¿Cómo cambiar de seguro médico?

Las contrataciones de las pólizas de seguro médico de salud se realizan de cara a obtener una cobertura en el largo plazo. Sin embargo, por diversos motivos, nuestras necesidades o preferencias pueden ir cambiando en el tiempo, y lo que hoy nos funciona, mañana quizás no. Si te encuentras en esta situación y te preguntas cómo cambiar de seguro médico, aquí puedes encontrar los pasos y todo lo que debes tener en cuenta.

como cambiar de seguro medico

¿Cuál es el plazo para dar de baja un seguro médico?   

Las razones por las que alguien puede querer dar de baja un seguro médico se engloban en dos. Por un lado, que ya no se considere una necesidad básica o que no se pueda hacer frente a los pagos y, por otro, que lo que se desee es pasarse a otra compañía porque las condiciones que ofrece son mejores o se acercan más a las necesidades que se tienen.

En cualquier caso, lo que debes tener en cuenta, en primer lugar, es que los seguros médicos, y todo en general, suelen tener una vigencia anual. Cuando llega la fecha de vencimiento del contrato, se renuevan por otro año más. Si no se establece que no se desea la prórroga, generalmente ésta se produce de manera automática.

Por lo tanto, si has decidido no continuar con el seguro médico de una compañía, debes ser tú quien inicie los trámites para darlo de baja y comunicarlo a la aseguradora. Para que pueda ser efectivo, hay que hacerlo dentro del plazo establecido para ello.

Este es de un mes antes del vencimiento del contrato. Es decir, que si tu seguro se vende el 1 de abril, tienes de fecha límite para la comunicación el 1 de marzo. Si lo haces después de ese día, la aseguradora podría denegar la baja. Aunque, por lo general, se suele proceder con la cancelación, debes saber que están en su derecho de denegarlo.

Pero, ¿significa esto que debes esperar a esa fecha para proceder con la cancelación? No. Si desde antes ya sabes que no continuarás con el seguro, lo que se recomienda es comunicarlo de inmediato, así evitarás que se te pase por alto y que finalmente no puedas cancelarlo. Por lo general, las compañías también comunican con la suficiente antelación la fecha en la que se producirá la renovación.

Cómo cambiar de seguro médico paso a paso

Ahora que ya sabes cuál es el plazo para cancelar, nos toca conocer cómo cambiar de seguro médico. La parte más sencilla es la contratación de tu nueva póliza, ya que procederás normalmente con tu nueva compañía. La otra parte más compleja es el proceso de cancelación en sí mismo, que debe seguir un procedimiento para que finalmente pueda hacerse efectivo.

Comunica tu baja por escrito

El primer paso en el procedimiento para cambiar de seguro médico, o simplemente dar de baja el que se tiene, es comunicarlo a la compañía por escrito. Pero, ojo, no vale con dejar una nota donde digas que quieres dejar de ser cliente; debes dejar constancia de la comunicación por tu propio bien.

Por ello, las vías más usadas son el correo electrónico o una carta certificada. Con ambos métodos se queda un registro de que la comunicación se realizó. Así, en el caso de que la compañía lo negase, tienes una prueba para defender tus derechos.

Si bien las llamadas telefónicas también suelen quedar registradas por las propias compañías, tú no tendrás acceso a la conversación y el trámite sería más complejo. Otra vía que algunas compañías aseguradoras utilizan es un formulario que ellas mismas proporcionan. También es eficaz, pero debes solicitar un acuse de recibo; solo así podrás tener constancia de que han recibido la comunicación y la fecha en que diste el aviso.

Escoge tu modelo de carta

Puesto que es un trámite relativamente habitual, si haces una búsqueda en Internet, encontrarás varios modelos que te servirán de referencia. Puedes descargarlos y rellenarlos o bien crear tu propia carta a partir de esa. Lo que realmente importa son los datos que incluyas en ella. 

Incluye tus datos personales y los del seguro

En la comunicación, debes escribir tus datos personales completos para que puedan identificarte. Esto implica tu nombre y apellidos, DNI o equivalente, tu domicilio y la información relativa a tu seguro, como el número de la póliza.

Fecha de la cancelación

Puesto que la fecha es determinante para que puedan proceder con la cancelación del seguro, específica el día en que tiene lugar el vencimiento y el día en el que estás enviando esa notificación.  Si lo haces por correo electrónico, el mensaje llegará de forma inmediata, pero si vas a enviar la carta por correo postal, calcula los días de margen para que llegue dentro de plazo, pues eso es lo que valorarán y no la fecha en la que tú mandaste el escribo.

Cancela la domiciliación

Cualquiera tiene un despiste, y por si le sucede a tu compañía y se les pasa cancelar tu domiciliación, asegúrate de solicitarlo tú. Tanto a la aseguradora como a tu entidad bancaria. De esta manera, evitarás que te vuelvan a pasar el recibo.

En MGC Mutua trabajamos para dar un trato cercano y humano a nuestros mutualistas, tanto en el momento de contratar un seguro médico como en el momento de darse de baja. Y por supuesto, para ofrecer las mejores coberturas en nuestros seguros de salud. Si estás buscando un seguro médico, echa un vistazo a nuestras coberturas y ponte en contacto con nosotros si lo necesitas. Nuestros profesionales te atenderán y te aconsejarán según tus necesidades.

Insomnio: No puedo dormir… ¿Qué hago?

El insomnio es un trastorno del sueño que se caracteriza por la dificultad para coger el sueño, para mantenerlo o para conseguir una calidad y una duración adecuadas. A veces damos vueltas en la cama sin parar, cogemos el móvil o vemos la televisión… Son algunas de las cosas que hacemos cuando no podemos dormir.

Vemos el insomnio como un problema que no es grave, y aunque generalmente no lo sea, es un trastorno que si se repite de forma frecuente debe ser tratado por un médico especialista para este tipo de situaciones. Te contamos cuáles son las posibles causas por las que aparece el insomnio, qué médico es especialista en insomnio y cuál es el tratamiento o proceso a seguir.

Continue reading «Insomnio: No puedo dormir… ¿Qué hago?»

