dieta rica en frutas y verduras y reducir todo lo posible el consumo de alimentos procesados, los fritos y la bollería industrial en general. Pero si te gustaría conocer qué alimentos son particularmente más dañinos para tu corazón, aquí te dejamos algunos ejemplos.

Carne roja

Dentro de los alimentos malos para el corazón, la carne roja ocupa, sin lugar a dudas, el primer puesto. Por no mencionar el coste que su producción supone a nivel medioambiental. Esta carne es alta en grasas saturadas, cuyo consumo no debe superar el 10% de la totalidad de grasas que se ingieren al día, ya que las realmente beneficiosas son las monoinsaturadas y las poliinsaturadas.

Si no quieres prescindir de la carne, incluso si la OMS ha recomendado reducir su consumo drásticamente para frenar el cambio climático, el consumo moderado de carnes blancas o magras no repercute negativamente sobre su salud cardiovascular.

Alimentos con grasas trans

Dentro de este grupo no solo se encuentra la bollería industrial, sino también los snacks en general, algunos cereales para el desayuno y multitud de galletas. Estas grasas son las que han sido expuestas a un proceso de hidrogenación, muy dañino para la salud. Se ha demostrado que su consumo puede aumentar el riesgo de padecer diabetes tipo 2, sobrepeso y enfermedades cardiovasculares.

Precocinadas

Las pizzas del supermercado, las empanadillas y las croquetas o la pasta preparada son también alimentos ricos en grasas trans, además de contener niveles elevados de sal y de aceites refinados. Si te gustan estos alimentos, lo ideal es prepararlos en casa, y en el caso de las croquetas y demás fritos, es preferible apostar por el horno, cuya cocción es más saludable que el aceite.

Bebidas estimulantes

Los refrescos excitantes son otro de los alimentos malos para el corazón que te recomendamos evitar a toda costa. Es más, no tienen absolutamente ni un solo beneficio para el organismo. Los niveles de cafeína que contienen son muy elevados, pero también los de azúcar y otros aditivos. Si además se consumen para aumentar el rendimiento en situaciones de estrés, el riesgo de sufrir daños se multiplica.

En general, se recomienda una dieta variada y equilibrada, que aporte los nutrientes necesarios para tu estilo de vida, como la dieta mediterránea. Comer siempre de forma moderada: es mejor varias veces al día y con moderación que un par de veces de forma abundante. Y no debemos olvidar desayunar bien para conseguir energía y cenar de forma ligera para tener un mejor descanso. Y siempre, a la hora de cuidar la salud se consiguen mejores resultados al combinar la alimentación saludable con la realización de ejercicio aeróbico adaptado a cada condición.

Es por eso por lo que en MGC Mutua contamos con los mejores médicos especialistas tanto en cardiopatías como en alimentación saludable y dietas. Nuestros mutualistas pueden escoger entre un amplio abanico de hospitales y de especialistas médicos. Puedes echar un vistazo a las condiciones de nuestras pólizas de seguro médico de salud y pedir información sin compromiso alguno. ¡Nuestro equipo te atenderá de forma totalmente personalizada!

Baja laboral por depresión: ¿Cuáles son los derechos y requisitos?

Las bajas laborales siempre se han relacionado con las caídas y los accidentes en el trabajo, que nos dejaban físicamente incapacitados durante un período de tiempo. Sin embargo, y por suerte, cada vez se habla más de la salud mental y de su importancia. Y es que cuando algo no marcha bien en nuestra mente, las consecuencias pueden ser nefastas. Desde MGC Mutua, a parte de ofrecer un seguro de indemnización por baja laboral, hoy queremos darle visibilidad y te contamos cómo y cuándo se puede solicitar una baja laboral por depresión.

¿Qué es la baja laboral por depresión?

La depresión es algo más que una tristeza o una sensación temporal de desgana y apatía. Se trata de un trastorno mental que tiene como característica principal un estado de ánimo bajo y sentimientos profundos de tristeza, que además se unen a alteraciones en el comportamiento, a un nivel de actividad muy bajo y a pensamientos negativos.

Sin embargo, en algunas ocasiones la persona continúa con sus obligaciones en el día a día y aparenta vivir con total normalidad. Precisamente porque puede llevarse en silencio, es importante darle visibilidad y aceptar que se trata de un problema cada vez más frecuente en nuestra sociedad.

