Salud y medicina

¿Tiene ansiedad? Le puedes ayudar de 7 maneras

Mujer triste Recuerda: decirle “no te preocupes” NO está entre ellas. Es difícil, duro y frustrante tener a alguien cercano con ansiedad, igual que lo es para el que la sufre. Pero lo cierto es que hay cosas en tu mano para ayudarles, sin por ello dejar de pensar que su estado es serio. Un grupo de psicólogos ingleses que desarrollaron una aplicación para ayudar a alguien con ansiedad. Hay 7 maneras a tu alcance para echarle una mano.

1. Infórmate a fondo

Entérate a fondo sobre qué es la ansiedad y de qué manera afecta al paciente, lo que supone para él. Comunícate con él sin tapujos, tan francamente como podáis, pero investiga por tu lado. La idea es que te empapes bien de los sentimientos de una persona que padece ansiedad. Cuanto más sepas, más podrás ayudarle.

2. Escúchale

No siempre es fácil entender a alguien que padece de ansiedad, de modo que pregúntale. Pero, sobre todo, escucha. La ansiedad puede generar pensamientos contradictorios y no siempre bien definidos, y el propio paciente puede no saber ya qué es lo que provoca el estado de ansiedad. El mero hecho de escucharles puede ayudarles a ordenarse, lo cual puede ser de gran ayuda para centrar, y resolver, el problema.

3. Haz acopio de paciencia

Los pacientes de ansiedad pueden ser proclives a sacar conclusiones inmediatas y muchas veces erróneas. Además, casi siempre son negativas en cuanto a los que le rodean. Pueden fácilmente pensar que estás descontento o enfadado con él. No debes mostrarte irritado o frustrado por ello; intenta hablar de la situación con calma y busca una solución viable para el próximo ataque de ansiedad.

4. Muéstrale que te lo tomas en serio

No debes decirle cosas como “no te preocupes” o “supéralo”. Cuando nos sentimos tristes no nos hace ninguna gracia que alguien trivialice nuestros sentimientos y lo que esperamos es algo de empatía. Bueno, pues es lo mismo. La mayoría de los pacientes con ansiedad saben que sus miedos y preocupaciones son irracionales, aunque no por ello pueden evitarlos. No necesitan a alguien a su lado que lo diga… Escúchale, y deja que el ataque remita por sí solo. Pareja paseando

5. Hazle compañía

Prueba a salir con amigos, es una manera de distraerle de sus preocupaciones y sentimientos negativos. Pregúntale si le gustaría salir a tomar una cerveza, o ir al cine, sólo contigo o con más amigos, según prefiera él. Pero ten en cuenta lo siguiente:

6. No le presiones mucho

La ansiedad es agotadora, puede dejar al paciente por completo agotado. Si alguien que conoces tiene ansiedad lo más probable es que esté en un estado de tensión emocional muy alto, lo que acaba por dejar exhausto al otrora más animoso. Ten en cuenta esto cuando intentes ayudarle proponiendo lo que decíamos antes, cualquier actividad que pienses que pueda distraerle. Su eventual negativa puede no deberse a que no le apetezca, sino a su extremado cansancio.

7. Cuídate tú también

Pasar mucho tiempo con un paciente de ansiedad supone un desgaste serio, y puede acabar afectando a tu propia salud mental. De modo que si ves que la situación te empieza a superar, tómate un respiro, y haz algo que te guste. Ese estado tuyo muchas veces puede resultar evidente, puesto que aumentará tus niveles de estrés, lo que el paciente percibirá, afectándole a él también. Esto puede generar un círculo vicioso del que podría ser difícil salir.