Por qué te puedes estar despertando por la noche: 13 posibles causas

porque te despiertas por las noches

Que uno se despierte a mitad de la noche puede resultarle tremendamente frustrante. En algunas ocasiones, los porqués están claros. Sin embargo, en otras, hay ciertos factores físicos y emocionales que podrían estar causando, o por lo menos, contribuyendo a tu insomnio. Pero además este problema, también se da el caso de que hay personas que se marean mientras duermen.

En el artículo de hoy vamos a hablarte de las posibles causas de despertarse por la noche y de los mareos nocturnos que algunas personas sufren.

¿Por qué sientes que te mareas estando dormido?

Los mareos nocturnos son una sensación de inestabilidad o de desequilibrio que se produce mientras se está durmiendo. Se asemejan al vértigo, ya que da la impresión de que se experimenta movimiento. Por ello, es frecuente que se vean acompañados de malestar en el estómago.

La causa de los mareos mientras duermes es la reducción o interrupción del flujo de sangre al cerebro de manera temporal. Pero, ¿por qué se produce esta?

El principal motivo se encuentra en el llamado vértigo posicional, que hace que pensemos que lo que se encuentra a nuestro alrededor está girando o que seamos nosotros los que estamos en movimiento. Se deben a una alteración en los órganos del oído, que se encargan de regular el equilibrio o en el sistema nervioso central.

Si te sucede cuando estás durmiendo, es muy probable que el motivo se deba a los cambios repentinos de la posición de la cabeza. Los tubos que se encuentran en el interior del oído interno se verían estimulados, y dado que mantienen nuestro equilibrio mediante el líquido que se encuentra en su interior, provocarían los mareos por la noche.

Otra causa posible es la diabetes, ya que afecta a la presión arterial. Si te levantas de manera brusca, tu presión arterial descendería rápidamente provocando un mareo. No obstante, sucede al incorporarse y no mientras se está durmiendo.

Causas de por qué te despiertas por las noches

Despertarse por la noche es algo normal en algunos casos. Como comentábamos al principio, son muchas las causas que pueden hacer que te despiertes en medio de la noche. Pese a que puede ser una situación que afecta a multitud de personas, algunas causas pueden ser más preocupantes que otras.

1. Tienes ataques de tos, o toses, por la noche

Una de las causas más comunes de despertarse por la noche es la tos. Si te despierta la tos, la causa podría ser que el ácido estomacal, al estar tumbado, sale del estómago y sube por el esófago, llegando a la garganta e irritándola. Este trastorno es extraordinariamente desagradable y se conoce como reflujo, que, como hemos dicho, empeora estando tumbado.

Normalmente se presenta un par de horas después de acostarse, aunque puede tardar más. Quienes tienen reflujo durante el día son más proclives a sufrirlo durante la noche. Otros síntomas de este trastorno son acidez de estómago y sabor ácido en la boca.

Qué puedes hacer:

Adelgaza. Los kilos de más, sobre todo en la cintura, pueden provocar este trastorno, al presionar sobre el abdomen y empujar su contenido hacia la garganta. Procura evitar comidas o cenas abundantes seis horas antes de acostarte y prueba a dormir incorporado sobre almohadas.

2. Tienes que ir al cuarto de baño

Levantarse para ir al baño es otra de las causas por las que te puedes despertar por la noche. La vejiga llena puede ser un signo precoz de diabetes tipo 1 o tipo 2, porque el cuerpo libera el exceso de azúcar por la orina. La necesidad de orinar con frecuencia puede también ser síntoma de otros problemas:

  • Fibroides, que son tumores benignos en la pared del útero que pueden hacer que este se engrose y acabar oprimiendo la vejiga.
  • Cistitis, una inflamación de la vejiga debida a una infección.

porque te despiertas por las noches

Qué puedes hacer:

Ante cualquier síntoma de diabetes deberías ir al médico para que te hagan un análisis de sangre. La cistitis se trata con antibióticos, pero de nuevo debe ser el médico quien los recete.

3. Te falta el aire

Podría deberse a una cosa que se llama asma nocturna. ¿Sabías de su existencia? Hay quien lo ha averiguado sólo porque les despierta por la noche. También puede provocar ataques de tos.

Qué puedes hacer:

Los aires acondicionados y el polvo –los ácaros, en realidad- de tus sábanas o tu edredón pueden provocar un ataque. Prueba a cambiar el tipo de ropa de cama, a ver si se soluciona. Si se trata de asma, tu médico podrá recetar un inhalador de larga duración, con corticoides, que te despejará las vías aéreas.

4. Mareos Nocturnos

¿Algunas noches te despiertas con sensación de mareo? Como hemos comentado antes de forma más detallada, los mareos nocturnos pueden deberse a diferentes causas. Podría deberse a un trastorno llamado vértigo posicional benigno. Se produce, generalmente tras una infección o una inflamación de oído, cuando fragmentos microscópicos de residuos se desprenden en el oído interno y entran en algún canal del oído medio, provocando señales de equilibrio anómalas, que finalmente producen mareos.

Qué puedes hacer si tienes mareos nocturnos:

Te puede ayudar dormir boca arriba, con dos almohadas, y así estabilizarás la posición de la cabeza. Si te despiertas mareado, prueba a ponerte una luz mortecina cerca de la cama y mantén los ojos abiertos. De este modo, lo que veas contribuirá a corregir los mensajes erróneos que el oído está enviando al cerebro. Fija la atención unos minutos en algún objeto y las señales confusas desaparecerán, y desaparecerá la sensación de mareo.

Si persiste el trastorno, acude a un otorrino, que podría tratarte con la maniobra de Epley, que es una serie de movimientos de la cabeza del paciente, alternativamente tumbado y sentado, hechos lentamente y siguiendo una secuencia establecida.

Pero además de visitar a un especialista, también hay otras medidas que puedes tomar para mejorar tu descanso y evitar que aparezcan los mareos nocturnos.

En primer lugar, puedes reducir o eliminar de tu dieta aquellos alimentos que perjudican la circulación sanguínea.  Estos son las carnes rojas y el alcohol, pero también la nicotina que se encuentra en el tabaco.