En cuanto a la baja laboral por depresión, es aquella a la que acceden las personas que se ven incapacitadas psicológicamente por este trastorno de manera temporal y que les impide atender sus responsabilidades en su puesto de trabajo.

Las causas pueden ser múltiples, pero se clasifican en contingencias comunes y profesionales. Las primeras son las ajenas al puesto de trabajo, como los problemas personales, familiares y financieros. El médico de cabecera es quien la acredita y se procede como en las bajas por enfermedades comunes.

En las profesionales, la depresión está causada por la propia actividad laboral o el entorno de trabajo. El estrés y la ansiedad o el acoso laboral son las causas más frecuentes. En este caso, es la mutua quien se encarga de la gestión de la baja por depresión.

Requisitos para solicitar la baja laboral por depresión

Ya hemos mencionado cómo pedir la baja por depresión; bien por a través del médico de cabecera bien mediante la mutua, según cuál sea la causa. No obstante, existen una serie de requisitos en la baja por depresión, que deben cumplirse para poder acceder a ella. Son los siguientes:

  • Tanto si se trabaja por cuenta propia como ajena, es necesario estar dado de alta en la Seguridad Social. En el caso de las personas autónomas, se debe estar, además, al corriente de los pagos de las cotizaciones sociales o cuotas.
  • Una cotización previa de 180 días en los últimos cinco años cuando se trata de contingencias comunes. Para las profesionales, al ser la causa el propio puesto o el entorno laboral, no se exige ningún período mínimo de cotización previa.

¿Pueden despedirme por estar de baja por depresión?

Una duda frecuente que suele surgir es la relativa a los despidos cuando se está de baja durante un tiempo prolongado. De suceder este escenario, es importante conocer qué hacer en caso de despido estando de baja por depresión.

Lo que hay que averiguar es si la propia baja es la causa del despido o si se debe a otro motivo que pueda justificarse. La empresa está en su derecho de despedir a una persona tanto si está acudiendo al puesto de trabajo como si no. Sin embargo, si el motivo es la baja por depresión, se considera despido improcedente y es necesario tomar medidas legales al respecto.

¿Cuáles son mis derechos mientras estoy de baja?

Mientras se prolongue la baja laboral por depresión, se tiene derecho al cobro de una compensación económica. Esta es equivalente al resto de bajas médicas por otras patologías. Así, durante los tres primeros días no se cobra nada y es en el cuarto cuando se inicia la prestación.

Entre los días 4 y 20, ambos incluidos, la persona trabajadora recibirá el 60% de su base reguladora. Del día 21 en adelante, recibe el 75%. Si el convenio colectivo al que se está sujeto estipulara una cantidad superior, se percibiría la indicada en él.

Cuando la causa es profesional y se tramita en la mutua, los derechos por la baja por depresión cambian, porque ya no se considera contingencia común. En estas, desde el día posterior al inicio de la baja, se cobraría el 75% de la base reguladora.

Otra diferencia a tener en cuenta es que aquí, entre los días 4 y 15, con ambos incluidos, es la empresa quien se hace cargo del ingreso, que se produce con igual periodicidad que el salario. Del día 16 en adelante, puede responsabilizarse la mutua o el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). Si se trata de una persona autónoma, lo cubre la entidad gestora o la mutua a la que se haya acogido.

Desde MGC Mutua ponemos a tu disposición nuestros seguros de indemnización por baja laboral con las mejores coberturas del mercado. Si quieres saber más información sobre ello, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te aclararemos cualquier aspecto que necesites.

No llorar es malo para la salud: ¿Quieres saber por qué?

no llorar es malo para la salud

Todos en algún momento hemos tenido alguna llantina y… ¿verdad que uno se siente mejor después? Es una mezcla de alivio, relajación y hasta una cierta lasitud, todo lo cual produce una sensación reconfortante. En MGC te explicamos porque no llorar es malo para la salud.

Y el caso es que nos decían, de niños, que llorar era cosa de débiles y que en resumidas cuentas, había que aguantar el tipo y guardarse el llanto para uno mismo. Ese tragarse uno el llanto era considerado una señal de valentía, de fortaleza. Y esa señal es falsa. La valentía está precisamente en lo contrario, en dejar salir las tristezas, porque es bueno hacerlo.

