Salud y medicina

Qué es la anemia, sus tipos, y qué hacer para prevenirla

Para saber qué es la anemia conviene saber algo de la circulación de la sangre. El sistema circulatorio tiene una función importantísima, como es llevar a las células el alimento que necesitan (fundamentalmente oxígeno) y, a la vez, eliminar los desechos (como el anhídrido carbónico, o CO2) que las células producen. Y, por cierto, ¿sabías que la sangre es un tejido, y no un simple líquido corporal?

Los glóbulos rojos

La sangre tiene básicamente cuatro componentes: el plasma (que es la parte líquida), los glóbulos blancos (que sirven para luchar contra las infecciones), las plaquetas (que se unen entre sí para cicatrizar las heridas) y los glóbulos rojos.

Los glóbulos rojos (o hematíes, o eritrocitos) son las células encargadas del transporte de que hablábamos. Tienen como una bolsita con una proteína –la hemoglobina– que se une con facilidad al oxígeno y al CO2.

La anemia se produce cuando el cuerpo no es capaz de producir los glóbulos rojos necesarios, o bien los produce defectuosos.

Síntomas de la anemia. Diagnóstico

Sea cual sea el tipo de anemia, que describimos a continuación, los síntomas más habituales son:

  • Falta de energía y fatiga
  • Debilidad
  • Mareos, o sensación de desmayos
  • Dificultad para respirar
  • Irritabilidad
  • Dolores de cabeza
  • Dificultad para concentrarse
  • Palpitaciones, frecuencia cardíaca acelerada
  • Palidez.

Ante la sospecha de anemia, el médico pedirá un análisis específico de la sangre, en que aparecerá el déficit correspondiente al tipo de anemia que padece el paciente:

  • Niveles anómalos (más altos o más bajos) de glóbulos rojos o de hemoglobina
  • Niveles de hematocrito demasiado bajos (mide cuánto ocupan los glóbulos rojos en la sangre)
  • Volumen corpuscular medio (VCM), el tamaño promedio de los glóbulos rojos.

Tipos de anemia

Básicamente hay tres tipos diferentes: la anemia por falta de ácido fólico, la anemia por falta de vitamina B12 y la anemia por falta de hierro. Vemos a continuación cada una de ellas.

branch orange tree fruits green leaves in Valencia Spain

Anemia por falta de ácido fólico

El ácido fólico es una vitamina que juega un papel clave en la síntesis del ADN (material del núcleo de las células, que contiene los genes). Cuando falta el ácido fólico se deteriora la capacidad de síntesis del ADN, lo que perjudica la formación de nuevas células, entre otras los glóbulos rojos, que se producen en la médula ósea (en el interior de los huesos). La falta de ácido fólico disminuye el número de glóbulos rojos en la sangre, o sea produce anemia.

  • Por qué se produce esta anemia

La falta, o déficit, de ácido fólico se produce fundamentalmente por una nutrición defectuosa. Los alimentos que contienen ácido fólico son la fruta y las verduras, con lo que debes asegurarte de tomar suficiente cantidad de ellos. ¿Cuánto? Bueno, recuerda la regla de los cinco: cinco piezas de fruta (o porciones de verdura) al día.

Por el contrario, hay sustancias que perjudican la absorción del ácido fólico: el alcohol principalmente, pero también algunos medicamentos, como la píldora anticonceptiva, o ciertos fármacos anti-epilépticos.

Algunas enfermedades también disminuyen la absorción: enfermedades intestinales como la enfermedad de Crohn o la enfermedad celíaca, y otras enfermedades, como el hipertiroidismo la psoriasis, los tumores o inflamaciones crónicas.

Hay que mencionar que, en determinadas condiciones y trastornos, el cuerpo necesita más ácido fólico del normal, como durante el embarazo o la lactancia, por ejemplo.

La falta de ácido fólico es especialmente frecuente en ancianos cuya alimentación es incompleta, en personas indigentes o en alcohólicos.

  • Cómo se trata

Es importante encontrar la causa de la deficiencia, como podría ser una mala absorción intestinal o la toma de los fármacos citados.

Por lo general, el restablecimiento de una dieta adecuada y la supresión del alcohol serán de gran ayuda. Puede ser necesario tomar suplementos de ácido fólico en forma de comprimidos diarios durante algunos meses.

Anemia por falta de hierro

El hierro forma parte de la hemoglobina (esa proteína de los glóbulos rojos de que hablábamos) y es clave para que el hierro se una al oxígeno en su camino hacia las células.

