Salud y medicina

Los beneficios de ejercitar el cerebro

pareja senior usando tablet La salud física no es la única que debemos cuidar para disfrutar de una buena calidad de vida. Nuestro cerebro también debe ejercitarse, sobre todo en la edad adulta, para mantenerse en forma y prevenir el deterioro cerebral asociado al envejecimiento. En el Día Mundial del Alzheimer, te invitamos a conocer todos los beneficios de ejercitar el cerebro. La esperanza de vida se eleva de forma gradual y el sector de población de la tercera edad aumenta. Todos queremos vivir muchos años, pero con la mejor calidad de vida posible. Y así como ejercitamos nuestro cuerpo para mantenerlo en forma, cada vez hay más personas que se preocupan de mantener la actividad mental para prevenir el deterioro cognitivo asociado al envejecimiento y responsable de enfermedades neurodegenerativas como la demencia senil o el Alzheimer. A partir de los 25 años aproximadamente, empezamos a perder volumen cerebral de forma natural: la materia gris se deteriora y se reduce, cambia la microestructura de las neuronas y las conexiones de la corteza cerebral. Ésto va provocando la pérdida progresiva de funciones, como nuestra capacidad de razonar, la rapidez mental o la memoria episódica, muy lentamente al principio y de forma más aguda a medida que pasan los años, a partir de los 50. Síntomas como la dificultad para recordar hechos recientes o nombres de objetos, personas o lugares son algunos de los más habituales, aunque no hay que alarmarse ya que es un proceso usual y benigno al que se le llama “pérdida de la memoria asociada a la edad”. Por este motivo, aunque a cualquier edad ejercitar el cerebro ayuda a desarrollar nuestra inteligencia, a mejorar nuestra concentración y nuestra capacidad de atención, es especialmente importante mantenerlo activo en la edad adulta.

¿Qué beneficios aporta a los mayores ejercitar el cerebro?

Gracias a la actividad mental, el cerebro de una persona mayor puede ser un cerebro en forma. A diferencia de lo que se pensaba tradicionalmente, se ha comprobado que la estimulación cerebral continuada favorece el desarrollo de nuevas interconexiones neuronales, por lo que es posible compensar el deterioro natural por la edad. Reduce el riesgo de sufrir deterioro cognitivo Ejercitar el cerebro, junto a unos hábitos de vida saludable, reduce el riesgo de sufrir deterioro cognitivo:
  • Ayuda a mantener la memoria
  • Puede reducirse hasta en un 63% el riesgo de demencia
  • Un aumento de tan sólo el 5% en la reserva cognitiva puede prevenir un tercio de los casos de Alzheimer. Y con el entrenamiento cerebral, aunque los daños cerebrales causados no se detienen, se pueden retardar los efectos negativos de esta enfermedad.
Jugando al dominó Mejoran las habilidades en las funciones de la vida cotidiana Las personas mayores que realizan un entrenamiento cerebral son capaces de mantener a lo largo de los años habilidades como cocinar, manejar las finanzas o el buen uso de sus medicamentos. Los efectos positivos se mantienen hasta 10 años Los últimos estudios han revelado que los efectos positivos del entrenamiento cerebral pueden mantenerse incluso hasta 10 años después de haberlo realizado.

Consejos para el entrenamiento cerebral

Existen rutinas de ejercicios muy beneficiosas para los adultos mayores que estimulan las actividades en las áreas de memoria a corto y largo plazo, el pensamiento crítico, la orientación visual y espacial, el cálculo y el lenguaje. Es recomendable ir cambiando estas rutinas para desafiar al cerebro y crear nuevas conexiones neuronales. Otras formas de mantener el cerebro activo son simples y se pueden integrar en nuestra vida cotidiana: leer a menudo, aprender un nuevo idioma, clases de música, o aprender a utilizar un aparato como el smartphone o la tablet pueden contribuir a la creación de nuevos circuitos cerebrales. Es importante disfrutar de actividades de ocio, ir cambiando también las rutinas caseras de cómo realizamos las tareas y ponerse retos, así como dormir bien, relacionarse con los demás, jugar con los nietos… Mujer hace deporte El ejercicio físico es fundamental para mantenerse activo, física y mentalmente. Un mayor flujo de sangre al cerebro suministra oxígeno y nutrientes y fomenta el crecimiento de nuevas células cerebrales. No hace falta que sean ejercicios aburridos, se puede buscar una actividad (mejor aún si es social) con la que se disfrute: caminar, nadar, bailar… Hoy en día, a diferencia de épocas anteriores en las que la vejez era una condición pasiva y dependiente, los adultos mayores son más activos y gozan en general de una mejor salud. Ejercitar el cerebro puede ayudar tanto a mejorar considerablemente la calidad de vida y conseguir que los rasgos propios de la edad aparezcan con un retraso considerable respecto a épocas pasadas, como a prevenir las enfermedades neurodegenerativas. Realmente merece la pena.