A continuación te explicamos por qué es bueno llorar:

Llorar te calmará

Liberarás las emociones que tienes acumuladas. Según algunas investigaciones, llorar activa el sistema nervioso parasimpático, que se activa cuando ha pasado un estado de peligro, o de ansiedad, produciendo un estado de reposo que te relajará.

Alivia el dolor físico

El alivio que se produce tras llorar, ese del que hablábamos antes, es en realidad consecuencia de mostrar las emociones, lo que nos libera del estrés que produce la tristeza. Las sensaciones físicas que conlleva la tristeza –por ejemplo el dolor de cabeza– disminuirán drásticamente tras dejarlas salir al exterior, en lugar de acumularlas en nuestra mente. No se conocen exactamente las causas, pero la liberación de la hormona del estrés, el cortisol, parece disminuir en el cuerpo tras el llanto.

no llorar es malo para la salud

Levanta el ánimo

El llanto opuesto al que produce el dolor, o sea, el llorar de felicidad es en realidad que el cuerpo busca la recompensa de liberar las emociones –positivas en este caso– y logra que sientas una felicidad adicional.

Mejora el sueño

Por lo mismo que el estrés, la ansiedad y la depresión son muy nocivas para un sueño de calidad, la desaparición de todos esos estados anómalos te facultará para que dormir mucho mejor.

Mejora tus relaciones sociales

Que alguien querido te vea llorar va a causar que se interese inmediatamente por ti y te va a ofrecer su ayuda, de la forma que sea. Aunque sólo sea sentándose a tu lado en silencio, o pasándote una mano por el hombro. Esos simples gestos van a mejorar tu relación con él o con ella.

Te va a hacer más fuerte

Al llorar, liberas tus emociones y estás suprimiendo o paliando tus sentimientos negativos, que de lo contrario quedarían escondidos en tu interior. Hacerles frente e intentar superarlos te fortalecerá.

Consecuencias de no llorar

Cuando hablamos del daño que puede causarnos no llorar, no se trata únicamente de este
acto, ya que lo que este implica es una negación de las propias emociones o un rechazo a
mostrarlas. Y esto es lo que va en detrimento de la salud mental. Cuando los sentimientos
se abrazan, sean cuales sean, las lágrimas afloran porque es un proceso natural de nuestro
cuerpo
.

De hecho, llorar produce una descarga de hormonas en el cerebro, que son las
responsables de cómo reaccionamos ante las situaciones que vivimos. Estas se eliminan
también a través del sudor o la orina, pero cuando la carga hormonal es muy grande y el
organismo se satura por la intensidad de las emociones, el llanto es el recurso del que
disponemos para recuperar el equilibrio hormonal. Es lo que conocemos como desahogo.

No obstante, esta es solo una de sus funciones, ya que el equilibrio también se produce
cuando las emociones son positivas, y a veces, la finalidad de las lágrimas es simplemente
humedecer el globo ocular. Pero, ¿Qué sucede cuando ignoramos o reprimimos nuestras
emociones
y nos quedamos con todo ese cúmulo de hormonas en el organismo?

Aumento del cortisol en la sangre

El cortisol es la hormona del estrés, que se acumula en el cuerpo cuando no se buscan
opciones para deshacerse de aquel o para regularlo. En el corto y medio plazo, reduce la
inmunidad en el organismo y potencia los pensamientos tóxicos
, mientras que en el largo
plazo, incrementa el riesgo de padecer diabetes, ansiedad, depresión, problemas de
memoria y agresividad.

Trastornos intestinales

Cuando la tensión no se alivia a través del llanto y, por tanto, no se regulan las hormonas
del organismo, dicha tensión puede provocar trastornos intestinales, como la colitis o las
úlceras.

Enfermedades cardiovasculares

El cúmulo de sustancias tóxicas en el organismo afecta a todos los sistemas de nuestro
cuerpo, y el cardiovascular no es una excepción. Estas, sumadas al estrés que genera,
aumentan el ritmo cardíaco, que en el largo plazo desarrolla enfermedades.