Si los mareos por la noche aparecen cuando estás resfriado o con problemas respiratorios, asegúrate de que no tienes una infección. Cuando esta existe en el oído o en las vías respiratorias, puede provocar mareos o vértigo.

Otros consejos que puedes seguir para lograr dormir mejor y evitar que aparezcan los desagradables mareos nocturnos son el mantener una misma rutina diaria con respecto a tus horarios de descanso. Para lograrlo, evita las siestas, o al menos aquellas que se alargan más allá de la media hora.

También, es interesante mantener una temperatura agradable en la habitación y sin ruidos. Si practicas deporte, no lo hagas en las horas antes de irte a dormir, ya que el cansancio te mantendrá despierto. Y en cuanto a la cena, evita las copiosas.

mareos nocturnos

5. Te duele la espalda

¿Duermes con demasiadas almohadas? Esto puede causar tensión en la parta baja de la espalda. La mejor postura para dormir es boca arriba, con una almohada en el cuello y otra bajo las rodillas.

Qué puedes hacer:

Puede tratarse de tu colchón: quizá sea demasiado duro o demasiado blando. Si pruebas uno nuevo, comprueba que, tumbado, puedes meter la mano en el hueco entre la columna vertebral y el colchón. Si el hueco es muy grande, es demasiado duro. Si, por el contrario, no puedes sacar los dedos con facilidad, es que es demasiado blando.

6. Pasas demasiado calor

Los sudores o sofocos nocturnos son un signo habitual de menopausia, pero pueden estar causados también porque has bebido demasiado; incluso pueden ser un efecto secundario de fármacos anti-depresivos, si los estás tomando. En algunos raros casos, los sudores nocturnos pueden revelar una infección, o enfermedades como endocarditis (inflamación de las válvulas cardiacas) y linfoma, un tipo de cáncer de la sangre. Todos ellos causarían también sudores diurnos, pero los notarías más de noche.

Qué puedes hacer:

Si esto te sucede con cierta frecuencia –por ejemplo algunas veces por semana– tu médico de familia debe investigarlo, por lo que tienes que dirigirte a él. Existen tratamientos alternativos naturales para la menopausia y tu médico de familia o tu ginecólogo podrán orientarte en este sentido.

7. Te sientes confuso

Si nos despertamos por cualquier causa durante una fase de sueño profundo podemos pasar por ese tipo de confusión, en el que aun siendo capaces de hablar o de levantarnos, en realidad no estamos despiertos del todo. Esto también puede pasar durante la transición de una fase de sueño profundo a otra de sueño más ligero. También puede tratarse de apneas obstructivas, un trastorno por el que la respiración se detiene durante períodos variables de tiempo, durante la noche.

Qué puedes hacer:

Adelgazar, dejar de fumar y evitar el alcohol pueden ayudarte con el trastorno.

porque te despiertas por las noches

8. Te duele la cabeza

La causa podría ser simplemente que estas parcialmente deshidratado, pero si todas las noches te despierta un dolor de cabeza, se podría tratar de lo que se llama cefalea en racimos, que causa un dolor punzante, normalmente detrás del ojo y de duraciçon variable, entre media hora y tres horas. Puede ir acompañado de taponamiento de nariz y enrojecimiento de ojos.

Qué puedes hacer:

Debes ir al médico, porque probablemente los analgésicos de que puedes disponer sin receta en la farmacia no van a bastar. Tu médico podrá recetar algo más potente para quitarte el dolor. Te podría recomendar tener oxígeno a mano, pues parece que respirarlo puro sirve de ayuda.

9. Tienes dolor de piernas

¿Estás tomando estatinas –las medicinas para bajar el colesterol? A veces provocan espasmos musculares repentinos en las pantorrillas, los muslos o los pies; pero bajo ningún concepto debes dejar de tomarlas sin hablar antes con tu médico: deberá ser él quien haga cualquier cambio en tu medicación.

Qué puedes hacer:

Prueba a darte un baño caliente antes de irte a la cama: lo recomiendan muchos fisioterapeutas, pues relaja los músculos. Si haces ejercicio, bebe mucha agua, y evitarás las pérdidas de los minerales necesarios para los músculos. Puede ayudarte también estirar los gemelos –las pantorrillas– antes de acostarte.

10. Te despierta el hambre

Hay muchas razones para que esto suceda. Hay varios trastornos, como el estrés o un estado depresivo, que pueden provocar el síndrome del “comedor nocturno”.

Probablemente te podrían ayudar los antidepresivos, y quizá debas plantearte comer siempre a las mismas horas. Despertarse con hambre puede indocar hipotiroidismo, que la falta de la hormona tiroxina, que disminuye el metabolismo y dificulta al cuerpo mantener los niveles adecuados de azúcar. Su diagnóstico se hace mediante un análisis de sangre y se trata con una medicina, la levotiroxina, que repone la hormona.

También podrías tener episodios de hipoglucemia, la bajada del nivel de azúcar en sangre (que no necesariamente se produce en los diabéticos). Normalmente se producen por un aumento del nivel de azúcar en sangre seguido de una rápida caída. Los dulces, o un exceso de alcohol lo pueden provocar.

porque te despiertas por las noches

Qué puedes hacer:

Sigue una dieta equilibrada y, si sigue sucediéndote, acude a tu médico de familia.

11. Te duele la boca

Puede estar causado por pulpitis, una inflamación de la pulpa, que es la parte interna de las encías, que protege el nervio dental. Se nota especialmente por la noche, puesto que, estando tumbado, sube en cierto punto la presión en la cabeza y la nuca, agravándolo. También podría deberse a que rechinas los dientes durante el sueño, un trastorno conocido como bruxismo.

Qué puedes hacer:

Ve al dentista lo antes posible. La pulpitis, detectada a tiempo se trata sin problemas. Si la causa es que rechinas los dientes, una férula (un aparato que separa los dientes de arriba de los de abajo) lo solucionará.

Se piensa que el 70% de los casos de bruxismo se deben al estrés, de modo que te podrán ayudar hacer ejercicios de respiración y darte un buen baño relajante al irte a la cama.

