Hijos, Pareja, Vida de Pareja

Cómo y cuándo hacer una prueba de embarazo correctamente

Tienes un retraso de tres días, tú que de siempre has sido un reloj. Te preguntas si puedes estar embarazada y bajas a la farmacia a comprar un test de embarazo. Lees someramente las instrucciones y te sale negativo. Y, sin embargo, además del retraso de tu regla tienes el pecho hinchado y algo dolorido. Y por si fuera poco, esta mañana has tenido náuseas. Sigues preocupada y te preguntas si ha podido ser eso que llaman un “falso negativo”.

Entre otras posibles causas, puede ser que hayas hecho mal la prueba. A continuación explicamos cómo funcionan los test, lo que te va a servir como guía.

Cómo funcionan los test de embarazo

En efecto, el resultado obtenido puede ser un falso negativo. Los test de embarazo se basan en que en el momento en que el óvulo fecundado se adhiere al endometrio, que es el revestimiento interior del útero (o matriz), el cuerpo comienza a segregar una hormona. Esta hormona es la gonadotropina coriónica humana (HCG, sus siglas en inglés) que pasa inmediatamente al torrente sanguíneo y a la orina. Los test se basan en que las tiras reactivas detectan la presencia de dicha hormona en la orina y cambian de color.

El falso negativo

Hay varias posibles causas de que, en efecto, estés embarazada y el test resulte negativo:

  • Te has hecho la prueba demasiado pronto. No se trata de ser o no muy puntual en la regla, sino de que la hormona tarda en llegar a la sangre y a la orina. Lo ideal es que esperes una semana para repetirla, tiempo en que podrá ya detectarla.
  • Has usado una orina algo diluida. Debes usar la primera orina de la mañana, que es cuando está más concentrada.
  • Has esperado poco tiempo para leer el resultado. Debes esperar el tiempo que te indique el test en las instrucciones.

Leyendo detenidamente el prospecto del test, puedes evitar en gran medida el falso negativo, por eso antes hablábamos de una lectura somera, fruto, quizá, de la prisa por salir de dudas.

El falso positivo

Por el contrario, el test puede dar positivo cuando en realidad no estás embarazada. Puede deberse a diferentes causas.

  • Has seguido un tratamiento para quedarte embarazada. En este caso, puedes haber recibido precisamente la hormona HCG, que el test detecta inmediatamente dando lugar al falso positivo, cuando en realidad no estás embarazada.
  • Has tenido, o tienes trastornos hormonales. A priori, estos problemas interferirán en la fiabilidad del test.
  • Has tenido un embarazo que no ha llegado a buen fin. Es decir, un óvulo fecundado se implantó en el endometrio, pero por unos pocos días, los suficientes, sin embargo, para que tu cuerpo segregara la hormona y el test la detectara. Lo que has tenido en realidad es un aborto espontáneo, es decir has perdido un embarazo del que ni siquiera te has enterado. Esto es mucho más frecuente de lo que se cree y las causas son muy diversas.

Algunas consideraciones

Los test de embarazo son en general muy fiables. Siguiendo cuidadosamente las instrucciones, no suelen fallar, teniendo en cuenta lo dicho.

Los medicamentos que puedas estar tomando no influyen en general en los resultados de la prueba. Esto incluye a los antibióticos y a la píldora anticonceptiva.

Hay otras causas de que la prueba falle, como la menopausia, problemas en los ovarios o incluso un embarazo ectópico.

Piensa también en que hay otras causas de que no tengas la regla: 

  • Estás demasiado delgada
  • Haces ejercicio en exceso
  • Tienes trastornos ováricos
  • Has tenido problemas de la glándula tiroides
  • Estás sometida a estrés.

Todos ellos pueden ser causantes de tu amenorrea (falta de regla, en términos médicos).

Hay multitud de diferentes test de embarazo y enumerarlos sale del alcance de este artículo. Los precios varían bastante, pero baste saber que la fiabilidad de todos ellos es muy similar, pues todos se basan en la detección en la orina de la hormona citada, la gonadotropina coriónica humana.

Y ahora qué

Si el test te ha dado positivo, pide hora con tu ginecólogo. Pedirá una ecografía, un análisis de sangre o ambos, lo que determinará sin error el posible embarazo.

Te ha salido negativo. Si continúa el retraso, repite el test pasada una semana. Si sigue siendo negativo y tienes esos síntomas del principio: amenorrea, tienes el pecho hinchado, sensible e incluso dolorido, y náuseas por la mañana, pide hora con el ginecólogo que sabrá sacarte de dudas.