Salud y medicina

¿Por qué te duele la planta del pie?

Muchas personas pueden sentir dolor en la planta del pie al caminar. La Sra. Eva Moya, especialista en podología del Centro Médico MGC, nos habla de las causas que pueden provocar dolor plantar, la manera de prevenirlo,así como la importancia de una buena elección de nuestro calzado.

¿Qué causa dolor plantar al apoyar el pie?

Las causas pueden ser varias y las podemos dividir en 5 bloques:

Dolor estructural en el pie

Uno sería el dolor relacionado con la parte estructural del pie, la relativa a su forma. Un ejemplo sería un pie cavo, un pie con mucha bóveda plantar, un pie muy plano o un pie con los dedos encogidos, que facilita la hiperpresión plantar.

Causas biomecánicas

Otro bloque serían las causas biomecánicas, que están relacionadas con el movimiento del pie y de la extremidad inferior al caminar. Aquí podemos mencionar las desviaciones con lateralidad, las que van de lateral a lateral o las desviaciones que se producen con alguna rotación de la extremidad.

Usar calzado incorrecto

Otra causa muy importante que puede producir dolor en la planta del pie sería el calzado. Según la forma y las características del zapato podemos hacer que el pie se apoye de manera más pronunciada por la parte de delante o por la parte de atrás.

Lesiones de la piel

La cuarta causa sería la relacionada con lesiones de la piel, como callosidades, verrugas, ampollas, algo que se nos haya clavado, cicatrices, heridas, infecciones…

Enfermedades del aparato locomotor

Y la quinta causa sería la relacionada con enfermedades del aparato locomotor en general, como la artritis, la artrosis o enfermedades neurológicas que puedan causar dolor plantar al caminar.

¿Qué tipos de dolor en el pie podemos sentir?

Los tipos de dolor al apoyar la planta del pie pueden ser muy diversos, tal y como sucede en el resto del cuerpo. Es posible notar pinchazos, ardor, escozor, pinzamiento, algún tipo de pellizco, dolor como si nos hubiéramos dado un golpe, tracción, compresión y un largo etcétera.

Aprender a identificar las diferencias entre unos y otros será lo que permita obtener un diagnóstico. A grandes rasgos, los dolores se clasifican según la zona del pie que moleste.

Dolor en los dedos

Las causas más comunes del dolor de dedos son los callos, las bursitis en alguno de ellos, las uñas encarnadas, los juanetes o los dedos en forma de martillo.

Dolor en la parte frontal del pie

Puede presentarse una fractura por sobrecarga, metatarsalgias, sesamoiditis o neuromas entre los dedos.

Dolor en la parte media del pie

En esta zona, las lesiones más frecuentes son la pronación excesiva o el síndrome del túnel tarsal.

Dolor en el talón

El dolor en el talón es una de las molestias que aparecen en la planta del pie. Las causas son muy diversas, como la fascitis plantar, los espolones, la deformidad de Haglund o las tendinitis.

Arco y planta del pie

Las molestias en este caso se deben a un arco excesivo o a la carencia total de este, es decir, un pie plano.

Aquellas personas que practican deporte son quienes tienen un riesgo mayor de padecer dolencias en el pie, sobre todo en la planta. Ya sea por una sobrecarga por exceso de actividad o por la presión que se ejerce sobre aquella.
Otras causas del dolor en el pie son permanecer un número elevado de horas de pie, el uso de tacones o zapatos incómodos, el sobrepeso, el pie plano o con demasiada curvatura, las asimetrías marcadas en la estructura ósea o una pisada incorrecta.

Pinchazo en la planta del pie, el dolor más común

Los pinchazos en la plata del pie pueden deberse a la obesidad, al uso de un tipo de calzado que no ofrece la comodidad necesaria o a permanecer muchas horas al día de pie.

No tiene por qué tratarse de zapatos de tacón alto, ya que una suela completamente plana o con una mala amortiguación pueden tener las mismas consecuencias negativas.

Pero además de estas causas, el dolor en la planta del pie también puede deberse a una fascitis plantar. La fascia es el tendón del arco del pie, y cuando se inflama causa dolor, generalmente en la zona del talón.
A menudo se confunde con un espolón calcáneo, que es el crecimiento de este hueso, cuya ubicación es muy próxima a la fascia.

Causas de la fascitis plantar

La fascia plantar es una banda que recorre toda la planta del pie y que va unida a los huesos metatarsianos. Además, es la responsable de que tengamos curvatura o un arco, ya que va desde los dedos hasta el talón.

Cuando esta banda es corta, el arco es muy pronunciado; cuando es muy larga, el pie tiende a ser plano. Con el paso de los años, pierde elasticidad y la capa de grasa del talón que absorbe el impacto al andar se pierde.