Por qué se te cae el pelo después del parto

Si eres madre primeriza y notas de repente que cada vez que te pasas un cepillo por el pelo es dejarte una buena cantidad entre las cerdas… bueno, te puede asustar. Pero no te alarmes demasiado, no te vas a quedar calva. Después de dar a luz es completamente normal lo que te pasa y no hay que preocuparse.

A continuación, te explicamos el porqué de que esto suceda, qué puedes hacer para minimizarlo y cuando la caída puede ser señal de algo que requiera actuar.

El crecimiento del pelo durante el embarazo

El pelo de la cabeza se nos cae continuamente, como continuamente se reemplaza por cabello nuevo. Este crecimiento está controlado por una serie de hormonas, y cualquier desequilibrio entre ellas puede alterar las cantidades, la del que se cae y la del que nace.

Cuando estás embarazada, tus niveles de estrógenos y progesterona, las hormonas femeninas, son altos. Tu cuerpo está en “modo crecimiento”. En su interior está creciendo un bebé, lo que conlleva que la circulación se expanda, se desarrolle una placenta y se multipliquen los conductos de la leche en las mamas.

Este crecimiento también afecta a tu pelo. Puedes hasta haber notado que tu pelo está más fuerte que antes, o que se te cae menos… que está más sano que nunca. Son las hormonas, el estrógeno, la progesterona y hasta quizá la prolactina las responsables.

Y después del parto…

Tras el nacimiento del bebé, tu cuerpo deja de ser el responsable de mantenerlo y las hormonas vuelven rápidamente a la normalidad. La disminución de los niveles de estrógeno y progesterona provoca la caída natural del pelo. Las semanas e incluso meses después del parto puedes notar que se te cae apreciablemente; algo menos si está amamantando al niño, por la presencia de niveles altos de prolactina.

Podrías alarmarte seriamente y pensar que te vas a quedar calva, pero es que estás perdiendo todo el pelo “extra” que te creció durante el embarazo. Tu pelo volverá a la situación anterior al embarazo en un tiempo variable de entre 6 y 12 meses. Si ves que la caída continúa tras doce meses, pide cita con tu médico de familia.

Closeup on woman combing hair

Otras causas de la caída postparto del pelo

Ya hemos visto que es normal perder pelo tras el nacimiento del bebé, pero existen otras razones por las que podrías estar perdiendo pelo, y requerirían tomar cartas en el asunto:

  • Tiroiditis

La tiroides en la glándula que controla el metabolismo. Y en ocasiones, tras el parto, se produce un trastorno por el que la tiroides se inflama. Afecta a alrededor de un siete por ciento de las mujeres y causa que la glándula se vuelca hiperactiva y produzca demasiadas hormonas tiroideas. La pérdida excesiva de cabello es un síntoma de tiroiditis.

Otros síntomas de tiroides hiperactiva son aceleración del ritmo cardíaco, sentimiento de estar al límite y pérdida de peso. La tiroides subsecuentemente se vuelve hipoactiva, causando cansancio, aumento de peso y estreñimiento. La pérdida de peso también puede estar causada por una tiroides hipoactiva. Estos síntomas persisten largo tiempo y requieren tratamiento. En caso de duda, habla con tu médico.

  • Falta de hierro

La caída del pelo es también un síntoma de carencia de hierro, que es muy frecuente después del parto. Durante el embarazo, tu cuerpo usa tus reservas; y cualquier sangrado durante el parto, o después de él contribuye a bajar los niveles de hierro. Si eres madre lactante, también existe el riesgo de que tengas el hierro bajo, lo que podría causar anemia –la llamada anemia ferropénica. Normalmente, los ginecólogos previenen el problema recetando suplementos de hierro durante el embarazo; de lo contrario, alrededor del 25% de las mujeres tendrían falta de hierro.

Los síntomas de esta anemia son sensación de cansancio, falta de aliento con cualquier ejercicio y palidez de piel. Si tu caída de pelo está acompañada de estos síntomas, habla con tu médico.

  • Estrés

No hay duda de que tener un niño es estresante. Es un cambio radical de vida. A veces, las situaciones de gran estrés pueden causar caída del pelo. Puede ser una pérdida general (efluvio telógeno) o irregular (alopecia areata). En ambos casos lo probable es que con el tiempo el cabello vuelva a crecer. Si notas caídas irregulares de pelo, tienes un problema de estrés o se te enrojecen las zonas donde se te ha caído el pelo, acude a tu médico.

  • Tricotilomanía

Va en cierto modo ligado al estrés, pero en este caso es la madre la que tira de su propio pelo. Puede empezar como un problema muy menor, pero también puede acabar siendo un trastorno psicológico grave y una forma de auto-lesión como alivio de la tensión y la ansiedad. Los problemas mentales son frecuentes después del parto y es esencial que busques ayuda si tienes algún trastorno de este tipo.

Cómo puedes prevenir esa caída de pelo

Con el reajuste de las hormonas después del parto, es normal que pierdas algo de pelo, y esto no hay manera de evitarlo. Pero con todo, puedes evitar otros trastornos que exacerban la caída:

  • Sigue una dieta sana, con abundancia de frutas y verduras, que te aportarán vitaminas.
  • Toma alimentos ricos en hierro: carne roja, verduras de hoja verde, garbanzos, nueces, semillas.
  • Si el médico lo indica, toma suplementos de hierro.
  • Evita el té y el café durante las comidas. Pueden causar que el hierro no se absorba en el intestino.
  • Asegúrate de tomar frutas y verduras que contengan buenas dosis de vitamina C, que ayudarán con la absorción del hierro.
  • Si estás amamantando, cuida especialmente la dieta.
  • Una un acondicionador del cabello para evitar enredos, y cepíllate el pelo con cuidado.
  • Procura evitar el calor en el pelo. No uses secador o dispositivos como las tenacillas alisadoras.
  • No te hagas coletas apretadas, que pueden causar roturas del cabello. Átalo más bien suelto, usando una cinta ancha.
  • Habla de tus preocupaciones y tensiones con alguien en quien confíes.

