Bienestar

No llorar es malo para la salud: ¿Quieres saber por qué?

Todos en algún momento hemos tenido alguna llantina y… ¿verdad que uno se siente mejor después? Es una mezcla de alivio, relajación y hasta una cierta lasitud, todo lo cual produce una sensación reconfortante.

Y el caso es que nos decían, de niños, que llorar era cosa de débiles y que en resumidas cuentas, había que aguantar el tipo y guardarse el llanto para uno mismo. Ese tragarse uno el llanto era considerado una señal de valentía, de fortaleza. Y esa señal es falsa. La valentía está precisamente en lo contrario, en dejar salir las tristezas, porque es bueno hacerlo.

Aquí te explicamos por qué es bueno llorar y, por el contrario, por qué es malo no hacerlo.

Llorar te calmará

Liberarás las emociones que tienes acumuladas. Según algunas investigaciones, llorar activa el sistema nervioso parasimpático, que se activa cuando ha pasado un estado de peligro, o de ansiedad, produciendo un estado de reposo que te relajará.

Alivia el dolor físico

El alivio que se produce tras llorar, ese del que hablábamos antes, es en realidad consecuencia de mostrar las emociones, lo que nos libera del estrés que produce la tristeza. Las sensaciones físicas que conlleva la tristeza –por ejemplo el dolor de cabeza– disminuirán drásticamente tras dejarlas salir al exterior, en lugar de acumularlas en nuestra mente. No se conocen exactamente las causas, pero la liberación de la hormona del estrés, el cortisol, parece disminuir en el cuerpo tras el llanto.

Levanta el ánimo

El llanto opuesto al que produce el dolor, o sea, el llorar de felicidad es en realidad que el cuerpo busca la recompensa de liberar las emociones –positivas en este caso– y logra que sientas una felicidad adicional.

Mejora el sueño

Por lo mismo que el estrés, la ansiedad y la depresión son muy nocivas para un sueño de calidad, la desaparición de todos esos estados anómalos te facultará para que dormir mucho mejor.

Mejora tus relaciones sociales

Que alguien querido te vea llorar va a causar que se interese inmediatamente por ti y te va a ofrecer su ayuda, de la forma que sea. Aunque sólo sea sentándose a tu lado en silencio, o pasándote una mano por el hombro. Esos simples gestos van a mejorar tu relación con él o con ella.

Te va a hacer más fuerte

Al llorar, liberas tus emociones y estás suprimiendo o paliando tus sentimientos negativos, que de lo contrario quedarían escondidos en tu interior. Hacerles frente e intentar superarlos te fortalecerá.