Salud y medicina, Salud y medicina

¿Qué ocurre cuando nos da «un vuelco» el corazón?

Vuelco al corazón

A casi todos nos ha pasado alguna vez: sentimos que el corazón se nos para, nos sube como a la garganta y se produce algo parecido a una sensación momentánea de vacío. Puede ocurrir tras una sorpresa, un susto o sin motivo aparente, y muchos lo definimos como “un vuelco al corazón”.

En realidad esta sensación, que puede ser angustiosa, se corresponde con un tipo de arritmia llamada “extrasístole” y que en principio no debe preocuparnos. ¿Por qué sucede este vuelco al corazón o extrasístole?

Sensación de que el corazón nos da un “vuelco”

El corazón tiene un mecanismo que mantiene un ritmo estable y constante de bombeo de la sangre o latido según nuestras necesidades de cada momento. Sin embargo, a veces puede ser que uno de los latidos se descoloque y se adelante, lo que crea una alteración del ritmo del bombeo. En ese momento, el mecanismo del corazón debe ajustarse generando una pequeña pausa para recuperar la frecuencia normal, y es este proceso el que nos produce esa sensación de “salto” o “vuelco” al corazón.

Extrasístole: Explicación médica del “vuelco” al corazón

Este vuelco al corazón, es en realidad  un fenómeno natural que técnicamente se denomina “extrasístole”. Puede ser auricular y ventricular, aunque generalmente lo que se produce es una extrasístole auricular.

Las aurículas son las cámaras del corazón que reciben la sangre para enviarla a los ventrículos. Si por razones externas se contraen a destiempo, la sangre no puede llegar a los ventrículos, ya que las válvulas auriculoventriculares se encuentran cerradas. Así, se produce una onda de presión hacia las venas, que es lo que genera esa sensación de angustia o palpitaciones.

¿Son normales estos sobresaltos en el corazón?

Las extrasístoles son un fenómeno muy común: una de cada dos personas puede padecerlas ocasionalmente a lo largo de su vida, desde niños hasta ancianos, aunque es probable que la frecuencia aumente con el envejecimiento. Pueden aparecen de forma aislada, en parejas o en rachas y no suelen ser indicativo de ningún problema cardiaco. Aunque la mayoría de las extrasístoles pasan inadvertidas, cuando las notamos podemos sentir alguna sensación en el tórax, la zona del corazón o en el cuello.

¿Por qué sientes vuelcos al corazón?

El fenómeno de las contracciones prematuras en las aurículas o ventrículos, que se manifiesta con un latido irregular y la sensación de un posible bloqueo cardíaco, sigue siendo un misterio para la medicina, especialmente cuando se trata de personas sin otros problemas.

Pero aunque se desconocen muchos aspectos sobre la naturaleza de las extrasístoles, como cuáles son las causas exactas de su aparición o por qué motivo desaparecen sin dejar rastro, sí que hay indicios de que los factores que a continuación pueden tener alguna relación.

Consumo de sustancias excitantes

El café y el té forman parte de nuestro día a día, y es raro encontrar a alguien que no consume al menos una de estas dos bebidas. Sin embargo, cuando el consumo es excesivo o se es particularmente sensible a ellos, nuestro organismo puede responder con alteraciones en el ritmo cardíaco. Una de ellas son las extrasístoles o vuelcos en el corazón.

Pero además de estas dos bebidas excitantes, también los refrescos como la Coca Cola producen el mismo efecto. Las personas en edad avanzada son más susceptibles de padecerlos.

Situaciones de estrés prolongado

El estrés y la ansiedad son los dos grandes males de esta era. La inestabilidad laboral, los problemas a nivel social, el ritmo de vida marcado por las prisas, el exceso de carga de trabajo y un largo etcétera provocan niveles de estrés excesivamente elevados. Cuando además se prolongan en el tiempo, pueden dar lugar a multitud de patologías, entre las que se encuentran los vuelcos en el corazón. Otras causas similares son la fatiga o el malestar.

Consumo de algunos medicamentos

Aunque suele ser muy poco frecuente, algunos medicamentos, como los que están indicados para el asma, pueden provocar extrasístoles.

Enfermedades y patologías

Aquellas personas con enfermedades del corazón tienen un riesgo más elevado de padecer vuelcos en dicho órgano, sobre todo las extrasístoles ventriculares. En el caso de padecerlas, se recomienda cuidar la alimentación y los hábitos de vida para no potenciar su aparición.

Otras patologías que pueden actuar como desencadenantes son la anemia, el hiper o hipotiroidismo, las hernias y reflujos gástricos o las deficiencias de sales minerales.

Alteraciones en la concentración de electrolitos

La diarrea o el sudor suponen una pérdida de electrolitos para el organismo. Estos son ácidos, bases o sales, e incluyen calcio, magnesio, cloruro, fósforo, sodio y potasio. Los aumentos o descensos de estos también están relacionados con los vuelcos en el corazón.

¿Cómo debemos actuar?

Aunque para pacientes sin problemas cardiacos no suelen suponer ningún problema para la salud, si las extrasístoles se producen de forma frecuente o generan ansiedad y preocupación, siempre es recomendable visitar a nuestro médico para que nos ofrezca un diagnóstico y pueda descartar que son síntomas de otras patologías. Normalmente se realiza un electrocardiograma para detectar los latidos adicionales del corazón, cómo se distribuyen y si hay algún factor que los origina. También se puede realizar un Holter (electrocardiograma de larga duración: 24 h o más) y una prueba de esfuerzo. Si las extrasístoles desaparecen durante la realización de ejercicio, por lo general se las considera inofensivas.

vuelco en el corazon extrasistole

En general, y si no suponen ningún problema relacionado con el corazón, podemos controlar estos “vuelcos al corazón” manteniendo hábitos saludables: eliminar de la dieta alimentos y bebidas excitantes (café, té…), realizar ejercicio y aplicar técnicas para reducir la ansiedad y el estrés (yoga, relajación…), así como tener cuidado con algunos fármacos que puedan producir esta irregularidad en el latido cardiaco. Conocer nuestra frecuencia cardíaca normal puede ayudarnos a detectar si en determinados momentos el ritmo del corazón es más rápido o más lento y a detectar posibles problemas de salud.