9 causas frecuentes de que tengas hinchazón de estómago

Tienes problemas de gases, los pantalones (o la falda) te aprietan después de cada comida y estás harto. No sabes qué hacer, ni a qué se debe. Y el caso es que la mayoría de nosotros ha experimentado en algún momento esa desagradable sensación de tener hinchazón en el estómago. Como norma general, la causa de esta inflamación de estómago es que has comido de más, o bien algún plato flatulento y el cuerpo está en plena digestión. Pero también existe una serie de causas no necesariamente relacionadas con la dieta. A continuación vamos a hablar sobre las posibles causas que originan la inflamación de estómago y te damos algunos consejos para evitarlo.

Continue reading «9 causas frecuentes de que tengas hinchazón de estómago»

¿Cuánto cuesta un entierro sin seguro en España?

Hay cosas que son inevitables en la vida, y la muerte es una de ellas. Por este motivo, y por muy desagradable que pueda resultar, de nada sirve actuar como si no fuera a suceder tarde o temprano. El coste puede llegar a ser muy elevado, así que si careces de protección o de algún tipo de seguro de decesos, te interesa saber cuánto cuesta un entierro sin seguro en España.

cuanto cuesta un entierro sin seguro en espana-min

De qué depende el coste de un entierro

Para conocer cuánto cuesta un entierro sin seguro en España, hay que tener en cuenta todos los factores que intervienen a la hora de calcular el importe, así como el tipo de entierro que se desee y la zona de residencia.

En primer lugar, no supone el mismo desembolso optar por un entierro tradicional, que por la incineración; una alternativa más reciente por la que cada vez optan más personas, pero que tiene un desembolso más elevado.

En segundo lugar, el lugar donde se viva. El precio varía de una comunidad autónoma y las diferencias pueden llegar a ser muy notables. Tanto, que los rangos en nuestro país van desde los 3.500€ hasta los 6.000€. Un aspecto que se nos suele escapar es el hecho de que igual es necesaria la repatriación. Cuando no hay un seguro de decesos de por medio, el coste total de los servicios funerarios se dispara ante esta situación.

Por último, los factores que inciden directamente sobre el precio son el tipo de féretro, la lápida, el nicho, el tanatorio, los traslados, las flores y las tasas a pagar, principalmente. A continuación, vamos a ver cada uno de ellos con más detalle para tener una idea más exacta de cuánto cuesta un entierro sin seguro en España.

Factores que inciden en el precio de un entierro

Féretro

Los ataúdes se fabrican en diferentes gamas, desde la estándar a la alta e incluso ecológicos para reducir el impacto medioambiental. Además, se puede elegir el tipo de madera, el acabado, el diseño y el tamaño. Este es obligatorio tanto para los entierros como para las incineraciones.

Tanatorio

El tanatorio incluye la apertura de una sala para que los familiares puedan visitar a sus seres queridos y dar el pésame. Por lo general, las primeras 24h oscilan alrededor de los 500€. Pasado este tiempo, el precio se incrementa.

Incineración

La incineración tiene un precio más elevado que el entierro, pero, por otra parte, se ahorran los costes del nicho y la lápida, aunque se añade el columbario, que es el nicho de pequeño tamaño para las cenizas y cuyo importe son unos 300€.

En cuanto a los costes de la incineración en sí misma, son muy variables. Como decíamos al principio, la provincia juega un papel importante. Vigo, Madrid o Alicante son algunas de más caras y alcanzan los 5.000€. Por el contrario, otras como Málaga, Tenerife o Logroño no llegan a los 3.000€.

Lápida

Las lápidas están disponibles en una amplia variedad de diseños y tamaños, por lo que, en función de su elección, el precio se incrementará o reducirá. A grandes rasgos, el importe aproximado son unos 500€.

Nicho

El nicho es el espacio que se alquila y su precio varía nuevamente según la provincia, pero también dependiendo del tiempo que lo alquilemos. Las diferencias son increíblemente dispares y van desde los 150€ hasta los 2.000€ al año.

Traslados y coche fúnebre

Los traslados pueden hacer referencia a dos situaciones muy diferentes. La primera de ellas es la tradicional, que es el trayecto entre el tanatorio y el cementerio, cuando se opta por el entierro de la persona fallecida. Tiene un coste de unos 500€.

La segunda situación es la de que la persona se encuentre fuera de su país de origen y haya que proceder con la repatriación del cuerpo. Aquí el coste se dispara y puede alcanzar fácilmente los 6.000€. El coche fúnebre también es un coste variable, ya que depende del modelo y del tiempo del alquiler. La media en el país son unos 200€.

Esquelas y muestras de cariño

Aquí se incluyen las coronas de flores, la mesa de firmas, las esquelas para el periódico y los recordatorios. Aquí el coste es muy relativo, ya que cada familia opta por los servicios que considera. Las coronas y la mesa parten de los 50€ y la esquela de los 150€.

Trámites administrativos

Dentro de los trámites encontramos la inscripción en el registro civil, el certificado de últimas voluntades o el médico de la defunción. Rondan los 150€ y puede suponer una carga notable en una situación tan delicada como el fallecimiento de un ser querido.

Optar por un seguro de decesos reduce el importe drásticamente, ya que en la póliza figuran coberturas básicas, como el tanatorio y el velatorio, el arca fúnebre, los traslados y el coche, el nicho temporal, la incineración o los trámites administrativos. 

No solo se trata de la diferencia en el coste que supondrá toda la gestión, sino también de la comodidad de saber que alguien se encargará por nosotros de la organización, mientras nos centramos en pasar tiempo con la familia.

En MGC Mutua contamos con las mejores pólizas de seguro de decesos para que tengas la mayor tranquilidad posible en momentos que son delicados para todos. Ponte en contacto con nosotros y te informaremos de nuestras coberturas sin ningún tipo de compromiso.

Posted in Sin categoría

¿Dejar de fumar? 5 razones por las que la TRN te puede ayudar

Dejar de fumar es duro. Sólo entre el 4 y el 7% de los fumadores que lo intentan únicamente a fuerza de voluntad lo dejan en el primer intento. En cambio, con la ayuda de la Terapia de Reemplazo de la Nicotina (TRN), las posibilidades de éxito se multiplican.

