Salud y medicina

Problemas hormonales en mujeres de 40 años

Cuatro o cinco años antes de que llegue la desaparición de la regla, las mujeres pasan por un período en que las cosas van cambando paulatinamente, hasta desembocar en la menopausia, cuyo síntoma principal es la desaparición de la menstruación.

Durante esos años, la función ovárica disminuye. Llega un momento en que los ovarios, que tienen una producción limitada de óvulos, son incapaces de obedecer la orden del cerebro de liberar un óvulo. Esa incapacidad es la que produce la disminución de las hormonas femeninas: los estrógenos y la progesterona. Esa etapa es la que se ha llamado perimenopausia.

Síntomas y efectos de la perimenopausia

Pueden ser muy variables, y no todas las mujeres tienen los mismos durante este periodo. Los más habituales son los que siguen:

Sofocos

Aunque hasta la menopausia no alcanzan su máxima intensidad, los sofocos comienzan a aparecer, junto a un exceso de sudoración (sobre todo por las noches) y un incremento de los problemas del sueño.

Reglas irregulares

No hay pautas concretas en la irregularidad del ciclo menstrual. Se considera que la perimenopausia es temprana si la regla se atrasa o adelanta más de siete días, mientras que si desaparece durante dos meses o hay un intervalo de 60 días entre dos ciclos, la perimenopausia se considera tardía.

Síndrome premenstrual

Con síntomas como los que aparecen normalmente antes de la regla, como dolor en los senos, hinchazón en la zona abdominal, dolor de ovarios, cansancio, dolores de cabeza y hasta náuseas.

Cambios de estado de ánimo

Puedes sentirte irritable o muy sensible ante lo que antes eran minucias, y tener el llanto a flor de piel. Los cambios de humor inesperados son normalmente frecuentes.

Problemas sexuales

Puedes haber empezado a tener falta de deseo sexual. Va normalmente acompañado de mayor sequedad vaginal, con falta de lubricante, e incluso picores e irritación vaginal o vulvar.

Pérdidas de orina

Con pequeños “escapes” producidos al toser, estornudar o hasta durante un ataque de risa. Son producto generalmente de la debilidad del suelo pélvico, y esta debilidad es mayor en las mujeres con varios embarazos. Puede paliarse con los ejercicios de Kegel.

Disminución de los estrógenos

El descenso del nivel de estrógenos puede causar una redistribución de la grasa corporal, que tiende a acumularse en la cintura, provocando a su vez un mayor riesgo de síndrome metabólico, con:

  • Tensión arterial elevada (hipertensión)
  • Triglicéridos elevados
  • Disminución del colesterol HDL, o sea, el colesterol “bueno”
  • Aumento de la glucemia, que es la cantidad de azúcar en la sangre. Su elevación excesiva puede provocar diabetes
  • Aumento del riesgo de problemas cardiovasculares.

Qué hacer ante la aparición de los síntomas perimenopáusicos

La primera recomendación es acudir al ginecólogo, que podrá proponer el tratamiento adecuado.

El médico buscará reajustar los niveles de hormonas. Algunos tratamientos pueden hacer reaparecer la menstruación, pero también hay tipos de medicación que no producen menstruaciones.

Este tratamiento es el llamado TSH (tratamiento o terapia hormonal sustitutiva) y consiste a administrar diariamente pequeñas cantidades de estrógenos y progesterona. Es eficaz en el tratamiento de los sofocos y sudoraciones excesivas y las mujeres en general notan mejoría en su estado. Se toma durante un periodo de seis meses o un año, aunque hay estudios recientes que muestran que su administración durante dos o más años reduce el riesgo cardiovascular y refuerza los huesos.

Qué se puede hacer en casa

Además del tratamiento que instaure el ginecólogo, puedes hacer lo que sigue:

  • Haz ejercicio regularmente. Media hora caminando a paso un poco rápido tres o cuatro veces por semana es lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) no sólo en esta situación, sino que en cualquier caso mejora la salud cardiovascular, fortalece los huesos y el sueño y aumenta la calidad de vida.
  • Come bien, es decir, siguiendo una dieta equilibrada, con productos lácteos suficientes como para lograr un aporte de calcio de 1,5 gramos diarios
  • Sigue la regla “cinco al día”: cinco piezas de fruta o porciones equivalentes de verduras
  • No fumes y, si bebes, modera el consumo de alcohol
  • Mantén una actitud positiva: podrás conseguir que el cambio que se avecina, la menopausia, sea más llevadero.