12. Estás deprimido, o muy tenso

El estrés, como cualquier preocupación, puede despertarte por la noche. Si estás alterado, se incrementa al nivel de excitación, incluso cuando estamos dormidos. Esto provoca que seamos más vulnerables a otros factores que en condiciones normales no serían capaces de despertarnos: algún ruido nocturno, por ejemplo. Y, por supuesto, despertarte con el ánimo por los suelos es un signo muy claro de que estás deprimido.

Qué puedes hacer:

porque te despiertas por las noches

Que tu dormitorio esté totalmente oscuro al apagar la luz, y más bien fresco, como a 16ºC. También ten en cuenta que tanto el ejercicio como la meditación pueden aliviar las preocupaciones y el estrés. Si estás pasando por un estado depresivo, es importante que vayas al médico, un psicólogo o un psiquiatra, que sabrán recomendarte lo más conveniente.

13. Te despierta la sed

Podrías ser diabético, que es una enfermedad mucho más frecuente de lo que se piensa. Consiste en la elevación excesiva del azúcar en la sangre; el cuerpo necesita deshacerse de ese exceso por la orina y tanto ir al cuarto de baño puede causar una deshidratación parcial, lo que produce la sed. Otros síntomas son adelgazamiento, visión borrosa y demasiadas visitas al cuarto de baño, particularmente por la noche.

Qué puedes hacer:

Ve a tu médico, que pedirá un análisis de sangre que podrá determinar si se trata o no de diabetes sin diagnosticar.

Ahora ya sabes con detalle qué puede hacer que te estés despertando por la noche o que sientas mareos nocturnos. Lo más recomendable es que si ves que esto se vuelve algo frecuente y repetitivo acudas a un especialista que se encargue de evaluar tu estado de salud y diagnostique cuál puede ser el motivo exacto por el que te despiertas por las noches.

Mareo al cerrar los ojos para dormir

Además de todos los ejemplos mencionados que pueden suceder durante el sueño o que pueden impedir el descanso, también te puede suceder que en cuanto cierras los ojos para dormir te dan mareos. 

Una de las causas que produce esta sensación es el exceso de consumo de alcohol, puesto que al ingerirlo, este pasa al líquido del oído interno, la perilinfa.  Al ser la densidad del alcohol menor que la del plasma, se alteran las condiciones del sistema vestibular y, con ellas, nuestro equilibrio. La consecuencia es un movimiento involuntario del ojo que se llama nistagmo y que termina por ir al contrario del sentido en que se gira la cabeza. 

Pero no es necesario que esté presente el alcohol para que aparezca el vértigo postural paroxístico benigno, que ya mencionamos en un apartado anterior. Este no tiene una causa conocida, pero suele aparecer tras golpes fuertes en la cabeza, migrañas o tras intervenciones quirúrgicas en el oído.

12 beneficios para la salud (y la belleza) del aceite de oliva

Si bien hay discrepancias sobre la bondad de una dieta basada en grasas, todos –científicos y nutricionistas– están de acuerdo sobre la bondad del aceite de oliva para la salud. Y la ciencia continúa hallando ventajas escondidas de esa bendición que tenemos en nuestro país en abundancia, base de la dieta mediterránea.

Qué es el aceite de oliva

Es el obtenido del fruto del olivo (Olea europea l.). Contiene ácidos grasos y hasta 230 otros componentes en muy pequeñas cantidades. Por ejemplo, polifenoles, potentes antioxidantes en el cuerpo humano. Los antioxidantes arreglan el daño causado en las células por el envejecimiento, el estrés y la vida diaria, y también actúan contra la inflamación.

Hay buenas razones para afirmar que es bueno para el cuerpo humano. Cada vez crece más la evidencia de que juega un papel importante en la prevención de enfermedades crónicas, por ejemplo, lo que tiene a la comunidad científica en ebullición. Pero es importante el tipo de aceite que consumamos así como sus métodos de obtención.

La importancia de la grasa en la dieta

El cuerpo necesita grasas (entiéndase que grasas sanas) para muchos procesos, empezando por las hormonas y el sistema nervioso central. Las grasas son una fuente de ácidos grasos esenciales que el cuerpo es incapaz de sintetizar por sí mismo. La grasa de la dieta ayuda a absorber las vitaminas liposolubles, A, D, E y K.

Alrededor de una décima parte del aceite de oliva son grasas poliinsaturadas (como Omega-3 y 6) y un poco más, saturadas. La mayoría de las grasas del aceite de oliva es en realidad ácidos grasos monoinsaturados (MUFA, sus siglas en inglés), de los que el primario es ácido oleico. Los MUFA son mucho mejores para la salud que las grasas saturadas o las grasas trans.

Pero ojo, puede ser tentador añadir bien de aceite a las ensaladas, a una rebanada de pan… Y no olvidemos que las grasas son muy calóricas y hay que tomarlas con mesura. La mayoría de los estudios muestran que con apenas una cucharada de té al día ya resulta beneficioso, de modo que la clave es la moderación.

Cuál es el mejor aceite de oliva

Las ventajas del aceite de oliva radican en sus nutrientes: vitaminas E y K, ácidos grasos Omega-3 y antioxidantes. Y el método de producción del aceite los afecta en gran medida. 

  • El aceite no-virgen es una mezcla de aceites prensados en frío y aceites procesados y tanto el calor como los productos químicos reducen el contenido de nutrientes. Por ejemplo, los polifenoles, destruidos en el proceso.
  • El aceite virgen se obtiene solo mediante procedimientos mecánicos y físicos (moler la aceituna, haciendo una pasta que posteriormente se prensa) y al aceite no se altera por productos químicos añadidos: tiene mayor contenido de nutrientes, y un sabor más puro. Se obtiene durante el segundo prensado.
  • El primer prensado (por supuesto en frío) de las aceitunas es el que proporciona el aceite extra virgen. Tiene un sabor afrutado y un mayor contenido de nutrientes.

El aceite y el calor

El aceite de oliva hierve a una temperatura relativamente baja comparada con otras grasas, por lo que es mejor para freír a temperatura baja o media. Si se calienta demasiado, empeora el sabor y los nutrientes se degradan, e incluso algunos radicales perniciosos pueden liberarse. El aceite debe guardarse en una botella oscura y en un lugar fresco e igualmente oscuro, lejos de cualquier fuente de calor.