Síndrome del corazón roto

El síndrome del corazón roto o la miocardiopatía por estrés también está relacionada con la
contención de las emociones, aunque esta puede aparecer por una emoción muy fuerte. El
disgusto provoca la liberación de la hormona catecolamina en cantidades muy elevadas.
Como ya indicamos, el llanto permite la regulación de las hormonas en el organismo.

Explosión emocional

Cuando las emociones son muy intensas y no se aceptan y se liberan, se corre el riesgo de
explotar de forma repentina y, por lo general, con agresividad hacia objetos y otras personas
o animales, o con un ataque de ansiedad.

Somatización

Nuestro cuerpo funciona como un todo y otra de las consecuencias de no llorar o expresar
las emociones es la aparición de una dolencia. Las somatizaciones más frecuentes son los
dolores de cabeza y de espalda, los nudos en la garganta o en la boca del estómago o la
fatiga.

Indemnización por accidente en la vía pública: ¿Qué debes tener en cuenta?

Los accidentes se suelen relacionar con las carreteras. Sin embargo, el estado de conservación del mobiliario urbano o de las propias infraestructuras de las zonas utilizadas por los viandantes también pueden ocasionarlos. Cuando esto sucede, y siempre que se cumpla con el proceso requerido, puede solicitarse una indemnización por accidente en la vía pública.

¿Qué es la indemnización por accidente en la vía pública?

Espacios como las calles o los parques son una propiedad pública. Por lo tanto, su gestión corresponde a las instituciones públicas, como pueden ser los ayuntamientos. Sobre estos organismos recae su mantenimiento para que se encuentren en óptimas condiciones y evitar así que puedan producirse accidentes en la vía pública.

Cuando hay un fallo o una negligencia en el estado de conservación y se produce una caída o equivalente que provoca lesiones en la persona, la ley contempla el derecho a solicitar una indemnización por accidente en la vía pública a la administración a la que le corresponda la responsabilidad patrimonial. El importe a reclamar va a depender del tipo de accidente y de los daños como consecuencia de este.

Tipos de accidente en la vía pública  

Antes de entrar en los pasos a seguir para poder tener acceso a la indemnización, hay que distinguir entre los tipos de accidente en la vía pública. Que una caída se produzca en este espacio, no implica que de forma automática sea susceptible de tener cobertura.

Los organismos e instituciones de un gobierno están obligados a velar por la seguridad de toda la ciudadanía. Pero solo en aquellas situaciones en las que el accidente se deba a una problemática de su incumbencia, como son los ejemplos mencionados anteriormente. Esto es, los utensilios, el mobiliario y las infraestructuras públicas.

Sin embargo, cuando la causa del accidente es una propiedad privada, como serían las macetas que caen de las ventanas o algún elemento de una obra o de un local comercial, no es posible reclamar la indemnización por accidente en la vía pública. Aquí lo que se aplica es la responsabilidad civil extracontractual, que recae sobre la persona propietaria del inmueble.

¿Cómo funciona la indemnización por accidente en la vía pública?

La tendencia de cualquier persona tras sufrir un accidente es la de acudir a un centro de salud o un hospital para ser atendida. No obstante, salvo que se trate de una lesión muy grave en la que sea imprescindible acudir a un hospital, el primer paso siempre es avisar a la policía o a la guardia civil.

Estos deben realizar un atestado del accidente; un documento de vital importancia para solicitar la indemnización por accidente en la vía pública. ¿Por qué? Porque aquí se incluyen todos los datos relativos a la causa que provocó el accidente; de los testigos, si los había, y de las consecuencias. El ayuntamiento revisará toda esta información antes de proceder a cubrir los daños ocasionados.

Si por cuestiones de gravedad no es posible esperar a que los cuerpos de seguridad acudan, sí que se deben apuntar los datos de contacto de las personas que hayan estado presentes. Otra alternativa es avisar al número de emergencias para solicitar asistencia en el mismo lugar. Sea cual sea la vía elegida, se necesita el parte médico de lesiones y toda la documentación pertinente que pueda ser de utilidad.

Presentación de la reclamación

Cuando se tienen todos los documentos, se puede proceder con la reclamación. Esta debe enviarse al organismo de la Administración Pública que corresponda, así que hay que comprobar a quién pertenece el lugar donde se produjo el accidente. Una vez identificado, se presenta una reclamación corriente de forma directa. En esta se detallarán los hechos y se exigirá la responsabilidad por los daños ocasionados.