Así, la carencia de puente porque la fascia es excesivamente larga, el paso del tiempo o un sobresfuerzo de actividad física, en particular las carreras, que aumentan el impacto en el talón, son causas posibles del dolor en la planta del pie.

Cómo curar el pinchazo en la planta del pie

Si se padece una fascitis plantar, el tratamiento depende de la gravedad. El uso de medicamentos consiste en antiinflamatorios, que deben combinarse con los estiramientos y el fortalecimiento de la planta del pie.

Así mismo, puede requerirse fisioterapia, férulas nocturnas y plantillas ortopédicas. En los casos más graves, puede ser necesario utilizar inyecciones con esteroides, terapia con ondas de choque, ultrasonidos para reparar el tejido y, en última instancia, cirugía.

Cómo prevenir los pinchazos en la planta del pie

Para evitar experimentar dolor en la planta del pie es imprescindible apostar siempre por calzado que sea de calidad. En especial para la práctica de deporte o cuando se caminan muchas horas o se trabaja de pie. Si se usan tacones altos habitualmente, hay que reducir la altura progresivamente para evitar causar tensión en otras zonas del pie o la pierna.
Si la causa se debe a la propia anatomía del pie, habrá que consultar con un especialista para que valore la pisada y pueda diseñar una plantilla específica.

De manera general, se recomienda realizar con frecuencia estiramientos de la plata del pie, así se reducirá la tensión acumulada.

¿Por qué te duele la planta del pie?

¿Qué hacer cuando te duele la planta del pie? Acudir a un especialista

Deberíamos ir a un especialista cuando este dolor en la planta del pie es persistente, cuando no mejora con el reposo ni con el cambio de calzado, cuando vemos una lesión o un cambio en la piel como un cambio de color, un cambio de textura o un cambio de volumen y, sobre todo, cuando nos impide caminar con normalidad.

Consejos para aliviar el dolor en la planta del pie

Dependerá mucho de la causa que nos está provocando el dolor en el pie. Lo primero que debemos hacer es inspeccionar la zona que nos duele y ver si hay alguna herida o alguna lesión que podamos tratar desde casa. Si es así, debemos lavar muy bien la zona con agua y jabón, desinfectarla y protegerla.

El calzado es muy importante porque es un elemento esencial a la hora de caminar. Cuando sentimos dolor al apoyar el pie debemos revisar los zapatos que solemos utilizar y hacer una buena elección en función de sus características. Por ejemplo, la suela debe ser un poco gruesa y que amortigüe nuestros pasos; la altura del talón debe ser de unos 2 o 3 centímetros; la puntera debe ser lo suficientemente ancha para que los dedos no vayan encogidos y tengan cierta movilidad. Y es muy importante  –y esto de cara a calzado más abierto no se tiene demasiado en cuenta– la sujeción del pie, sobre todo por el lado del talón, para que vaya sujeto, no se mueva a su aire y podamos apoyar el pie correctamente al caminar.

¿Por qué te duele la planta del pie?

Cuando la causa del dolor en el pie es estructural o hay una alteración del movimiento de la extremidad inferior y del pie, probablemente se deberá compensar con una plantilla o un elemento corrector. Cuando la causa es más bien inflamatoria, podemos recurrir a medicamentos anti inflamatorios, sobre todo cuando el dolor es más agudo. Y si el dolor se produce por alguna alteración en la musculatura, en los ligamentos de la extremidad inferior o en cualquier músculo que puede intervenir en la dinámica del pie y al caminar, podemos tratarlo desde la fisioterapia y la rehabilitación.

¿Se puede prevenir o evitar el dolor plantar?

Para prevenir y evitar el dolor de pies debemos hacer incidencia en una buena elección de nuestros zapatos: elegir un buen calzado que evite la hiperpresión plantar, con una suela, una sujeción del pie y una amplitud adecuadas para evitar heridas y zonas de más carga en la planta.

También debemos conocer qué tipo de estructura de pie tenemos y si nuestra manera de caminar nos puede estar provocando dolor: mediante un estudio de la marcha podemos saber si tenemos alguna desviación de la extremidad inferior durante el apoyo y durante la dinámica. De esta manera podemos prevenir posibles sobrecargas que, a la larga, pueden causar dolor o alguna lesión.

En MGC Mutua cuidamos hasta el más mínimo detalle de la salud de nuestros mutualistas. Con nuestro seguro de salud pueden acceder a los mejores profesionales en podología y tratamiento de este tipo de dolores plantares. Si quieres estar cubierto ante cualquier situación que pueda surgirte o cualquier incidencia, ponte en contacto con nosotros y te informaremos sobre cómo funcionan nuestras pólizas de seguro de salud sin ningún tipo de compromiso.