Salud y medicina

¿Te cuidas la vista? Podrías estar haciendo 8 cosas que la perjudican

mujer cansada con gafas A pesar de su aspecto frágil, los ojos son bastante duros. Pero no irrompibles, claro. Y hay actividades diarias que los pueden estropear: que pueden causar bastante daño a la visión. Aquí te exponemos 8 de ellas.

1. Pasar demasiado tiempo ante la pantalla

Nos referimos, claro está, al ordenador, la tablet, el móvil, los e-books o cualquier otra. Cada vez estamos más tiempo ante ellas, ya sea para responder mails, para consultar internet, para chatear, leer o por motivos de trabajo. Y esto va en detrimento de la vista; hay oftalmólogos que hablan ya de una epidemia de problemas oculares derivados directamente del excesivo uso que hacemos del ordenador y demás. Si crees que es tu caso, lo que deberías hacer es revisarte periódicamente los ojos, sobre todo si llevas lentillas. El oculista, o el optometrista, podrán recomendarte lo más adecuado. Pregúntale sobre las lentillas que retrasan la sequedad del ojo que habitualmente producen; estas lentillas pueden llevarse hasta 16 horas, pues retienen la humedad del ojo.

2. No hacer caso de los dolores de cabeza

Los dolores de cabeza pueden estar provocados por la vista y, si los tienes con alguna frecuencia, podría deberse a algún problema. Por ejemplo, y esto enlaza con el punto anterior, podría tratarse del “Síndrome Visual Informático” (SVI). Si estás muchas horas delante del ordenador, el síndrome se manifiesta con una serie de síntomas molestos, de índole muscular, que afectan a hasta 9 de cada diez personas que trabajan ante el ordenador. Si tienes dolores de cabeza, merece la pena que vayas a un profesional (un optometrista diplomado o un oftalmólogo) para comprobar si es la vista quien los provoca.

3. Llevar lentillas demasiado tiempo

No debes llevar puestas las lentillas más tiempo del recomendado. Esta especificación puede parecer evidente, pero no todo el que porta lentillas la sigue. No te debes volver a poner las lentillas de un solo uso o, si son de uso mensual, no pasar del mes. Y por supuesto, no debes dormir con ellas, a no ser que sean específicas para ello.

4. No hacer caso de la sequedad del ojo

Una de las principales causas del SVI (Síndrome Visual Informático, explicado más arriba) es la sequedad de los ojos. ¿Sabías que parpadear es muy importante para mantener la adecuada hidratación? Bueno, pues varios estudios han puesto de manifiesto que estar ante el ordenador puede disminuir el número de parpadeos hasta cinco veces. Cuando el ojo se seca, puede provocar incomodidad, enrojecimiento e incluso visión borrosa. Los ambientes con aire acondicionado o calefacción por aire no hacen sino agravar el problema. ¿La solución? Unas gotas, que el mismo farmacéutico podrá recomendarte para mantener los ojos hidratados. lentillas

5. Usar gafas ajenas (o, peor todavía, las lentillas)

Oímos con frecuencia decir eso de ‘déjame unas gafas’ para leer un texto; quien lo hace verá que ve mejor con ellas y, si es algo puntual, bueno. Pero no debes usar gafas que no sean las adecuadas para tur ojos. Se puede producir el llamado estrés visual, que es un conjunto de síntomas como vista cansada, visión borrosa, dificultad para centrar la vista en un punto dado, fatiga e incluso dolor de cabeza. Esto es especialmente arriesgado con las lentillas, pues además de lo ya dicho, pueden generarse infecciones.

6. Las gafas “todo a cien”

No debes utilizar esas gafas que se venden en cualquier parte. Como primera medida, tienen la misma graduación para los dos ojos, lo cual no sucede sino muy raramente. Además, los cristales no serán de buena calidad y pueden provocar toda esa serie de problemas de que te venimos hablando, desde el Sídrome Visual Informático hasta dolores de cabeza. Si ves mal, acude a un oftalmólogo o a un establecimiento diplomado en óptica para que te gradúen la vista y te hagan las gafas adecuadas.

7. No renovar las gafas o las lentillas

La vista, la agudeza visual, cambia con el tiempo. Las gafas o lentillas que te valían hace dos o tres años pueden no ser ya las adecuadas a tu visión actual, sobre todo si pasas mucho tiempo ante el ordenador. Una revisión en una óptica profesional te indicará si debes, o no, renovarlas.

8. Usar lentillas rayadas

Las lentes de contacto deben estar bien limpias y libres de rayas. Éstas interfieren an la visión y causan deslumbramientos y luces parásitas. De noche, o en malas condiciones de luz (y para qué hablar si conduces) pueden ser peligrosas. Ante el ordenador, las gafas o lentillas rayadas causan deslumbramientos imperceptibles, lo que acaba causando cansancio en la vista y estrés visual.