Cuando la reclamación se acepta, el organismo procederá con el pago de la indemnización. Pero también puede darse el caso de que denieguen la responsabilidad, situación en la que habrá que utilizar la vía judicial contra dicho organismo. Para el juicio se necesitará el atestado policial, los datos de los testigos, fotografías del lugar, el historial clínico y el informe médico tras el accidente y toda la documentación relativa al tratamiento que se haya necesitado.

Importe de la indemnización por accidente en la vía pública

El cálculo de la indemnización no es aleatorio, sino que existe un baremo de referencia. En primer lugar, se distingue entre el perjuicio personal básico y el particular. En el básico, el importe es de 31,05€ al día y se cubre desde el día del accidente hasta la recuperación completa. El particular, por el contrario, se aplica cuando se pierde la autonomía para la realización de las tareas habituales.

Dentro de la gravedad de las lesiones, se aplican tres escalas. La moderada equivale a 53,81€ diarios, la grave a 77,61€ y la muy grave a 103,48€. En lo que respecta al plazo para reclamar el pago de la indemnización, se dispone de un año a partir del momento en el que las lesiones se hayan estabilizado.

Para más información, se puede consultar la normativa en el BOE.

En MGC Mutua contamos con las mejores pólizas de seguro de salud para estar cubierto ante cualquier urgencia o contratiempo que pueda surgirte. Ponte en contacto con nosotros y te informaremos de todo sin ningún tipo de compromiso.

Tipos de granos en la cara y por qué salen

tipos de granos en la cara

Algunas consideraciones

Con carácter general, hay que afirmar que esas costumbres de explotarse los granos, tratar de sacar las espinillas apretando con las uñas o simplemente rascarse, son por completo desaconsejables. Lo más frecuente es que el problema, sea cual sea, empeore. En el artículo de hoy hablaremos sobre que tipos de granos en la cara existen y qué hacer para prevenir su aparición.

En la duda, lo más aconsejable es que empieces por hablar con tu farmacéutico, que sabrá recomendar lo más adecuado a tu propio caso.

A efectos de prevenir los granos, conviene tener en cuenta algunos consejos que puedes incorporar a tu rutina diaria de limpieza:

  • Lávate la cara al menos dos veces al día, usando un jabón suave
  • Evita que el pelo (sobre todo si es graso) esté en contacto con la piel, como en los flequillos
  • Evita exponer la piel a fuentes directas de calor o de frío. Igualmente evita demasiado sol.
  • Usa cremas hidratantes, no grasas, que producirían el bloqueo de los poros
  • No te excedas en el maquillaje
  • Sigue una dieta variada, evitando el exceso de grasas. Mantente bien hidratado, bebiendo abundante agua
  • Ten en cuenta que los remedios tradicionales caseros no suelen ser eficaces.

Hay bastantes diferentes tipos de granos, desde la simple espinilla hasta los dolorosos quistes, o nódulos. Te contamos los más habituales, sin entrar en trastornos como los forúnculos, quistes, lipomas y otras dolencias que siempre debe ver un médico.

El acné

Es un trastorno extraordinariamente común, que se presenta sobre todo en la pubertad. Es debido al incremento de la producción de andrógenos (las hormonas sexuales masculinas; y sí, las mujeres también las tienen, aunque en menor cantidad).

Los andrógenos estimulan las glándulas sebáceas de la piel, lo que causa una mayor producción de grasa (sebo). Simultáneamente, se produce un estrechamiento del canal de salida del sebo, dificultando o impidiendo su expulsión al exterior.

Si las glándulas sebáceas se infectan con bacterias presentes en la piel (fundamentalmente la Propionebacterium acnes) se presentan los granos, síntoma habitual de este proceso. Los desechos de estas bacterias son irritantes para las glándulas sebáceas, que acaban por inflamarse.

La sensibilidad de las glándulas al incremento de hormonas es muy variable, y hay quienes tienen serios problemas de barrillo en la cara, que debe ver un médico. También hay adolescentes cuyas glándulas no son tan sensibles a los andrógenos y apenas tienen este trastorno.

Tratamiento del acné

Los consejos que dábamos al principio de este artículo son extensivos al acné, por no que no insistiremos en ellos.