12 beneficios probados del aceite de oliva

La ciencia avala los siguientes beneficios que aporta el aceite de oliva:

Longevidad

Recientes investigaciones asocian su consumo a vida más larga. La dieta mediterránea contiene, en realidad, más grasa en proporción que muchas otras dietas sanas, pero hasta dos tercios de la grasa vegetal en esta dieta procede del aceite de oliva.

Ciertos estudios muy aclamados (incluyendo el ‘Seven Countries Study’ y el proyecto MONICA) mostraron que en los países mediterráneos se da una menor incidencia de enfermedades cardíacas coronarias y muertes que en los EE.UU. y otras áreas de Europa. Esto puede deberse también a otros factores de la dieta mediterránea, como el mayor consumo de fruta y verduras, pero estudios aún más recientes, centrados exclusivamente en el aceite de oliva, sugieren que un consumo relativamente elevado reduce la mortalidad un 25%.

Propiedades anti-cancerígenas

De nuevo, varios estudios muestran que determinados componentes del aceite de oliva pueden evitar el desarrollo y progresión del cáncer, debido a varios mecanismos, incluyendo el efecto antioxidante. Dicho de otro modo, reduciendo el efecto del estrés y del daño diario en el ADN y las células. Se piensa que el ácido oleico reduce la inflamación y puede afectar a los genes asociados al cáncer.

Las investigaciones más prometedoras muestran protección contra los cánceres de mama y del tracto digestivo, pero hay que advertir que es necesario seguir investigando este punto.

Efectos anti-hipertensivos

Los polifenoles son uno de sus componentes más importantes. Un nuevo estudio sugiere que el consumo regular de extra-virgen puede reducir la presión sistólica (el valor alto de la presión sanguínea). Esta cifra se eleva de modo natural con la edad, a medida que las arterias se rigidizan. De siempre se piensa que los polifenoles ayudan a mejorar la función del endotelio, que es lo que recubre el interior de las venas y del corazón. Estos resultados se produjeron solo con el aceite de oliva extra-virgen, por su elevado contenido en polifenoles.

Baja el colesterol ‘malo’

Dado que se trata de un ácido graso monoinsaturado (MUFA), puede ayudar con el colesterol en comparación con otras grasas. Los MUFA pueden ayudar a bajar el colesterol total y también bajar la fracción ‘mala’ del mismo. Los efectos son aún mayores si se elige el aceite extra-virgen, menos procesado y con mayor contenido de antioxidantes.

Ayuda con la salud cardíaca

El aceite de oliva puede proteger contra el ictus y la enfermedad cardiovascular, siendo, como siempre, más efectivo el extra-virgen, las enfermedades cardiovasculares, ictus y ataque al corazón incluidos. Investigaciones experimentales han mostrado que tiene efectos anti-trombosis y reducen la formación de coágulos. El estudio PREDIMED (en el que se evalúa el ‘efecto de una intervención intensiva con objetivos de pérdida de peso basada en la dieta mediterránea hipocalórica, promoción de la actividad física y terapia conductual en la prevención de enfermedades cardiovasculares’) mostró que el consumo de aceite de oliva extra-virgen y de frutos secos como las nueces reducían los eventos cardiovasculares en un 30% tras cinco años de seguimiento.

Pero cuidado, no se trata de la purga de Benito: si comes mal y fumas, el efecto del aceite será mucho menor.

Menor incidencia de diabetes

Está demostrado que la dieta mediterránea reduce las posibilidades de generar diabetes tipo 2 y una de las claves está en el aceite de oliva. De nuevo, el estudio PREDIMED muestra que la dieta mediterránea con aceite extra-virgen tiene como efecto una reducción del 40% (comparado con el grupo control) y que el metabolismo de la glucosa mejoraba, a los que se añadía una bajada de peso. Hay evidencia de que para algunos diabéticos, las dietas que contienen aceite de oliva son buenas alternativas a las dietas sin grasa.

Control del peso

Los estudios realizados sobre si el aceite de oliva favorece la obesidad han dado como resultado que, en el contexto de una dieta mediterránea, ayuda a combatir la obesidad.

Previene la demencia

Es conocido que la dieta mediterránea baja el riesgo de demencia, y la clave puede ser el aceite de oliva. Puede reducir la formación de  placas beta-amiloides y los problemas del cerebro que causan el Alzheimer, protegiendo así la memoria.

Conserva el pensamiento y la cognición

Pareja a la protección contra el Alzheimer, el aceite de oliva ayuda a mejorar el proceso del pensamiento. Un estudio realizado en España mostró que el aceite extra-virgen (y las nueces) mejoraban la cognición tras 6,5 años, comparado con una dieta baja en grasas. Esto demuestra hasta qué punto las grasas saludables son importantes en la dieta.

Ayuda contra la inflamación

Ciertos estudios han mostrado que los marcadores de inflamación disminuyen con aceite de oliva consumido incluso en cantidades tan pequeñas como una cucharada de té diaria. Se está estudiando el efecto que provoca en los problemas de las articulaciones y del intestino, en los que es vital reducir la inflamación. Varios estudios hechos sobre animales han mostrado que los polifenoles del aceite de oliva (como el oleocantal y el hidroxitirosol) también tienen efectos antioxidantes y antiinflamatorios para el sistema neurológico, protegiendo así al cerebro.

Ayuda a la curación de heridas

El efecto antiinflamatorio de los ácidos grasos acelera el proceso de la curación y cicatrización de heridas (aunque el aceite no debe aplicarse directamente sobre el área afectada). De nuevo, hay que advertir que, si bien se ha mostrado el efecto en animales en la reconstrucción dérmica (de la piel), es necesario seguir investigando en lo tocante al ser humano.

El aceite de oliva y el cabello

No hay mucha investigación en este punto. El valor teórico en lo tocante al cabello vendría con la cualidad del aceite en prevenir el secado excesivo. En este contexto, los aceites saturados y monoinsaturados penetran el cabello mucho más fácilmente que los poliinsaturados, por lo que el aceite de oliva es un gran aliado. Al evitar la pérdida de agua del cabello, el aceite de oliva se podría considerar como hidratante.