Hay toda una gama de productos sustitutivos de la nicotina, que proporcionan diferentes dosis de la droga (la nicotina es una droga) sin añadir lo que contiene el cigarrillo: alquitrán, monóxido de carbono y otros productos químicos contenidos en el humo del tabaco, muchos de ellos cancerígenos. Los formatos son, fundamentalmente, parches transdérmicos, chicles, esprais nasales, inhaladores y tabletas. Es más, según algunos estudios, usar simultáneamente dos formatos diferentes puede ser más efectivo que uno solo.

A continuación, te contamos lo que los TRN pueden hacer por ti a la hora de dejarlo.

Es una ayuda efectiva para dejarlo

La evidencia muestra que las posibilidades de que resistas el ansia por fumar solo a fuerza de voluntad son bajas. Como dijimos, en el primer intento lo logra apenas un 4-7%. Pero te puedes ayudar.

Cualquier forma de TRN puede mejorar las posibilidades de dejar de fumar en un 50-60%. Habla con tu farmacéutico, que te explicará las diferentes posibilidades a tu disposición y podrás elegir la más conveniente.

Son de especial ayuda en entornos “sociales”

Los eventos sociales son, por lo general, especialmente desencadenantes de las ganas de fumar. La solución de evitarlos no pasa de ser válida para las primeras pocas semanas y, finalmente, tarde o temprano tendrás que hacer frente a un corrillo de personas que toman una copa y… fuman.

En estas ocasiones, los sustitutivos de la nicotina van a ser de especial ayuda, pues mitigan en gran medida las ganas de fumar.

No, no es “hacer trampa”

Una vez decidido a dejarlo, la tentación de encender un cigarrillo puede llegar en cualquier momento, en los muchos o pocos en que a lo largo del día encendías uno. Usar las herramientas a tu disposición para enfrentarlos no es, definitivamente, hacer trampa.

De hecho, disminuir gradualmente los niveles de nicotina en sangre con productos como chicles o parches (por ejemplo) puede suponer doblar las posibilidades reales de no volver a fumar, en comparación con intentar dejarlo solo a fuerza de fuerzas. Estos productos van a hacer más llevaderos los síntomas de abstinencia, el “mono” por el tabaco.

Van a ayudarte en el viaje

Es un viaje, dejar de fumar. Los expertos afirman que la nicotina permanece doce días en tu organismo y, supuestamente, a partir de ahí desaparecen los síntomas físicos de abstinencia. Pero permanecen los síntomas mentales, que son casi igual de duros.

Como adelgazar siguiendo una dieta, a la hora de dejar de fumar es ideal seguir un plan. Estos productos van generalmente acompañados de consejos que, a lo largo del tiempo, han demostrado ser útiles, pues las necesidades del exfumador difieren con el tiempo tras dejarlo. Los diferentes consejos en cada momento del viaje pueden suponer una ayuda real.

Ayudan a evitar las recaídas

Algunos de los TRN van acompañados de soporte online, que te va a proporcionar ayuda en cualquier momento, fundamentalmente “ese” momento en que darías lo que fuera por tener a mano un paquete de cigarrillos.

Busca ayuda, en lugar de buscar un cigarrillo. En España, en 2020 fuma un 23% de la población. Vamos mejorando, porque en 1993 la cifra era del 33%. O sea que mucha gente ha dejado de fumar antes que tú, personas que han superado esas ansias iniciales por encender un pitillo. No dudes en usar los TRN para dejarlo: cualquier cosa menos seguir fumando; será sin duda la mejor decisión de tu vida cara a tu salud.

Descubre las playlists de MGC Mutua en Spotify

Spotify es una herramienta perfecta para comunicarnos emocionalmente con los mutualistas. Es la plataforma de música en streaming con mayor éxito, y por eso hemos pensado en crear nuestras propias listas de reproducción personalizadas. Es un servicio de música totalmente digital que ofrece a los usuarios acceso a cualquier canción que quieran escuchar, y es el mayor catálogo musical del mundo, con 35 millones de canciones. Actualmente cuenta con 356 millones de usuarios activos.

La mayoría de los usuarios pasan un promedio de 148 minutos al día escuchando su música favorita. Por eso la plataforma se ha convertido en uno de los mejores escenarios para promover las marcas. ¿Por qué no promocionar nuestra marca y acercarnos también a nuestros mutualistas?

Hemos creado el perfil MGC Mutua en el que podemos crear playlists específicas para enriquecer artículos del Interés Mutuo digital o crear cualquier playlist según las necesidades específicas de un artículo.

Listas de reproducción para cada ocasión

En la Mutua estamos creando nuestras listas inspirándonos en fechas especiales, como el día del padre, San Valentín, el día de la madre, el Blue Monday, etc. Estamos diseñando también playlists específicas para complementar artículos del blog Interés Mutuo (como por ejemplo, para ir a caminar) y también queremos ofrecer listas de canciones según los diferentes estados de ánimo, por ejemplo para la llegada de la primavera, o sobre cualquier otro motivo al que pensamos que sea interesante ponerle un poco de música.

Un ejemplo de esta idea es la lista de los 40 años de la Mutua. que hoy estrenamos en primicia, con la que queremos recuperar algunos de los grandes éxitos musicales de los últimos años y que nos harán, seguro, esbozar una gran sonrisa. Es una playlist con las canciones que ilustran la banda sonora de la vida de nuestra entidad, desde 1982 hasta 2022. Canciones que todos conocemos perfectamente y con las que también hemos crecido.

¡Esperamos que te guste, que disfrutes de esta nueva propuesta y que la compartas con sus amigos y familiares!

Cómo puedes saber si tu pareja tiene una depresión: 5 síntomas reveladores

Depresión

En general, los hombres son poco dados a hablar sobre su salud y, sobre todo, de sus sentimientos. Algunos por aprensión, otros por pudor y otros, porque tienden a tirar para adelante y no hacer caso, pensando que el tiempo acabará arreglando el problema. En muchos casos habrá que prestar atención a rasgos poco habituales, o incluso nuevos, de su personalidad. Algunos de ellos –preocupación, irritabilidad- pueden llamarse eso: síntomas de depresión. Continue reading «Cómo puedes saber si tu pareja tiene una depresión: 5 síntomas reveladores»

¿Qué cubre un seguro de decesos y por qué es conveniente contratarlo?

