Salud y medicina

Cómo evitar la parálisis del sueño

Parálisis del sueño

La parálisis del sueño es un trastorno en que el paciente presenta una incapacidad de efectuar cualquier movimiento nada más despertarse. Por explicarlo de una manera simple, es como si la mente se despertara, pero el cuerpo siguiera dormido.

Aunque no suele durar más de uno o dos minutos, la sensación de angustia que los pacientes sufren durante ese tiempo es bien comprensible. En algunos casos, a esa inmovilidad corporal van unidos alucinaciones o sueños, como por ejemplo la sensación de que hay alguien en nuestra habitación u otras percepciones visuales o auditivas.

Este trastorno es relativamente frecuente: se estima que afecta de forma recurrente hasta a un 8% de la población, aunque igualmente se piensa que hasta un 50% de nosotros padecerá algún episodio a lo largo de la vida.

El sueño

El sueño tiene dos etapas fundamentales, que se suceden cíclicamente a lo largo de la noche: la fase No-REM y la fase REM. REM son las siglas de Rapid Eye Movement o movimiento rápido del ojo.

La fase no REM es la de transición desde el estar despierto (o sea, la vigilia) al sueño profundo y se suele subdividir en tres fases: adormecimiento, sueño y sueño profundo. Durante el sueño profundo es cuando más descansamos, y la respiración, el ritmo cardiaco y la presión arterial disminuyen.

La fase REM se caracteriza por esos movimientos rápidos del ojo que le dan nombre y durante la cual la respiración y el ritmo cardiaco vuelven a acelerarse y la presión arterial aumenta. Y, a la vez, los músculos se paralizan. Es la fase en la que se producen los sueños y donde se consolidan la memoria y los recuerdos. A lo largo de ocho horas de sueño saludable se producen cinco ciclos como media.

La parálisis del sueño se presenta cuando el despertar se produce en plena fase REM, en la que el cerebro está despierto, pero los músculos no.

Qué lo causa

No se sabe con exactitud sus causas. Lo que sí sabemos es que el trastorno se presenta más frecuentemente en los siguientes casos:

  • Dormir poco, o no lo suficiente
  • No seguir un horario fijo para irse a dormir
  • Personas sometidas a tensión o estrés
  • Personas que duermen boca arriba

Asimismo, la parálisis del sueño se ha presentado en pacientes de los siguientes problemas médicos:

  • Problemas del sueño, como la narcolepsia
  • Problemas mentales, como el trastorno bipolar, el trastorno de pánico o el trastorno de estrés post-traumático (TEPT).
  • Algunos medicamentos usados para el trastorno de déficit de atención por hiperactividad (TDHA)
  • Consumo de drogas.

Tratamiento. Cuándo acudir al médico

Debe quedar claro que nada de lo anterior puede considerarse como causa de la parálisis del sueño: simplemente se da con mayor frecuencia en los casos citados. Repetimos que no se conocen las causas del trastorno, de modo que no se puede tratar. Desde luego, se puede intentar evitar las circunstancias citadas en el punto anterior, o sea dormir lo suficiente, siempre a las mismas horas, procurar evitar el estrés (meditación, mindfulness), no dormir boca arriba y, desde luego, no consumir drogas. La buena noticia es que no es grave.

Si se presenta con relativa frecuencia, podría deberse a alguno de los problemas médico citados, con lo que en estos casos procede que el médico investigue si es debido a algún problema médico en el que hay que profundizar.