Tampoco hay gran evidencia sobre su efecto como potenciador del crecimiento del pelo, pero su efecto de protección favorecería un mayor crecimiento antes de que el cabello se quiebre.

¿Qué es la obstetricia y qué función cumple el obstetra durante el embarazo?

ecografía prenatal

La función del obstetra es muy amplia y se convierte en esencial durante el embarazo, ya que es el profesional encargado de acompañar a la mujer durante la gestación, el parto y el puerperio, tanto en gestaciones normales como en las que presentan alguna complicación. Te contamos a continuación qué es un obstetra y cuáles son sus funciones a lo largo del embarazo.

Continue reading «¿Qué es la obstetricia y qué función cumple el obstetra durante el embarazo?»

7 síntomas de que estás bajo de ácidos Omega-3

salmón

Todos oímos constantemente sobre las bondades de tal marca de leche, enriquecida con Omega-3 o de la aportación de este componente de los pescados azules. Para que tengas claro qué hay de realidad en todo ello, vamos a hablarte de qué son los ácidos de Omega-3, cuáles son sus beneficios y los síntomas de que estás bajo de ácidos de Omega-3.

Continue reading «7 síntomas de que estás bajo de ácidos Omega-3»

Cómo dejar de roncar: 8 cosas que puedes intentar

como dejar de roncar

¿Estás harto de que tu pareja ronque sin parar y desesperado por pasar una buena noche de sueño? En el post de hoy de MGC te traemos trucos para que aprendas cómo dejar de roncar. Son legión los que se encuentran en esa situación, ya sea como culpables o como víctimas. Hasta un 45% de la población en España reconoce roncar habitualmente y un 30% solo ocasionalmente. Como consecuencia, son muchos los que duermen mal.

Pero roncar no es solo un problema para la pareja, que puede verse obligada a mudarse de cuarto para poder dormir. Además de incluso poner a prueba la relación de pareja, los ronquidos causados por apneas obstructivas del sueño pueden generar serias consecuencias para el que ronca.

Qué es el ronquido

Lo que conocemos por ronquido es la vibración de las estructuras de tejido blando localizadas en las vías aéreas superiores: el paladar blando (la parte posterior del paladar), la úvula, la base de la lengua y la nasofaringe, y se produce habitualmente en la inspiración del aire.

Cuando estamos despiertos, tenemos suficiente tono muscular para mantener abierta la vía aérea; pero cuando dormimos, la lengua, la garganta y el cielo de la boca (el paladar) se relajan por completo, causando que el tejido suelto de la garganta se hunda, estrechando la vía. Si ese espacio reducido causa que el tejido vibre es cuando se produce el ronquido.

Causas habituales

Las razones para que algunas personas ronquen son muchas y variadas. Roncar es una parte del síndrome de los trastornos respiratorios durante el sueño, que van del simple ronquido al Síndrome de Apneas Obstructivas durante el Sueño (SAOS).

No todos los ronquidos son iguales: ¡el que suena como un tren de mercancías entrando en un túnel, o como un taladro neumático o como una foca herida, por decir solo tres! Y se ronca por diversas razones. Y también surge la pregunta del porqué de que unos ronquen y otros no.

El exceso de peso (estar gordo, vamos) es la razón más obvia, pero puede influir una combinación de factores. Los que siguen:

  • Exceso de peso, fumar y beber alcohol son tres factores muy potentes.
  • Una vía aérea alterada o una desviación del tabique nasal predisponen al ronquido.
  • La nariz taponada.
  • Congestión nasal debida a alergias o pólipos.
  • El tamaño de las amígdalas.
  • Tener la mandíbula pequeña, lo que causa que la lengua queda aplastada y tienda a retraerse hacia atrás durante el sueño.
  • Tener la mordida cruzada.
  • Tener la úvula (la ‘campanilla’, el colgante que tenemos en la garganta) más larga de lo normal.
  • Otras razones: la edad, estrechez de las vías aéreas, la anatomía cráneo-facial alterada o cierta medicación para el sueño.

Cuándo hay que tomarse en serio los ronquidos

Roncar está a menudo asociado a ciertos trastornos de salud, de modo que si tus ronquidos despiertan sistemáticamente a tu pareja deberías tomar cartas en el asunto.

Muchos ‘roncadores’ piensan que duermen bien, pero la realidad es que roncar altera el sueño, fragmentándolo, y por la mañana pueden sentirse no ‘refrescados’, tener dolores de cabeza, cansancio y, claro, problemas con la pareja.

Roncar persistentemente puede provocar apneas obstructivas, que son difíciles de tratar y que van asociadas a varios riesgos para la salud. Quienes padecen apneas obstructivas pueden experimentar fatiga durante el día, dolores de cabeza, pérdidas de la memoria inmediata y hasta depresión.

Otros riesgos, muy serios, son sufrir incremento de la presión sanguínea (hipertensión), diabetes tipo 2, colesterol elevado, síndrome metabólico y mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, de modo que merece la pena intentar resolverlo.

Existe un cuestionario, el test de Thorton (fácilmente accesible en internet) que indica el grado de seriedad del problema. Los resultados pueden recomendar la visita al médico de familia, quien podría considerar derivarte a una Unidad del Sueño donde te realizarían un estudio en profundidad.

Si los resultados no son alarmantes, puedes intentar lo que sigue.

como dejar de roncar

Cómo dejar de roncar

Dependiendo del tipo de roncador que seas y de qué manera ronques, puedes intentar:

Algunos cambios simples de estilo de vida

Los primeros pasos son ciertos ajustes en tu estilo de vida. Si te sobran unos kilos, fumas y/o bebes alcohol, roncar es una tarjeta roja y deberías ocuparte un poco de tu salud. Adelgaza, reduce el alcohol y deja de fumar: la probabilidad de que dejes de roncar es muy alta. Si tomas medicación para dormir, redúcela –de hecho quizá incluso dejes de necesitarla– pues causa depresión respiratoria e incrementa el volumen y la profundidad de los ronquidos.

