Salud y medicina

Alimentos para la visión

Una dieta adecuada es uno de los pilares básicos de una buena salud y, en el caso de la visión, no es una excepción. La Dra. Núria Paredes, especialista en medicina general del Centro Médico MGC, nos explica qué tipo de alimentos debemos introducir en nuestra dieta para cuidar la visión y la salud de nuestros ojos.

¿Qué nutrientes son necesarios para mantener una buena visión? Para mantener una buena visión necesitamos, en primer lugar, vitaminas. La vitamina A ayuda a proteger las células oculares, por lo que es muy importante para la visión, especialmente para la visión nocturna, y previene complicaciones como el síndrome de ojo seco. También necesitamos otras vitaminas antioxidantes, como la vitamina C y la vitamina E, que defienden al organismo contra los radicales libres y protegen las células y su sistema inmunológico. En relación con la visión, las vitaminas antioxidantes protegen al cristalino y a la retina de procesos oxidativos que pueden dar lugar a cataratas y a DMAE (degeneración macular asociada a la edad) y previenen infecciones oculares.

Necesitamos minerales como el zinc, un potente antioxidante, y el selenio, que es el oligoelemento más abundante en la retina y el componente básico del sistema antioxidante de los ojos.

Y necesitamos carotenoides como la luteína y la zeaxantina, unos pigmentos que se encuentran en una parte de la retina, la mácula, que es la responsable de nuestra agudeza visual. Estos pigmentos actúan como antioxidantes y lo que hacen es eliminar los radicales libres, evitando por tanto el envejecimiento de nuestra visión.

Otro nutriente necesario para la salud visual son los ácidos grasos omega-3, sobre todo el DHA, que tienen un papel clave en la capa de células nerviosas de la retina. El omega-3 previene la degeneración macular y el glaucoma, así como el ojo seco, ya que favorece la lagrimación.

¿Una dieta inadecuada puede influir en el desarrollo de enfermedades oculares? Una dieta inadecuada puede hacer envejecer de forma prematura la retina y la mácula. Hay que tener en cuenta que una alimentación que favorezca la hipertensión, la diabetes o el aumento del colesterol hará que haya más rigidez en las arterias de la retina y, por tanto, ésta envejecerá de forma precoz.

Asimismo, una dieta sin luteína, sin zeaxantina, sin vitaminas ni antioxidantes, hará envejecer de forma precoz la mácula y dificultará nuestra visión y nuestra agudeza visual. También puede aumentar el riesgo de cataratas una dieta sin vitaminas ni minerales. 

¿Qué tipo de alimentos debemos introducir en nuestra dieta para cuidar la visión y la salud de los ojos? Deberíamos consumir alimentos ricos en vitamina A, como los lácteos y las verduras de color amarillo, rojizo y calabaza: zanahoria, batata, tomate, melocotón…

También deberíamos consumir ácidos grasos omega-3, presentes en el pescado azul: salmón, sardina, atún o caballa; en el marisco: cangrejos, langostinos y gambas, ricos también en zinc; en los frutos secos: nueces, almendras y avellanas, que también contienen selenio, y en el aceite de oliva virgen extra.

La luteína y la zeaxantina son muy importantes y las encontramos en las verduras de hoja verde, como las espinacas, la col rizada, la col verde (kale), las acelgas… Y también en los huevos. Con los huevos se debe hacer un punto y aparte porque es un superalimento que contiene muchas vitaminas, luteína y zeaxantina, éstas últimas sobre todo en la yema, por lo que tiene este color. Es muy importante su consumo, incluso de forma diaria.

Por último, hay que mencionar un alimento muy importante para la prevención de las cataratas, que es la cebolla, porque contiene quercetina, una sustancia que evita la progresión de esta afección ocular.