Debes ser perseverante en estas rutinas. Tras seis u ocho semanas, el acné debería remitir apreciablemente. Si no lo hace, es momento de acudir al médico (dermatólogo de preferencia).

El médico indicará en tratamiento más adecuado para cada tipo de acné. Puede ser local (una pomada aplicada directamente en la piel) o sistémico (mediante fármacos ingeridos).

tipos de granos en la cara

Las espinillas

Se producen cuando el conducto o canal del folículo piloso se obstruye por un exceso de queratina (una proteína componente de las capas superficiales de la piel). Pueden ser de dos tipos:

  • Puntos negros, que se producen por la oxidación de las grasas, mezcladas con suciedad del ambiente y restos de células cutáneas muertas.

Se tratan con exfoliación o mediante limpiezas específicas a cargo de un profesional

  • Puntos blancos, que son espinillas cerradas que forman pequeños granitos con la punta blanca.

Lo ideal es acudir a un dermatólogo.

Los milium

Los milium, o milia, son pequeños quistes también debidos a la acumulación de queratina en las glándulas de la piel. Se diferencias de las espinillas en que siempre tienen apariencia blancuzco-amarillenta y redonda.

Lo ideal, de nuevo, es que los trate un médico, que los extirpará o bien vaciará el interior. También podría indicar tratamientos farmacológicos con cremas o lociones adecuadas.

Granos comunes

Es el más frecuente y se caracteriza por su color rojo. Pueden aparecer por diferentes causas:

  • Exceso de hormonas
  • Diete demasiado rica en grasas
  • Consumo de chocolate
  • Problemas psicológicos, como estrés, ansiedad o depresión.

Se tratan mediante cremas o pomadas adecuadas. Habla en principio con tu farmacéutico quien, llegado el caso, podría recomendarte la visita a un médico.

Por qué salen estos tipos de granos en la cara

Las causas de los granos en la cara y en otras partes del cuerpo son múltiples y para
conocer cuál es la responsable en cada caso, se debe realizar un estudio personalizado. En
la mayoría de los pacientes, no se trata de una única, sino de una combinación de varias.
Las principales son:

  • Producción excesiva de materia grasa por las glándulas sebáceas, conocida como sebo.
  • Obstrucción de los folículos pilosos de la piel, por células muertas o por sebo.
  • Infección bacteriana.
  • Inflamación.
  • Cambios hormonales.
  • Uso de medicamentos.
  • Alimentación rica en grasas.
  • Estrés.

Además de los granos en la cara, estos también suelen aparecer en el pecho, los hombros
y la parte superior de la espalda, dado que aquí es donde el número de glándulas sebáceas
es más elevado. La gravedad en cada persona dependerá de las causas que lo provoquen,
la simultaneidad de varias, el tipo de acné en cuestión que se padece y del grado de
incidencia de aquellos factores que lo pueden empeorar.

Dentro de estos últimos se encuentran la alimentación, determinados medicamentos, como
los corticoesteroides o la testosterona, y el estrés. Si bien las hormonas son motivo
suficiente para provocarlo, y que suele suceder en la adolescencia en varones y hembras, y
en la menopausia para estas últimas, la ingesta de hormonas puede empeorarlo.

En la alimentación, el consumo de chocolate y su relación con los granos en la cara ha sido
desmentido por multitud de estudios, pero aquellos alimentos fritos y ricos en grasas, sí que
pueden agravar la situación. En cuanto al estrés, y como sucede con una infinidad de
patologías, es capaz de empeorar el cuadro.

Desde MGC esperamos haber aclarado todas las dudas que tenías sobre qué tipos de granos en la cara existen y por qué salen.

¿Qué pasa si dejo de pagar la prima por un seguro de vida?

La inestabilidad económica y la precariedad laboral pueden hacer que, en determinadas épocas,  nuestros ingresos se vean comprometidos. Cuando esto sucede, el dinero del que se dispone se utiliza para cubrir los gastos de primera necesidad, como la vivienda o la alimentación, lo que puede dejar las pólizas contratadas desatendidas. Pero, ¿qué pasa si dejo de pagar la prima del seguro?