Cambia de postura para dormir

Si duermes boca arriba probablemente ronques más. Intenta dormir de lado. Si das vueltas durante el sueño (y tu pareja está harta de empujarte para que vuelvas a tu lado de la cama), prueba una camiseta anti-ronquidos (busca en internet), que esencialmente es una camiseta con una almohadilla hinchable en la espalda que evita que des vueltas.

Hazte con una almohada anti-ronquidos

No hay mucho aval científico para estas almohadas, pero si roncas ligeramente te puede ayudar. Tiene un sistema que detecta el momento en que roncas por los cambios en la respiración. En ese momento se infla automáticamente el punto en que tienes la cabeza apoyada y te hace cambiar de posición.

Intenta una férula de avance mandibular

Si mientras duermes la lengua tiende a retraerse hacia atrás, se podría crear una obstrucción de modo que haga vibrar las partes blandas. La férula se lleva por la noche y adelanta ligeramente la mandíbula inferior, de modo que tira ligeramente de la lengua hacia afuera, lo que previene el cierre que causa el ronquido.

El dispositivo puede usarse en casos de ronquidos simples, y en casos de apneas moderadas o incluso medias. Los mejores resultados se logran si es un dentista el que fija el aparato.

Prueba un dilatador nasal interno, o las tiras nasales

En algunas personas, las fosas nasales tienden a cerrarse al respirar por la nariz. Puedes ver si es tu caso con esta simple prueba:

  • Mírate en un espejo y relájate.
  • Inhala aire rápidamente con la boca cerrada.
  • Si las fosas nasales se cierran, el dilatador interno te podrá ayudar.

El dilatador interno es una pequeña pieza de plástico, elástica, que mantiene abiertas las fosas nasales, haciendo más fácil respirar. Si la idea de tener algo dentro de la nariz no te resulta atractiva, las tiras nasales son una posible alternativa. Pueden funcionar en casos de ronquidos no muy intensos.

¿Alergias nasales? ¿Pólipos?

Como ya hemos dicho, ambos trastornos pueden ser causa de los ronquidos. Si es un problema de alergia se puede tratar con una combinación de esteroides tópicos nasales y un antihistamínico (habla con tu farmacéutico o con tu médico de familia).

Si el problema son pólipos nasales, debes hablar con tu médico.

Ve a una Unidad del sueño

Si tienes apneas moderadas o intensas, y si nada de lo anterior te ha solucionado el problema, ve a tu médico de familia, para que te derive a una Unidad del Sueño. Tras el adecuado estudio, la solución puede ser una máscara CPAP (siglas de Presión Positiva en las Vías Respiratorias, en inglés) cuya validez a la hora de reducir la somnolencia diurna y mejorar la calidad de vida, el humor y la asistencia al trabajo está avalada por varios estudios clínicos.

Las CPAP son unas mascarillas que se llevan puestas durante el sueño, sólo en la nariz o tanto en la nariz como en la boca. Insuflan un flujo continuo de aire y detectan las apneas (las pausas en la respiración), que solucionan incrementando el flujo de aire. Son muy silenciosas (y desde luego mucho más silenciosas que tus ronquidos) y merece la pena intentarlo, pues aunque al principio sea incómodo (las hay de muchos tipos) los resultados son generalmente óptimos. Eso sí, debe ser un especialista el que la instaure, de modo que la visita al médico es obligada.

Cirugía para el ronquido

Existe la solución quirúrgica para el ronquido, pero es limitada. Debe hacerse solo en casos de anormalidades estructurales de las vías aéreas: amígdalas, úvula, paladar blando, adenoides (raramente en adultos) y demás alteraciones. Clínicamente se habla de úvulopalatofaringoplastia, y se trata de ampliar el tamaño de las vías aéreas superiores.

Es aplicable a un porcentaje mínimo de los roncadores y puede resultar inútil a largo plazo. De nuevo, será el especialista quien sugiera la intervención.

Tengo un esguince de tobillo

Un esguince de tobillo no es una patología banal. En ocasiones puede acarrear serios problemas que implican dolor e impotencia funcional en la extremidad durante bastante tiempo. El Dr. Manuel Mendoza, especialista en traumatología, nos habla de las causas que pueden producir esta lesión y cómo se debe tratar.

¿Qué es un esguince de tobillo?

Un esguince de tobillo es una torcedura de las estructuras que estabilizan el tobillo. Esta torcedura las estira (elongación) o, a veces, las rompe, de manera que fuerza la movilidad del tobillo. Esto conlleva dolor, impotencia funcional y, a veces, una baja laboral durante bastante tiempo. Como anécdota, el Dr. Reginald Watson-Jones, un cirujano británico muy relevante por sus estudios de la patología pie y del tobillo, decía que era peor torcerse el tobillo que rompérselo.

¿Cuáles son las causas más frecuentes?

Se pueden distinguir tres circunstancias principales. En primer lugar, el calzado. Un calzado inestable, por ejemplo, el uso de tacones altos, puede causar un esguince de tobillo. También cuando el calzado es inadecuado y se utiliza un zapato o un calzado deportivo en una actividad para la que no está diseñado. En segundo lugar, el terreno. El terreno irregular, que no permite el deslizamiento de las superficies, clava el pie y provoca la entorsis o la torcedura del tobillo. Y, finalmente, la actividad. Generalmente la actividad deportiva que realizamos, sobre todo en relación con el salto. 

¿Qué tipos de esguinces de tobillo hay?

Distinguimos tres estados. Decimos que es un esguince de grado 1 cuando hay una elongación sin rotura que conlleva entre una y tres semanas de baja laboral y deportiva. El esguince de grado 2 es una rotura parcial que conlleva entre tres y seis semanas de recuperación. Y, finalmente está la rotura total, que exige de tres a ocho semanas de baja laboral y actividad deportiva.

¿Qué signos me indican que puedo tener un esguince de tobillo?

