Hijos, Salud y medicina

¿A qué edad se lleva a los niños al dentista?

Hace unos pocos años, la respuesta habría sido “cuando tengan completa la dentición de leche”. Pero más recientemente se ha llegado a la conclusión de que es preferible hacerlo alrededor del año de edad.

Los dientes de leche se completan generalmente alrededor de los 30 ó 36 meses de edad. En ese momento, el niño con dentición normal tendrá las siguientes  piezas dentales:

  • 8 incisivos (dientes), 4 en la mandíbula superior y 4 en la inferior
  • 4 caninos (colmillos), 2 en cada mandíbula
  • 8 molares (muelas), 2 en cada mandíbula.

Total, 20.

Y a esa edad de tres años, el niño habrá sufrido probablemente algún golpe o traumatismo qua podría haber afectado a algún diente. Y, posiblemente, también tenga alguna caries. Tratar cuanto antes esos dientes o muelas puede evitar problemas posteriores, además de prever cualquier malformación. Esta es la razón de adelantar la visita al dentista.

Por qué es importante una dentición armoniosa

Es importante que los dientes tengan una forma normal y estén bien colocados no solamente por razones estéticas. La dentadura superior debe encajar perfectamente con la inferior, sin que los dientes se “amontonen” y de modo que los superiores estén en contacto adecuado con los inferiores, sin que haya ningún vacío entre la mandíbula superior y la inferior. Lo que se llama una “mordida” correcta o, en términos médicos, una oclusión correcta.

La oclusión defectuosa puede provocar caries y problemas gingivales (o sea, de las encías), además de que en algunos casos conlleva trastornos de la articulación de la mandíbula, con la posible aparición de dolores al masticar o de los músculos encargados de la masticación. Esa es la razón más importante de la llamada ortodoncia dental.

Algunos consejos sobre la dentición de tu hijo

Cepillado de dientes: cuanto antes empiece a hacerlo, mejor. Puede ayudar si se lo planteas como un juego y ayudarle hasta que sea capaz de hacerlo solo (a los seis años más o menos). Debe utilizarse un cepillo de tamaño adecuado.

Dentífrico: igualmente ayuda que la pasta de dientes sepa bien. Los dentífricos infantiles deben incluir flúor, de efecto protector frente a las caries.

Se deben cepillar los dientes al menos dos veces diarias: por la mañana, tras el desayuno, y por la noche, antes de meterse en la cama. Idealmente, también después de la comida.

Muy importante: Los dulces

A estas alturas, todos sabemos que el exceso de azúcar es malo para el organismo, pero es que también lo es para los dientes. Es alimento para las bacterias que producen las caries dentales. En este sentido, la invasión de chuches, normalmente cargadas de azúcar, es nefasta.

Pero no son sólo las chuches sino otros muchos tipos de alimentos que contienen glucosa, sacarosa, fructosa, maltosa y otros, como los zumos industriales y las bebidas gaseosas.

No se trata de eliminar el azúcar de su dieta, pero sí de limitarlo. Te puede ayudar lo siguiente:

  • Tan pronto como empiecen a tomar alimentos sólidos, acostúmbrales a todos los sabores, y no solo al dulce.
  • Limita los zumos industriales: un brik de 200ml contiene todo el azúcar que necesita el niño en el día.

Prémiale con algo que no sean chuches o dulces: cuentos, juguetes, lápices de colores.