Cuando el cuerpo dispone de poco hierro (porque no se absorbe el necesario en el aparato digestivo o porque perdamos hierro en exceso) se produce poca hemoglobina y también menos glóbulos rojos, lo que perjudica la correcta alimentación de las células. Esta anemia por déficit de hierro es la llamada anemia ferropénica.

  • Por qué se produce esta anemia

El hierro que necesita el organismo es variable. Los niños (por estar en época de crecimiento), los deportistas (por tener mayor gasto de energía), las embarazadas y las mujeres lactantes (por la mayor necesidad que conlleva alimentar al feto o al lactante) tienen todos ellos mayores necesidades de hierro.

El hierro se encuentra en carnes y pescados. Y también en los cereales, el cacao, las legumbres y la fruta y las verduras de hoja verde, pero el hierro presente en este segundo grupo se absorbe con mayor dificultad que el que contienen carne y pescado.

La falta de hierro suele deberse a una alimentación pobre en hierro o a una mala absorción. Es frecuente en vegetarianos estrictos o en veganos y, de nuevo, en ancianos y otras personas con alimentaciones defectuosas.

Otra causa del déficit de hierro es la mala absorción digestiva. Otra vez, la enfermedad de Crohn, la enfermedad celíaca o la falta de secreción de ácido péptico en el estómago pueden causarla. Finalmente, una hemorragia excesiva también puede ser la causante.

  • Cómo se trata

El primer paso es descartar una posible causa, como alguna de las mencionadas antes. En cualquier caso, suele ser necesario que el paciente tome suplementos que aporten hierro. Si se establece la causa, con el aporte adicional de los suplementos, la anemia suele desaparecer.

No siempre es fácil la absorción del aporte adicional de hierro y siempre es mejor que los suplementos contengan también vitamina C y se ingieran con el estómago vacío; pero esto puede irritar algunos estómagos, en cuyo caso habrá que tomarlos con las comidas. El hierro puede teñir de negro las heces.

Anemia por falta de vitamina B12

La vitamina B12 tiene, como el ácido fólico, un papel clave en la síntesis del ADN y como en aquel caso, su falta producirá una disminución de la producción de nuevas células, incluidos los glóbulos rojos. Otra función de esta vitamina es mantener las vainas de recubrimiento de los nervios, formadas básicamente por una sustancia, la mielina, cuya falta produce trastornos serios en la transmisión nerviosa.

En resumen, el déficit de vitamina B12 produce una peor producción de glóbulos rojos y un daño progresivo del sistema nervioso.

  • Por qué se produce la anemia por falta de vitamina B12

La vitamina B12 está presente en las carnes y las vísceras, principalmente y en menor proporción en los pescados, los huevos y la leche y se absorbe en el íleon, la última parte del intestino delgado. La absorción requiere la mediación de varias proteínas producidas por el estómago y el páncreas, en un proceso bastante complejo. La mala absorción se puede producir por la existencia de bacterias o parásitos en esa zona, que roben la vitamina al cuerpo.

Otra posible causa es la existencia de fallos de las proteínas del estómago (principalmente) o las pancreáticas, necesarias, como hemos visto, para la correcta absorción.

También puede darse como consecuencia de una alimentación defectuosa que suprima, por ejemplo, leche y huevos. Esta vitamina no se encuentra en las verduras.

Pero la causa más frecuente de todas es la que da lugar a la anemia perniciosa, que es más frecuente en ancianos. Consiste en un error del sistema inmunológico que acaba destruyendo las células del estómago responsables de la producción de la proteína más importante para la absorción en el íleon. Esta proteína se llama habitualmente “Factor Intrínseco”. La consecuencia a largo plazo en el estómago es que puede degenerar en un cáncer en dicho órgano.

  • Cómo se trata

Lo más importante es establecer la causa del déficit. Si se trata de bacterias o parásitos en el íleon, será necesario un tratamiento antibiótico (o incluso quirúrgico, para corregir una posible anomalía anatómica).

Sea la causa cual sea, se debe instaurar un tratamiento a base de inyecciones intramusculares periódicas de vitamina B12. En algunos casos, el tratamiento puede ser necesario durante la vida del paciente.

Prevención de la anemia

La gran mayoría de las anemias son consecuencia de una alimentación inadecuada. La mejor manera, por tanto, de prevenir la anemia es seguir una dieta equilibrada, rica en vitaminas y con alimentos, como la carne, que contengan hierro.

Las mujeres embarazadas o en proceso de lactancia son proclives a tener alguna carencia de alguno de los componentes, con lo que el ginecólogo sugerirá los suplementos adecuados para paliar esas carencias.