La importancia de la contratación del seguro de vida

La finalidad de un seguro de vida es ofrecer una protección en el caso de que se produzca una situación de invalidez o de dependencia o el fallecimiento de la persona asegurada. En estas circunstancias, la indemnización permite suplir los ingresos económicos que esta ya no puede  percibir a causa de la enfermedad o las lesiones, u ofrecer una protección a la familia ante el deceso.

Por lo tanto, cuando la situación financiera de una familia se desestabiliza, es conveniente recordar esta función de los seguros de vida, en lugar de considerarlos como un lujo del que se puede prescindir temporalmente. Además, los imprevistos nunca avisan.

En lo que respecta a los pagos de las pólizas, estos se realizan de manera anticipada a la cobertura. Es decir, en el momento de la contratación o de la renovación del seguro. Se recomienda también que en el momento de la suscripción se valoren cuáles son las condiciones o la cuantía a la que se podrá hacer frente, incluso cuando la situación familiar se ve modificada.

¿Qué pasa si dejo de pagar la prima del seguro de vida?

Por diversos motivos, no solo de índole económica puede producirse el impago de la póliza; una situación que tiene diversas consecuencias en la cobertura contratada y que afectan, por tanto, a la persona asegurada y demás beneficiarias del seguro.

Pero, ¿qué pasa si no pago el seguro de vida? El impago queda regulado en la Ley del Contrato de Seguro que, en su artículo 15, establece que la compañía aseguradora queda liberada de ofrecer la cobertura que se había contratado si la prima no se ha pagado antes de que tenga lugar el siniestro, salvo que se haya pactado lo contrario.

De darse esta situación, la aseguradora puede optar por rescindir completamente el contrato o por acudir a la vía judicial para solicitar el pago de la deuda que esté pendiente. Como hemos indicado, no hay obligación por parte de la aseguradora de ofrecer cobertura o de satisfacer el pago de la indemnización.

El plazo de gracia en el pago de la póliza

Sin embargo, la misma ley contempla lo que se denomina como el plazo de gracia y que es un período de un mes en el que el seguro no se extingue tras el impago. Dicho de otro modo, la compañía aseguradora está obligada a mantener la cobertura hasta un mes después de la fecha de vencimiento de la póliza.

¿Significa esto que disponemos de un mes de seguro gratuito? No. La finalidad del período de gracia es conceder a la persona asegurada un plazo razonable para regular su situación y subsanar los problemas existentes que afectan al pago del seguro.

Hay que tener en cuenta también que la anualidad de un seguro no comienza en la fecha de dicho pago, sino en la de renovación de la póliza. Por lo tanto, el día en el que se pasa el cobro todavía suele haber un margen antes del vencimiento real.

Una vez que ha transcurrido este plazo de gracia, la aseguradora queda liberada de su responsabilidad, pero el seguro continúa vigente hasta seis meses después desde el impago. Durante este tiempo, si se procede con el pago de la primera, en 24 horas la prima vuelve a estar vigente.

Soluciones ante los problemas de impago

Ya conoces las consecuencias si te preguntabas qué pasa si dejo de pagar el seguro. Ahora, debes saber que si tu situación se mantiene inestable, dispones de diversas opciones.

Aunque durante los seis meses en los que el seguro se mantiene vigente, la compañía solo puede reclamar la prima del período que se encuentra en curso. Transcurrido el plazo, aquella puede optar por no cancelar el seguro, de manera que la deuda seguirá incrementándose y acudirá a la vía judicial para reclamar toda la cuantía pendiente.

Si deseas rescindir el contrato porque no podrás hacer frente a este, puedes optar por su cancelación. Si lo haces siguiendo lo que establezca el propio contrato y la ley, recuperarás lo que corresponda del capital acumulado.

Otra opción es la de contactar con tu aseguradora para ajustar tus coberturas y así reducir el importe de la prima a pagar. En cualquier caso, se recomienda proceder con el pago tan pronto como sea posible. No solo evita problemas legales futuros, sino que mantiene vigente la cobertura.

En MGC Mutua contamos con las mejores pólizas de seguro de vida para nuestros mutualistas para que éstos se sientan protegidos ante cualquier situación de riesgo. Si estás interesado en saber más, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y nuestro equipo de profesionales te atenderá sin ningún tipo de compromiso.

Posted in Sin categoría