Salud y medicina

Consejos para retomar el ejercicio físico después de las vacaciones

Retomar el ejercicio después de las vacaciones

Septiembre trae para muchos el fin de las vacaciones. Tras este merecido periodo de descanso y desconexión, volver a la rutina se nos puede hacer un poco cuesta arriba, sobre todo a la hora de retomar el hábito del ejercicio. ¿Cómo podemos superar este reto y volver a hacer deporte después de las vacaciones?

Encuentra la motivación

La vuelta de las vacaciones es una época intensa para toda la familia. Toca volver al trabajo, hacer compras y gestiones, preparar la vuelta al cole… Es una larga lista en la que nos puede costar encontrar un hueco para practicar ejercicio. 

Lo principal es encontrar la motivación y no retomar la práctica deportiva como una obligación, porque no lo haremos a gusto e incluso es posible que abandonemos después de unos días. Retomar hábitos saludables, liberar estrés, desconectar de la rutina, sentirte bien con tu cuerpo, socializar… Encontrar la tuya hará que te pongas las pilas. Por ejemplo, ir acompañado y establecer retos conjuntos es una buena motivación a la hora de hacer ejercicio y hace que las dinámicas deportivas sean más amenas.    

Aprovecha para hacer un chequeo médico

La vuelta de las vacaciones es un buen momento para hacer una visita a nuestro médico de familia, nuestro fisioterapeuta o un podólogo deportivo para que nos haga una buena revisión que pueda evitar problemas a la hora de retomar la práctica deportiva, e incluso nos permita mejorar nuestro rendimiento.

Retomar el ejercicio después de las vacaciones

Comienza poco a poco

Tras las semanas de relajación, sobre todo si no hemos hecho ejercicio durante las vacaciones, los músculos han perdido fuerza, por lo que no estamos en la misma forma física que antes. Por tanto, debemos tomarlo con tranquilidad. La vuelta a la actividad deportiva debe hacerse de forma gradual y progresiva, fijándonos objetivos realistas según nuestra edad, condición física y estado de salud, para evitar lesiones. 

Es importante ampliar, antes y después del ejercicio, el tiempo de calentamiento y estiramientos (unos 20 minutos) para que nuestro cuerpo se adapte a la nueva situación. Y se recomienda comenzar con ejercicios más suaves e ir subiendo en intensidad y duración de forma progresiva, hasta alcanzar nuestra forma física anterior. 

Recuerda que si en algún momento durante la actividad se presentan signos o síntomas de alarma, como ahogo, dolor en el pecho, mareo, pérdida de conocimiento, sensación de palpitaciones, dolores musculares o articulares, debemos interrumpir la práctica de ejercicio y consultar con un médico de forma inmediata.

Busca alternativas al gimnasio

Hacer deporte no es siempre ir al gimnasio, sobre todo en esta situación atípica en la que las medidas sanitarias recomiendan distanciamiento social y en cualquier momento se puede limitar el aforo o la asistencia a ciertos locales y establecimientos.  

Como alternativa al gimnasio, otros ejercicios saludables para ponernos en forma pueden ser hacer ejercicio en casa, salir a caminar, a correr, hacer senderismo, subir escaleras en vez de utilizar el ascensor o cambiar el coche por la bici. 

Retomar el ejercicio después de las vacaciones

Cuida la alimentación, la hidratación y el descanso

Durante las vacaciones solemos abandonar un poco las rutinas de alimentación y descanso, pero no debemos olvidar que una buena nutrición, una hidratación adecuada y un buen descanso son los mejores aliados del ejercicio físico y, en general, de una buena salud.

Respeta las recomendaciones sanitarias

Como este año las circunstancias están haciendo que vivamos un periodo excepcional, por favor, sigamos todas las recomendaciones sanitarias a la hora de practicar deporte y actuemos con responsabilidad.