Salud y medicina

«Prohibición total a cualquier forma de publicidad de tabaco»

Este es el lema que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha escogido este año para el Día Mundial Sin Tabaco, que se celebra el 31 de mayo. Las estadísticas revelan que la prohibición de la publicidad y el patrocionio del tabaco es una de las formas más eficaces para reducir la demanda de tabaco, según señala la OMS.La evidencia muestra que prohibir completamente la publicidad del tabaco conduce a reducir el número de personas que se inician en el hábito y que continúan fumando. Recordemos que el consumo de tabaco es la causa principal evitable de muerte y que, actualmente, es la responsable de la muerte de uno de cada 10 adultos en el mundo.

Sabías que...

  • La concentración de algunos elementos tóxicos de la polución de la ciudad es 400 veces inferior a la concentración de contaminantes que se desprenden del humo del tabaco.
  • No es tan importante el número de cigarros que se fuman sino el tiempo que hace que se fuma. Los beneficios de dejar de fumar sólo se obtienen cuando el consumo de tabaco se abandona completamente.
  • El tabaco light es igual de peligroso porque contiene muchos de los componenetes nocivos del tabaco normal.
  • Algunas personas exfumadoras engordan entre dos y tres kilos, pero eso es poca cosa en relación a lo que ganan en salud.
  • Seguir una dieta equilibrada, evitar los aperitivos y las chucherías, no picar entre horas y hacer ejercicio regularmente, ayuda a olvidarse del tabaco de una forma saludable y a controlar el peso.

Un riesgo evitable

El consumo de tabaco es la primera causa de pérdida de salud y de mortalidad prematura y evitable. Es uno de los factores de riesgo más importantes de las principales enfermedades cardiovasculares y respiratorias crónicas, así como de un número importante de cánceres. Además, la exposición pasiva al humo ambiental del tabaco incrementa el riesgo de cáncer de pulmón en las personas no fumadoras y otras enfermedades del sistema respiratorio, sobre todo en los niños.Los daños causados directamente por el tabaquismo afectan principalmente a las personas fumadoras, de ellas, una cuarta parte morirá durante su vida activa y habrán perdido entre veinte y veinticinco años de vida. Aunque el consumo de tabaco afecta a la sociedad en su conjunto.Los beneficios que comporta dejar de fumar son muy claros; las personas exfumadoras, diez años después de abandonar el hábito, tienen el mismo riesgo de contraer enfermedades que los no fumadores. Conseguir dejar el tabaco definitivamente, no obstante, no es fácil, pero es posible. Es conveniente consultar a un profesional de la salud y seguir sus recomendaciones.