Si hay algo que podemos tener por seguro en la vida es que algún día dejaremos de estar aquí. Cuando este momento llega, ocuparse de la situación acarrea una serie de gastos para la familia a los que no siempre se puede hacer frente. Por eso, existen pólizas específicas para esta finalidad. En este artículo te contamos qué es el seguro de decesos y por qué es buena idea contratarlo.

que cubre un seguro de decesos

¿Qué cubre un seguro de decesos y cuáles son sus ventajas?

Antes de entrar en los motivos por los que conviene su contratación, hablemos de qué es un seguro de decesos. Se trata de una póliza destinada a cubrir todos los gastos que se deriven del fallecimiento de una persona, con el límite del capital que se haya asegurado.

¿Y qué gastos son estos que quedan incluidos? Por lo general, son los mismos en todas las pólizas, con independencia de la compañía aseguradora por la que se opte. Estos son el féretro y el tiempo que este permanece en el tanatorio, el coche fúnebre, las esquelas, el entierro o la incineración.

Pero además de estas coberturas básicas, el seguro de decesos se encarga también de gestionar todos los trámites administrativos. Como sabemos, el fallecimiento es un proceso doloroso para los familiares, pero que a su vez implica una serie de procedimientos burocráticos que no se pueden pasar por alto.

Dentro de estos se incluye la adjudicación de la herencia, la inscripción en el registro civil, la baja en la seguridad social, las partidas de defunción y de testamentos, la fe de vida o las solicitudes del certificado de defunción o de la pensión si se estuviera en situación de viudedad, jubilación, invalidez u orfandad.

Ventajas de contratar un seguro de decesos

Aun sabiendo qué es un seguro de decesos, quizás te sigas preguntando cuáles son realmente las ventajas de contratarlo. A grandes rasgos, son estas:

Ahorro considerable de dinero

Al tener contratada una póliza de decesos, se evita que la familia tenga que realizar un desembolso económico elevado e imprevisto, al que quizás no pueden hacer frente en ese momento. Además, se ahorra en el importe de los trámites, ya que no hay que negociar directamente con la funeraria, sino a través de una compañía aseguradora, que siempre puede ofrecer mejores precios.

Inclusión de traslados

Si el deceso tiene lugar cuando la persona asegurada se encuentra fuera del país, la familia no debe preocuparse por el coste. En la póliza se incluyen los traslados nacionales e internacionales, pero también las gestiones para que sean posibles.

Alivio en las gestiones

Quizás ahora te parezca que llegado el momento, tendrás la fortaleza para hacer frente a todos los trámites. Sin embargo, la burocracia es lenta y compleja, y tener que responsabilizarse de las gestiones mientras se intenta mantener a la familia a flote es una carga extra que puede resultar muy pesada. Con un seguro de decesos, la aseguradora se encarga de todo lo necesario.

¿Para qué sirve la antigüedad en un seguro de decesos?

Además de las ventajas de un seguro de decesos mencionadas, hay otra que te interesa tener en cuenta. Es la antigüedad de la póliza y hace referencia al tiempo que lleva en vigor. Si bien en una póliza tradicional no tiene beneficios adicionales, sí que existen ventajas cuando es un seguro de decesos nivelado.

En esta modalidad, la prima se mantiene constante a lo largo de toda la vida. Por lo tanto, cuanto más tiempo pase, el precio relativo será menor. Y aunque inicialmente el precio resulta más elevado que en otras modalidades, a la larga se paga menos. Sucede a la inversa en los seguros con prima natural. ¿Y qué quiere decir este punto? Pues que si valoras la opción de contratar esta póliza, te saldrá más rentable hacerlo mientras aún eres joven.

¿Por qué te interesa contratarlo?

Ya sabemos en qué consiste esta póliza, sus ventajas y que hay diferentes modalidades. Pero la pregunta que seguramente te haces es la de si es conveniente contratar un seguro de decesos.

Por si no lo sabías, los costes de gestión ante un fallecimiento pueden ascender a los 4.000€. El hecho de que tú dispongas de esa cantidad ahorrada no arregla la situación, ya que la familia solo puede acceder a los ahorros de la persona asegurada cuando se tramita la herencia, y esto puede llevar un cierto tiempo. Por lo tanto, si ellos no disponen de esta cantidad, se verán en un aprieto.

Por otra parte, el deceso de un ser querido es un duro golpe, y la vida y las obligaciones que implica no se detienen por ello. Tener que prestar atención a gestiones administrativas y relativas al funeral es un problema añadido que puede solucionarse fácilmente con la contratación del seguro de decesos.

En definitiva, esta póliza es una forma de proteger a la familia, de reducir los costes del funeral y las gestiones administrativas y de facilitar que sus miembros puedan seguir adelante con sus vidas con el menor impacto posible.

Posted in Sin categoría

La vitamina E: sus beneficios, y dónde encontrarla

La vitamina E es un grupo de compuestos presentes en ciertos alimentos, y resulta esencial para la salud. Ayuda a fortalecer el sistema inmune y tiene un papel relevante en el mantenimiento de la piel y los ojos.

Qué es la vitamina E

Es una vitamina liposoluble (o sea, soluble en grasas) también conocida como alfa-tocoferol. Se encuentra en muchos alimentos y actúa como antioxidante, protegiendo las células del cuerpo. Y lo hace contra los perniciosos radicales libres que debilitan y destruyen las células sanas, o reducen la duración de su vida. Estos radicales libres se forman como una consecuencia natural de las funciones del cuerpo y están implicados en enfermedades como el cáncer o la enfermedad cardíaca.

La vitamina E es un potente antioxidante que protege a las células frente a dichos radicales e incluso pueden causar que disminuya la producción de estos. Dado que se trata de un compuesto liposoluble, se puede almacenar en el cuerpo, que lo usará cuando sea necesario.