Lo primero que nota el paciente es el mecanismo de la lesión, que es la torcedura y a veces nota un chasquido. Otro síntoma clave, y el que nos va a afectar más, es una impotencia funcional para caminar adecuadamente sin ningún tipo de dificultad, lo que lleva a una cojera. Pero, básicamente, lo que determina la clínica es una tumefacción visible: un hematoma localizado por delante del peroné (lo llamamos “huevo de paloma”). Esta tumefacción, a veces, es tan considerable que el paciente acude a un servicio de urgencias empujado por la gravedad y por las molestias que sufre.

¿Cuál es el tratamiento?

Primero tenemos que valorar cuánto nos hemos lesionado cuantitativamente y cualitativamente: qué, cómo y cuánto se ha roto. Posteriormente, el tratamiento es médico y rehabilitador.  En ocasiones necesitaremos una prueba complementaria ante la sospecha diagnóstica que requerirá hacer una ecografía o una resonancia magnética para determinar exactamente, en los casos de esguince de segundo o tercer grado, qué lesiones tenemos.

Lo primero y más importante en un esguince de tobillo (lo vemos continuamente en los medios de comunicación) es poner hielo. El hielo llega perfectamente al tobillo, es antiinflamatorio y fácil de aplicar. En segundo lugar, inmovilizarlo. La inmovilización sirve para que estas estructuras lesionadas, esta brecha articular, o la brecha parcial o total que tenemos en un ligamento, no vaya a más. En tercer lugar, hay que colocar un vendaje inmovilizador durante un tiempo hasta que tengamos las pruebas complementarias que nos indicarán y nos ayudarán a valorar la calidad de la lesión que nos hemos hecho.

Hay pacientes deportistas que tienen esguinces recidivantes, es decir, que ya tienen un historial. Este problema aparece porque el primer esguince no se ha tratado adecuadamente. A veces se cataloga como banal, pero en realidad no lo es. Para estos pacientes que realizan actividades deportivas y tienen antecedentes de esguinces de tobillo recidivantes son aconsejables unos vendajes adhesivos (taping) que podemos conseguir por Internet. Estos vendajes son unas tiras que se colocan de manera que evitan forzar la torsión de tobillo.

¿Cómo podemos prevenir un esguince de tobillo?

Para prevenir el esguince de tobillo hay que intentar evitar la causa que lo provoca. Fundamentalmente con un calzado adecuado para cada actividad, incluyendo cada actividad deportiva. Los pacientes que sufren esguinces recidivantes deben ponerse vendajes preventivos. Y, sobre todo, hay que tener cuidado con el terreno, especialmente en el salto: en terrenos irregulares, deslizantes, en bajadas o en subidas, es donde es más fácil que se nos tuerza el tobillo. Y para evitarlo tenemos que llevar (para mí esto es fundamental) el calzado adecuado.

¿Migrañas? 6 consejos que te ayudarán a sobrellevarlas

¿Sufres de migrañas? Las migrañas son intensos dolores de cabeza causados por muy diferentes factores, que van desde los genéticos hasta intolerancias alimentarias, alergias, estilos de vida, entorno… Normalmente va asociada a sensibilidad a los sonidos o a la luz, vómitos, falta de concentración y otros problemas, y el dolor puede ser muy intenso; sus efectos pueden durar horas y hasta varios días. Las mujeres son hasta tres veces más proclives a padecerlas, parece ser que por motivos hormonales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la ha incluido entre los 20 trastornos más incapacitantes. Son muy comunes en nuestro país: hasta cinco millones de adultos la padece, según la Sociedad Española de Neurología. A continuación, seis consejos para evitar o sobrellevar las migrañas.

Revisa tu estilo de vida

Si tienes frecuentes y repetitivos dolores de cabeza, piensa en factores como estrés, ansiedad, sueño, ejercicio, dieta y hormonas.

  • Para minimizar las migrañas, intenta cambiar tu estilo de vida de modo que reduzcas el estrés y la ansiedad y duermas más y  mejor. Bebe más agua para reducir su aparición y eliminarlas, en última instancia.
  • Mucha gente tiene éxito con terapias alternativas, como quiropráctica, acupuntura u otras, de modo que quizá merezca la pena probar.

Lleva un diario de síntomas

Un diario sobre tus migrañas ayudará en su momento en las revisiones con tu médico. Registra los siguientes factores:

  • Intensidad del dolor (de 1 a 10)
  • Localización del dolor
  • Tipo de dolor
  • Duración: número de horas y cambios experimentados durante el período.
  • Síntomas (vómitos, sensibilidad a ruidos o a la luz, problemas a la hora de hacer cosas, incapacidad para trabajar, caminar, incluso problemas de visión).
  • Ciclo menstrual (cuando proceda).

Lleva un diario de lo que comes

Aunque parezca que no hay relación, puede darse el caso que las intolerancias o alergias alimentarias, el nivel de hidratación, comer demasiado rápido o el desorden en las comidas pueden desencadenar el ataque de migraña. Otros posibles desencadenantes son el café, las bebidas carbonatadas, el alcohol, los cítricos, el queso, las nueces y el chocolate. Apunta lo que comes, cantidades incluidas, y los horarios de tus comidas.

¿Tienes antecedentes familiares?

Investiga. La mayoría de las migrañas está causada por una predisposición genética, por lo que es recomendable conocer cuanto más posible a efectos de determinar circunstancias y tratamientos. Los síntomas, medicamentos, qué tratamientos funcionaron y cuáles no… será de toda ayuda para determinar el más adecuado para ti.

Ve al médico

Tu médico de familia probablemente llevará a cabo una exploración que determine la función nerviosa, presión arterial, vista, etc. Anotará la medicación actual, el historial de medicación y otros factores que le ayudarán en el diagnóstico. Los factores ya expuestos (diario de migrañas, comidas, antecedentes familiares) le ayudarán en gran medida.

Llegado el caso, podrá prescribir medicinas paliativas o derivarte a un neurólogo u otros especialistas. 

Estate preparado

Algunos pacientes de migraña la ‘ven venir’: tienen una especie de ‘aura’ antes del ataque. Estas advertencias pueden incluir distorsión de la vista o puntos ciegos o de colores en el campo visual, entumecimiento, mareos u hormigueos.

En caso de que tengas aura, es recomendable estar preparado para la migraña. Y, si no tienes ese aviso previo, estar prevenido te puede ayudar a suavizar los síntomas.

