Salud y medicina

Los implantes dentales

Cuando tenemos piezas dentales ausentes o muy dañadas, la mejor solución para reponerlas y evitar problemas bucales son los implantes dentales. Patricia López Jara, especialista en odontología de la Clínica Belodonte, nos explica todo lo que debemos saber sobre esta intervención tan habitual hoy día, que asegura muy buenos resultados estéticos y saludables.

¿Qué son los implantes dentales y qué objetivo tienen? Un implante dental sirve para reponer una pieza ausente en la boca. Son tornillos de titanio biocompatibles que reemplazan las raíces y los dientes ausentes. Siempre que sea conveniente, hay que reponer estas piezas, porque de lo contrario podríamos tener problemas bucales, como sobrecargas en las otras piezas, problemas funcionales, tanto de masticación como de pronunciación, o un desplazamiento de las piezas vecinas que haga que choquen entre sí. La mejor opción hoy en día para rehacer estas piezas es el implante, porque es un sistema fijo y no nos obliga a tocar otras piezas sanas del paciente.

¿Qué causa la pérdida de la pieza dental? El implante es necesario normalmente en pacientes que no se hacen revisiones bucales. La recomendación es hacerlo  cada seis meses o cada año, según el caso, porque así el odontólogo puede detectar cualquier patología a tiempo. La pérdida del diente puede ser una consecuencia de la falta de revisión, de una mala higiene, de caries, de problemas periodontales… Por eso es importante detectar a tiempo tanto las caries como las afecciones periodontales, de las encías.

¿Cómo es el proceso de colocación de un implante? Normalmente es una intervención sencilla. Primero se coloca el implante dental, que es el tornillo que sustituye la raíz de la pieza ausente. No suele ser un procedimiento muy complicado. Al igual que un empaste, se realiza con anestesia local y suele tener la misma duración, es decir, unos veinte o treinta minutos, pero siempre dependiendo del paciente.

No es un proceso muy doloroso. Como es una intervención corta y se utiliza anestesia local, el paciente no suele notar nada. En el postoperatorio, como en cualquier extracción dental o en cualquier cirugía, se puede hinchar un poco o puede salir algún hematoma leve, pero en general suele ser asintomático. Es normal que haya un poco de molestias, pero siempre dependerá del paciente.

Después es necesario un proceso de osteointegración de dos o tres meses, en el cual el tornillo se suelda al hueso, y se toman las medidas para hacer una pieza dental que va atornillada a este implante.

Generalmente, aunque siempre depende del caso, el paciente no tiene que ir sin dientes, sobre todo si son dientes estéticos, dientes anteriores, por lo que se le coloca una pieza provisional.

¿Cuántos implantes se pueden hacer en una misma sesión? Se pueden realizar implantes de la boca completa cuando el paciente tiene todas las ausencias dentarias o tiene los dientes en muy mal estado y ya no son restaurables. En este caso, en una única cirugía se pueden retirar todos los dientes y se pueden colocar entre doce y dieciséis implantes, dependiendo del caso.

Sin embargo, en ocasiones, para que no sea traumático para el paciente, ya que los implantes de boca completa son cirugías largas, de entre dos y cuatro horas, la intervención se puede realizar conjuntamente con el anestesista para hacer una sedación consciente, sobre todo si el paciente tiene miedo o fobia al dentista. Así, el paciente está muy cómodo en cada momento y no resulta nada traumático. Esto se realiza de forma habitual, sobre todo en casos complejos. Los pacientes están encantados en este aspecto porque no sienten dolor y no experimentan ese miedo cuando existe una fobia al dentista. Por tanto, si un paciente tiene mucho miedo a la hora de colocarse implantes dentales, que sepa que siempre tenemos la solución de hacerlo con el anestesista bajo una sedación consciente.

Tanto si se hacen implantes individuales en piezas estéticas como si se hacen de boca completa, para que el paciente no vaya sin dientes durante los tres o cuatro meses del proceso de osteointegración, se ponen cargas inmediatas o prótesis removibles para que el paciente no vaya sin dientes, por lo que no debe preocuparse en este sentido.

¿Cuánto tiempo dura un implante? ¿Se notan? El implante dental no se nota porque es algo fijo. El primer día es posible, porque el paciente ha pasado mucho tiempo sin diente y, de repente, nota algo donde no había nada.

La duración del implante es algo relativo. En general es un proceso a largo plazo, pero puede depender de varios factores: del mantenimiento del mismo paciente, que vaya a las revisiones cuando le tocan, que tenga una buena higiene…

¿Son aptos para todas las personas? Siempre hay que conocer el estado de salud del paciente para determinarlo. En principio no suele haber contraindicaciones absolutas, pero el especialista debe valorar cada caso de manera particular: no sólo el estado de salud general, sino la viabilidad de la intervención. Gracias a las pruebas diagnósticas con las que contamos, como el escáner para determinar qué hueso tiene exactamente el paciente, la intervención es mucho más segura que años atrás.

En definitiva, es muy importante que los pacientes se hagan una revisión cada seis meses o cada año, para que el dentista tenga un control sobre los dientes y detecte lo antes posible cualquier problema. Porque, en efecto, lo ideal es mantener el diente del paciente, pero llega un momento en el que ésto ya no es posible y hay que tomar otras medidas.