Fuentes de vitamina E

En condiciones normales, las dosis recomendadas de vitamina E se logran con la dieta diaria, de modo que si sigues una dieta variada y equilibrada no necesitas preocuparte por ella. Los alimentos que constituyen buenas fuentes de vitamina E son:

  • Nueces y otros frutos secos (almendras, avellanas)
  • Pipas de girasol
  • Aceite de germen de trigo
  • Verduras como espárragos, pimientos, espinacas, brécol y calabazas
  • Aguacate y mango
  • Cacahuetes (y su mantequilla).

Cuánta vitamina E se necesita

Es difícil consumir demasiada vitamina E procedente de la dieta. La dosis diaria recomendada (DDR), tanto para hombres como mujeres de más de 14 años (incluyendo embarazadas) es de 15mg (o 22 unidades internacionales (IU) diarias). Las mujeres lactantes podrían necesitar algo más: 19mg o 28IU diarias.

La mayoría de la gente con niveles altos de vitamina E toman suplementos vitamínicos (o suplementos de la propia vitamina E). Varían en contenido, entre 400 y 1000IU. Aunque son seguros, una dosis excesiva podría provocar hemorragias (especialmente si se toma a la vez alguna sustancia licuadora de la sangre, como la aspirina), de modo que la dosis máxima en adultos no debería sobrepasar los 1000mg (1465IU) diarios. Los hay disponibles de dos tipos: una en forma natural, llamada d-alfa-tocoferol, y una sintética, llamada dl-alfa-tocoferol, ligeramente más activa.

Falta de vitamina E

La mayoría de quienes están carentes de vitamina E no suelen  mostrar síntomas.

Con todo, si tienes problemas con la digestión o no absorbes adecuadamente las grasas (como por ejemplo con problemas pancreáticos o con una enfermedad como la fibrosis quística), podrías experimentar los siguientes síntomas:

  • Daño en los nervios de las manos o los pies, conocido como neuropatía periférica. Es habitual que cause hormigueo, debilidad o dolor.
  • Problemas de ataxia (control de los movimientos del cuerpo)
  • Daño en la parte posterior del ojo, la retina, que causa problemas con la vista
  • Problemas del sistema inmunitario.

Beneficios de la vitamina E

¿Es beneficioso tomar vitamina E en forma de suplementos? No parece estar del todo claro. Varios estudios observacionales sugieren que sí lo es, pero ahora estudios clínicos controlados muestran que no es tan evidente.

Si vemos área por área cada una de las supuestamente beneficiadas, los resultados más recientes muestran:

Salud cardiaca y vitamina E

La American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) ha investigado la literatura médica existente y concluye que el uso de suplementos de dicha vitamina no está justificado como reductor del riesgo de enfermedad cardiovascular.

Problemas de la vista

Tomada sin más, hay muy poca evidencia de que la vitamina E ofrezca protección contra enfermedades de la vista como las cataratas o la degeneración macular debida a la edad (DMAE). Pero un estudio muestra que, tomada en combinación con vitamina C, zinc y beta-caroteno, la E podría ser beneficiosa frente a la DMAE.

Cáncer y Vitamina E

También hay poca evidencia de que proteja frente al cáncer con carácter general. Pero sí hay algunos estudios que sugieren que tomar regularmente suplementos podría reducir el riesgo de cáncer de próstata en fumadores.

Un amplio estudio pensado para dar una respuesta definitiva respecto a la posible reducción del riesgo del cáncer de próstata concluyó que no había beneficio alguno en términos de prevención de dicho cáncer. No obstante, dado que el cáncer de próstata se desarrolla gradualmente a lo largo de muchos años, resulta imposible saber si la toma de la vitamina podría haber protegido de haberla consumido más tiempo.

Función cognitiva y vitamina E

Recientemente ha habido mucho interés en averiguar si la toma de la vitamina podría o no reducir el riesgo de contraer enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer o el Parkinson. La conclusión es que hay muy  poca evidencia de que pueda prevenir o servir de alguna ayuda a personas con estas enfermedades.

En resumen

Aunque la vitamina E es vital para la salud, hay no hay una clara evidencia probada para su uso médico. Y volvemos al principio: una dieta sana y equilibrada aporta toda la vitamina E necesaria.

¿Cuál es la diferencia entre tomador, asegurado y beneficiario?

En los seguros participan tres figuras distintas que a menudo se confunden entre sí. Para evitar confusiones, consideramos conveniente explicar el papel de cada una de ellas en la contratación de una póliza. Así que hoy, desde MGC Mutua, expertos en seguros médicos de salud, vida y mucho más, vamos a conocer cuál es la diferencia entre tomador, asegurado y beneficiario.

Las tres figuras que participan en la póliza de un seguro

Para conocer cuál es la diferencia entre tomador y asegurado, así como beneficiario, vamos a definir por separado a cada una de estas figuras y a conocer cuáles son sus derechos y sus obligaciones dentro del contrato que se firma con una compañía aseguradora. En algunos casos, y tal como veremos más adelante, puede haber coincidencias entre una y otra, es decir, que sean la misma persona.

¿Quién es la persona tomadora de un seguro?

El tomador de un seguro es la persona, tanto física como jurídica, que firma el contrato con la compañía aseguradora y que será, por tanto, la que tendrá la obligación de pagar las cuotas del seguro. Este puede ir a su nombre o al de otra persona.

Además de proceder con los pagos, la persona tomadora también tiene la obligación de informar si se produce algún cambio que pueda afectar al riesgo del seguro contratado.

En lo que respecta a sus derechos, es quien puede solicitar cambios en las coberturas o en las personas que figuran en el contrato, oponerse a la renovación, presentar quejas o interponer una demanda.

¿Quién es la persona asegurada?

Esta figura es la que menor confusión presenta, ya que el nombre es bastante revelador. Viene a ser la persona que está protegida por la cobertura en sí de la póliza que se ha contratado. Esto es, que si tuviera un accidente, por dar un ejemplo, recibiría la protección del seguro. En cuanto a las obligaciones, no tiene que responder a los pagos ni comunicarse con la compañía si se dieran cambios.

