Actualidad Mútua, Fundación MGC

Más de 153.000 origamis de la Fundación MGC vuelan hacia tres causas solidarias

La Fundación MGC cierra su VIII edición de la campaña 1 Origami 1 Euro con más de 153.000 grullas de papel que 204 colegios y asociaciones de Cataluña han elaborado durante las últimas semanas. En esta edición han participado más de 52.000 niños y niñas, lo que demuestra, una vez más que la implicación de la sociedad catalana no tiene techo.

El objetivo de la Fundación MGC es trasladar estos más de 153.000 buenos deseos a la sociedad y transformarlos en una donación de 50.000€ para causas solidarias. Este año la Fundación MGC distribuirá la donación entre entidades fuertemente arraigadas a Cataluña, diversificando la solidaridad con el fin de llegar a aquellas que promueven la investigación médica y aquellas que se movilizan para ayudar a los más desfavorecidos.

La Marató de TV3 (dedicada a la Covid-19), ONCOLLIGA y la Fundación Enriqueta Villavecchia son las destinatarias de la donación de este año.La distribución del donativo se ha realizado en función de las preferencias de los centros escolares y asociaciones que han participado. De este modo la Fundación MGC repartirá el donativo en la siguiente proporción:

  • La Marató de TV3, 31.040€ (62,08%) 
  • Fundación Enriqueta Vilavecchia, 12.195€ (24,39%)
  • ONCOLLIGA, 6.765€ (13,53%) 

Con 1 origami 1 euro la Fundación MGC traslada la técnica milenaria del origami a las aulas como símbolo de salud, bienestar, felicidad y prosperidad, donde el ejercicio de trabajar cada pieza de forma individual se convierte en tiempo que dedicamos a los demás.

Como no puede ser de otra manera, esta edición se ha adaptado a la situación de crisis sanitaria que ha provocado la Covid-19. Por ese motivo, la Fundación MGC decidió que la campaña solidaria fuera completamente online para evitar cualquier tipo de riesgo, animando a las niñas y niños de Cataluña a enviar sus deseos de salud y solidaridad mediante fotos y vídeos de sus origamis únicos para publicarlos en el blog www.1origami1euro.org y en las redes sociales.

Los origamis solidarios de la Fundación MGC unidos por “el hilo rojo del destino”

Hay una leyenda oriental conocida como «el hilo rojo del destino» que dice que ciertas personas están destinadas a conocerse gracias al hilo que nos une desde que nacemos. El hilo está ligado a los dedos pequeños de la mano y se puede alargar, tensar y destensar, pero no se puede rasgar ni desaparecer: no importa el tiempo y la distancia que haya entre estas personas.

Desafortunadamente, tenemos que mantener las distancias físicas entre nosotros por el bien común. No obstante, eso, precisamente, hizo pensar en la Fundación MGC que en esta VIII edición aunque quizás no podamos abrazarnos tan a menudo como quisiéramos, de alguna manera, tal vez estemos conectados a otro nivel por el hilo rojo. Un hilo que nos une y que, como cada año, ha logrado que la campaña 1 origami 1 euro haya sido un éxito rotundo entre escuelas, asociaciones, entidades y todos aquellos que han participado a título personal.

Una historia milenaria

1 origami 1 euro es una idea basada en la historia de la Sadako Sasaki (1943- 1955), una niña japonesa que deseó curarse de su enfermedad, producida por la radiación de la bomba atómica de Hiroshima, haciendo 1.000 grullas de papel. Pensó que su deseo no sólo sería para curarse, sino también para que todo el mundo pudiera vivir en paz y no hubiera más guerras. Sadako no pudo superar la enfermedad y no terminó de hacer todas las grullas (tuvo que parar en la 644), pero sus amigos llegaron a hacer las 1.000 grullas formando un “Senbazuru”, de esta manera se convirtió en un símbolo de paz en todo el mundo. Recogiendo el espíritu de esta historia, la Fundación MGC decidió canalizar la iniciativa 1 origami 1 euro con el objetivo de trasladar estos buenos deseos y transformarlos en donaciones para causas solidarias.

La Fundación MGC ha conseguido asociarse con los valores que representan las grullas de papel: solidaridad, esfuerzo y dedicación. Y lo más importante, afianzar su razón de ser: es decir, el fomento de la salud y la prevención de la enfermedad en beneficio de toda la sociedad.