La preparación incluye:

  • Ten agua muy a mano, es importante mantenerse bien hidratado.
  • Ten igualmente disponibles los analgésicos que tomas. Cuanto antes lo tomes, antes harán efecto.
  • Prepara la habitación sin ruidos y oscura para echarte.
  • Ten los teléfonos adecuados a mano.

Tratamiento de la migraña

En la mayoría de los casos, los analgésicos como Ibuprofeno o Parecetamol palian convenientemente el dolor de la migraña (habla con tu farmacéutico), pero en muchos casos no es suficiente y se requerirá medicamentos más potentes, como los triptanos. Será entonces el médico el que indique qué es lo más conveniente.

7 métodos anticonceptivos no hormonales

metodos anticonceptivos no hormonales

Los diferentes tipos de píldoras, los implantes o los parches son métodos muy usados como anticonceptivos, puesto que tienen una alta fiabilidad. Sus ventajas son indiscutibles, pero tienen un inconveniente del que no se suele hablar tanto como se debería: los problemas hormonales. A grandes rasgos, introducen hormonas en el cuerpo femenino, con lo que inevitablemente alteran el equilibrio hormonal de la mujer y pueden llegar a tener consecuencias nocivas para la salud. Es por eso que muchas mujeres prefieren utilizar métodos anticonceptivos no hormonales.

Continue reading «7 métodos anticonceptivos no hormonales»

Por qué sangra la nariz, y qué hacer cuando te pasa

La hemorragia nasal, en términos médicos epistaxis, es la rotura parcial de alguno de los vasos que irrigan la nariz. Es más frecuente en niños, pero también se dan en adultos, particularmente en los de edades avanzadas. Varían en intensidad, entre unas pocas gotas a hemorragias constantes y hasta aparatosas.

La mayoría de las veces procede de la parte anterior de la nariz, en el septum, que es la membrana cartilaginosa que separa la nariz en dos mitades. Esa zona está muy bien regada por minúsculos vasos sanguíneos que corren muy cercanos a la superficie. Este sangrado es el conocido como sangrado nasal anterior.

El sangrado posterior se produce en la parte más profunda de la nariz, cerca de la garganta, Los vasos aquí son mayores y cuando se rompen producen un sangrado más serio, con sangre fluyendo hacia la garganta. Este tipo de hemorragia es más frecuente en adultos y podría requerir atención médica.

Por qué se produce

Hay muchas diferentes causas, algunas más serias que otras. Lo bueno de todo es que los sangrados nasales graves son muy poco frecuentes.

Las causas de sangrado más habituales son:

  • Un traumatismo (un golpe) en la nariz.
  • Hurgarse la nariz con demasiada frecuencia o demasiada fuerza.
  • Un catarro de nariz (una rinitis) que puede estar causado por un virus o una bacteria, o por alergia.
  • Sequedad de la mucosa nasal debido a permanecer en un ambiente seco o mal ventilado. Los aires acondicionados no ayudan nada en este aspecto.
  • Un aumento de la presión arterial.
  • Algunos medicamentos, como los anticoagulantes o antiagregantes.
  • Exposición a sustancias químicas que irriten las mucosas.
  • Una desviación del tabique nasal.

Sin embargo, si exceptuamos los producidos por un golpe, la mayoría de los sangrados nasales no tienen una razón desencadenante concreta.

Hay otras causas, poco frecuentes, de sangrados nasales:

  • Enfermedades de la sangre como la leucemia, o de la coagulación, como la hemofilia.
  • Pólipos nasales.
  • Tumores en la cavidad nasal.
  • Enfermedades de los vasos sanguíneos como la enfermedad de Rendu-Osler.

Qué hacer ante un sangrado nasal

  • Siéntate bien derecho con la cabeza ligeramente inclinada hacia delante. No te tumbes.
  • No te tragues la sangre. Puede provocarte náuseas o vómitos, o podría ocultar una pérdida de sangre mayor.
  • Comprime la nariz durante 5 minutos; mientras, respira por la boca.
  • Si el sangrado remite pero reaparece al poco tiempo, vuelve a comprimir la nariz durante 8-10 minutos. Esto debe causar el cese definitivo de la hemorragia.

Aplicar un cubito de hielo sobre la nariz favorece que fluya menos sangre por la zona y por tanto puede ayudar también a un control más eficaz del sangrado.

Una vez que el sangrado haya cesado, procura no sonarte la nariz hasta pasadas doce horas. La sangre seca mantendrá taponado el punto de sangrado.

Siguiendo las instrucciones anteriores, el sangrado suele cesar, pero si no es el caso, será necesario acudir al médico. En casos extremos, puede ser necesario el ingreso del paciente en el hospital para el tratamiento adecuado. En caso de pérdidas importantes de sangre puede ser necesaria una transfusión.

Como se trata un sangrado abundante

El sangrado que no cesa, según hemos dicho, requiere tratamiento médico. Habitualmente:

  • El médico tratará de detener el sangrado con fármacos que cierren los vasos sanguíneos afectados.
  • Cuando el sangrado remita, el médico puede estimar conveniente sellar el sangrado con una sustancia química para prevenir que sangre de nuevo.
  • Si el sangrado no remite puede ser necesario introducir una gasa permanente en la nariz, o cauterizar la zona.
  • En casos raros, puede ser necesaria una operación para ligar el vaso sanguíneo que aporta sangre a la zona hemorrágica.
  • Si el sangrado es causado por otra enfermedad, como pueda ser una subida grave de tensión, es muy importante elegir el tratamiento adecuado de esa enfermedad para evitar la repetición de nuevos episodios.

Prevención de sangrados nasales

Hay varias cosas que puedes hacer para tratar de evitarlos:

  • No te des golpes en la nariz.
  • No te hurgues la nariz.
  • Evita los ambientes muy secos. Puedes incluso recurrir a un humidificador.
  • Mira bien las medicinas que tomas. Alguna de ellas, como hemos dicho, puede favorecer el sangrado, como los antihistamínicos. En caso de que tomes antiagregantes o anticoagulantes, será tu médico quien, llegado el caso, evalúe la posibilidad de cambiar el tratamiento.