Salud y medicina

Una Navidad libre de estrés

Navidad sin estrés

Si las fiestas navideñas suelen estar llenas de actividades y compromisos que pueden resultar estresantes y agotadores, este año, que además tendrán que ser diferentes a lo que estamos acostumbrados, esta sensación se puede multiplicar. ¿Cómo podemos vivir esta Navidad libre de estrés?

Mentalizarnos de que será una Navidad diferente (que no peor)

La próxima Navidad será la más diferente de estos últimos años. Es de lo primero que nos tenemos que mentalizar para que esta situación no nos añada un extra de estrés. Como ya hemos explicado en otro artículo, no se trata de renunciar a las fiestas de Navidad, sino de reinventarlas y adaptarnos a la situación actual para reducir al máximo las situaciones de riesgo. La actitud con la que enfrentamos esta realidad será clave a la hora de disfrutar de las fiestas y no dejarnos atrapar por la tristeza o la frustración de lo que no puede ser como siempre, como el hecho de que las  reuniones familiares tengan que ser más reducidas o que tengamos que renunciar a algunas actividades tradicionales.

Navidad sin estrés

Evita los conflictos familiares que pueda desencadenar esta Navidad atípica

Lo más prudente es no juntarnos esta Navidad, esto es así. Y, si decidimos hacerlo, hay que tener en cuenta una serie de precauciones para disminuir las posibilidades de contagio del coronavirus. Es más que probable que en la familia existan diferencia de opiniones y de sentimientos respecto a esta situación y pueda haber tensiones. La recomendación para evitar discusiones es hablar con antelación para exponer nuestro punto de vista y respetar las decisiones de los demás: ni enfadarnos si alguien dice que no va porque no se siente cómodo o tiene prevención, ni enfadarnos si alguien dice que no vayamos a su casa por el mismo motivo. 

Olvídate de crear “la experiencia perfecta”

Películas, series y anuncios nos muestran siempre unas Navidades perfectas que muchas veces se convierten en nuestro modelo y definen nuestras expectativas. Aspirar a ser la familia feliz y los anfitriones perfectos ofreciendo una comida o cena de Navidad espectacular es un factor que nos crea estrés. Lo más importante es hacer, con nuestros recursos y posibilidades, algo que nos traiga felicidad, nos motive a pasar un tiempo juntos y que sea significativo para todos.

Navidad sin estrés

Planifica

Siempre hay muchas cosas por hacer por Navidad y siempre tenemos la sensación de que no tenemos horas suficientes: decorar la casa, hacer compras, organizar las reuniones de los días señalados, aprovechar para hacer actividades con los más pequeños… Planificar todo lo que queremos hacer es una buena forma de evitar estrés. Por ejemplo, podemos ayudarnos de un calendario de adviento personalizado para ir distribuyendo tareas y actividades o hacer una lista de tareas pendientes, priorizando las más importantes, e ir haciéndolas poco a poco. En este punto es recomendable distribuir las responsabilidades entre toda la familia y asignar tareas. Y, aunque muchas veces nos cueste, para no cargarnos con toda la responsabilidad y que podamos disfrutar las fiestas sin agobios, no pasa nada si tenemos que pedir ayuda y delegar tareas a los demás. 

En las comidas y cenas navideñas, planifica el menú con antelación

Como este año, por las limitaciones sociales, no vamos a hacer reuniones multitudinarias en casa, planificar las comidas y cenas de Navidad va a ser más sencillo que otros años. Pero seamos más o menos personas, planificar es importante para reducir el estrés. Es conveniente tener claro qué platos vamos a cocinar y asegurarnos de tener los ingredientes necesarios antes de que se agoten, ya que hay productos estrella en estas fechas que, si los dejamos para última hora, pueden ser difíciles de encontrar. Con que dejemos para última hora sólo los productos frescos, todo lo demás podemos ir comprándolo con antelación.

Y este año, ¿por qué no aprovechamos para hacer un menú más saludable? Comer sano no tiene por qué ser aburrido y en este artículo te proponemos un montón de recetas que te pueden inspirar.

Navidad sin estrés

Compras navideñas

Los regalos de Navidad y de Reyes son uno de los puntos que suelen estresar más durante las fiestas. Aquí también es recomendable planificar y no dejar esta tarea para última hora. Es recomendable hacer un presupuesto para que no gastemos más de lo necesario por haberlo dejado todo para el final y tener que comprar cualquier cosa en el último momento. Si nos gusta hacer regalos sorpresa, podemos hacer una lista de ideas para no ir a comprar sin rumbo esperando a ver qué encontramos, cosa que genera mucho estrés y desgaste de energía. Si queremos hacer más fácil esta tarea y asegurarnos de acertar con los regalos, podemos pedir a nuestros seres queridos una lista de cosas que les gustarían o que necesitan. Realmente es mucho más práctico y nos ahorra tiempo, estrés y desgaste emocional. Y, si no tenemos mucho presupuesto, siempre es original hacer regalos personalizados que hayamos hecho nosotros mismos.

Otro punto que debemos tener en cuenta es que si hacemos las compras con antelación evitaremos aglomeraciones en las zonas comerciales y tendremos más posibilidades de encontrar lo que queremos. Por este motivo es interesante evitar las horas de más afluencia u optar por las compras online. Y no olvidemos tener preparados los elementos para envolver los regalos: papel, bolsas, cintas, adornos… ¿Quién no se ha encontrado en el último momento con que no tiene suficiente material para envolver?

Navidad sin estrés

Disfruta del aire libre

Nada mejor este año que priorizar las salidas y encuentros al aire libre. No solo disminuirá el riesgo de contagio, sino que el contacto con la naturaleza nos proporcionará momentos de desconexión y relax que nos van a permitir disminuir el estrés de estos días festivos. 

Dedica tiempo para ti y descansa bien

Duerme bien, el descanso es importante para controlar el estrés. Y contar con momentos para nosotros mismos, para relajarnos, también es importante para liberar tensiones y desconectar un poco si nos hace falta.