Aquí pueden darse dos situaciones diferentes en la vida real. La primera es que tanto la persona tomadora como la asegurada sean la misma; quien paga la cuota es también quien está protegida por el seguro.

La segunda situación es que estas sean diferentes. Sería el caso, por ejemplo, de un padre o una madre que contrata un seguro de vida o de coche para sus hijos. Los primeros serían quienes firman el contrato y responden al pago de las cuotas, pero quien recibe la cobertura es el hijo o la hija.

También podría suceder que en lugar de una persona física, se tratase de una jurídica, como una empresa que contrata una póliza de protección para su plantilla. Un ejemplo común es el de quienes trabajan como comercial y deben conducir para desplazarse. Disponen de un seguro que paga la empresa para la que trabajan.

En este tipo de pólizas, a veces ni siquiera se especifican el nombre y los apellidos de dichas personas aseguradas, sino que basta con definir quiénes serán. En el ejemplo anterior serían las personas trabajadoras de la empresa en cuestión.

¿Y qué hay de la persona beneficiaria del seguro?

Nos queda conocer quién es la tercera figura que aparece en las pólizas de seguros y que es la beneficiaria. Esta viene a ser la que se beneficia, tal y como también indica su nombre, de las ventajas que ofrece el seguro.

Aquí suele surgir la duda de cuál es la diferencia entre el asegurado y el beneficiario, ya que como sucedía en el caso anterior, también puede tratarse de la misma persona. Todo depende del tipo de seguro que se haya contratado. Con ejemplos se verá más claro.

¿Pueden ser el tomador, el asegurado y el beneficiario la misma persona?

La respuesta es claramente que sí. Una persona puede contratar para sí misma un seguro para su coche y ser, por tanto, quien lo paga, la que está asegurada y la que se beneficiaría de la indemnización si se produjera un siniestro.

Así, queda clara cuál es la diferencia entre el tomador y el asegurado, que son quien paga y quien disfruta de la protección. Pero entre asegurado y beneficiario, se vuelve más complejo porque también existen dos situaciones distintas, y es en los seguros de vida donde se produce la mayor confusión.

Cuando se activan las coberturas de una póliza, en los contratos de un seguro de vida se establece que ante el fallecimiento de la persona asegurada, se recibirá una indemnización que pueda suplir los ingresos que se dejarán de recibir tras el deceso. Dicha indemnización será recibida por la o las personas beneficiarias que la asegurada haya designado en el contrato y que, por lo general, suele ser su pareja y/o sus hijos. 

En el momento de la firma del contrato de un seguro, el tomador y la aseguradora establecerán quién es cada una de las figuras y las condiciones de la protección ofrecida.

¿Ahora ha quedado más claro? ¡Esperamos que sí! De todas formas, también debes saber que si tienes dudas a la hora de contratar un seguro médico o de cualquier tipo, en MGC Mutua contamos con un equipo de profesionales dispuesto a resolverlas. Ponte en contacto con nosotros y te atenderemos sin ningún compromiso.

Señales de alarma antes del suicidio: Qué hacer si tienes pensamientos suicidas

Quitarse intencionadamente la vida es más frecuente de lo que creemos. En 2020 se suicidaron 3.941 personas en España, a razón de 2.930 hombres y 1.011 mujeres. Y el número tiende a aumentar: En el año 2000 fueron 3.393 y en 1980 hubo que lamentar 1.652.

La tasa de suicidios es de 8,32 por cada 100.000 habitantes, inferior de la cifra media del mundo, que es de 9,41 por 100.000 habitantes. Siendo este dato hasta cierto punto alentador, lo cierto es que en España se suicidan 11 personas al día, como media. Y esta cifra da que pensar. ¿Hasta qué punto estos suicidios se pudieron evitar? Porque es posible que el suicida diera señales previas a su trágica decisión.

Se estima que una de cada 20 personas tendrá un intento de suicidio en algún momento de su vida; y todos los suicidios se podrían evitar con intervenciones adecuadas.

Pensamientos y sentimientos suicidas

Mucha gente experimenta pensamientos suicidas en algún momento de la vida. Te puedes sentir incapaz de seguir viviendo en las circunstancias en que te encuentras. Y, conforme a algunos expertos, es habitual que pienses o sientas alguno de los puntos que siguen:

  • Desesperanza, no tengo razón para vivir
  • Estoy triste y abrumado por sentimientos negativos
  • Tengo un dolor insoportable al que no se ve fin
  • Me siento inútil, ni querido ni necesitado por otros
  • Desesperado, no hay alternativa
  • Los demás estarán mejor sin mí
  • Mi cuerpo me es ajeno, estoy como entumecido
  • La idea de la muerte me fascina.

Es importante saber que sea lo que sea lo que estás pasando, pensar en el suicidio no significa que vayas realmente a cometerlo. Y tampoco que algo va muy mal en tu interior; es sólo un síntoma de que estás atravesando un momento de tristeza, trauma o dolor que no puedes soportar.

Señales de alarma

Cualquiera, sin distinción de edad, género o educación puede tener pensamientos suicidas. Y aunque puede ser muy difícil identificar que alguien está experimentándolos, hay algunas “banderas rojas” que pueden darnos la pista.

Si alguien que conoces tiene pensamientos suicidas, podrías notar ciertos cambios en su comportamiento. Pueden apartarse y evitar el contacto con personas a quienes quiere, pueden experimentar cambios de humor y pueden mostrar síntomas de ansiedad. Podrías notar que actúan sin demasiado sentido y oírles hablar mal de sí mismos. Otras señales son volverse más reservados o más controvertidos o dormir mucho, o demasiado poco.

Otros indicios de que alguien podría tener pensamientos suicidas son:

  • Si hablan de soledad, de sentirse atrapados y desesperanzados
  • Si afirman no tener razones para seguir viviendo
  • Si dejan de cuidarse
  • Hacen testamento, o se deshacen o regalan sus cosas
  • Cambios en la alimentación, adelgazando o engordando en exceso
  • Expresan irritación o deseos de venganza
  • Hablan del suicidio como solución a sus problemas.

Todos ellos revelan problemas de salud mental, y es importante que ayudes a tus próximos mientras pasan por esos momentos difíciles.

Factores de riesgo de suicidio

¿Existe un “algo” que incremente el riesgo de suicidio? La respuesta es que no hay un único “algo”: pero sí hay ciertos factores que pueden influir en ciertas personas más proclives al suicidio.

Cabe pensar que el factor de riesgo más importante es un intento anterior, pero parece que sólo una pequeña parte de los supervivientes de un intento de suicidio muere posteriormente por suicidio.

Hay multitud de razones por las que se tienen pensamientos suicidas: un gran cambio en la vida, un malhumor constante durante semanas, la pérdida de un ser querido… Y otros:

  • Tener un trastorno mental
  • Estar sin trabajo, o muy incómodo en el trabajo actual
  • Ser diagnosticado de una enfermedad grave
  • Vivir con una enfermedad crónica
  • Haber sufrido o ser testigo de abusos
  • Sufrir acoso o aislamiento social
  • Historial familiar de suicidio
  • Vivir solo, o separarse
  • Dependencia del alcohol u otras drogas
  • Rechazo a buscar ayuda
  • Encarcelamiento.

En realidad, cualquier cambio en la vida puede afectar a los sentimientos, y eso puede pasarle a cualquiera.

Muslim man comforting a sad girl mourning

Hablar con alguien con pensamientos suicidas

Hasta las dos terceras partes de los suicidas hablan de sus pensamientos antes de actuar. De modo que si alguien te comenta tener ese tipo de pensamientos, tómatelo muy en serio. Hay muchas maneras en que puedes ayudarle:

  • Inicia la conversación

Como primera medida, dile que no está solo y que es bueno hablar del asunto. Quizá te sea difícil, y es completamente normal no saber qué decir. Empieza por pequeñas preguntas pero directas, como “Cuéntame sobre…” o “Qué piensas de…”. Ese tipo de preguntas abiertas pueden animarle a hablar.

  • Sé directo

Las preguntas muy directas, como “¿has tenido pensamientos suicidas”? son muy adecuadas para que rompa a hablar sobre sus pensamientos. Puede ser una conversación incómoda, pero le ayudará a abrirse. Y cuando conteste, escucha atentamente y responde con más preguntas abiertas, sin expresar opiniones o consejos.

  • Muéstrale tu ayuda

Céntrate en lo que está sintiendo, y no en intentar resolver su problema. Con esto le harás ver que le estás escuchando y que te importa lo que te cuenta. Elige bien el momento y el sitio, de modo que se sienta cómodo para abrirse. Déjale tomarse su tiempo; para él, encontrar a alguien que le muestra la intención incondicional de ayudar es muy importante.

  • Muéstrate respetuoso

Hazle saber que entiendes lo mal que lo está pasando. Evita minimizar o descartar cualquier pensamiento o sentimiento que tenga, por banal que te pueda parecer, y no los juzgues. Que sepa que le estás escuchando, y que tienes para él todo el tiempo que quiera.

La verdad es que no hay una manera “estándar” de llevar este tipo de conversaciones… Lo importante es que sepa que estás con él o con ella.

  • Ofrécele ayuda

Puede ayudar algo tan simple como prepararle un café o salir con él a dar un paseo. Y también puedes ofrecerte a buscar ayuda profesional: hablando con su médico o buscando ayuda on-line.

Si tienes pensamientos suicidas

Piensa que no tienes que afrontar esos pensamientos solo y sí que tienes ayuda a tu disposición. Si estás abrumado por tu situación y sobrepasado por pensamientos y sentimientos negativos es importante que pidas ayuda.

  • Llama a un teléfono de ayuda

Encontrarás varios en Google. Teclea “línea ayuda al suicida” y podrás elegir entre bastantes de ellos. Una posibilidad es el teléfono de la esperanza, que lleva más de 50 años establecido en España. https://telefonodelaesperanza.org/contacto

  • Habla con tu médico

Pide una cita con tu médico de familia, que evaluará tu caso y podrá derivarte a las especialidades adecuadas; probablemente un psicoterapeuta a quien contarle tus sentimientos y pensamientos, y también posiblemente un psiquiatra, que prescribirá, si procede, los medicamentos adecuados.

  • Apóyate en tu familia y amigos

A lo mejor te resulta difícil, pero debes contarlo a los que te rodean. Es un paso importante en el control de los pensamientos suicidas. Contar cómo te sientes supondrá un enorme alivio y veréis juntos la forma en que mejor podrá ayudarte.

  • No te identifiques con tus pensamientos

Recuerda que los pensamientos que tienes sobre el suicidio son solo pensamientos. No tienes que actuar sobre ellos, sin importar lo abrumadores que te resulten o lo frecuente de que aparezcan. No siempre has tenido esos pensamientos, pues las emociones cambian. Y volverán a cambiar. Prueba a seguir un diario donde anotar lo que piensas. Podrá ayudarte a entender a fondo tus sentimientos.

  • Concéntrate en el “ahora”

Solo tienes que superar el momento presente. Sé cariñoso contigo mismo. Intenta no pensar demasiado en el mañana y concéntrate en el “ahora”. Haz algo que te gusta y también haz lo posible por distraerte: centrarte en tus pensamientos puede fortalecerlos, y será más difícil controlarlos. Sal con el perro, llama a un amigo u oye música. Márcate pequeñas metas, que te hagan concentrarte en ellas.

  • Busca lo positivo

Hazte una lista con lo que hay de positivo en tu vida y de lo que te gusta de ti mismo. Puede resultar difícil, pero intenta añadir algo a diario: una actividad que has disfrutado, un comentario que alguien hizo sobre ti, un gesto amable que tuviste con alguien.

  • Cuídate

Si te sientes capaz, haz ejercicio, que libera las hormonas del bienestar y tendrán un efecto positivo en tus sentimientos. Si estás tratando de relajarte busca tiempo para actividades que te ayuden a calmarte: un paseo por el campo, un baño caliente, tus libros “talismán”. La meditación, el mindfulness y las técnicas respiratorias pueden ayudarte en gran medida.