Salud y medicina

‘Mascné’: cómo evitar los problemas cutáneos debidos a las mascarillas

Mujer con mascarilla

Las mascarillas reducen el riesgo de contagiar el Covid-19 y su uso está recomendado –cuando no obligado. Baste ver las consecuencias del relajo que siguió al pasar a fase 3. Varias Comunidades tienen brotes más que preocupantes que amenazan tener que volver a la situación de hace apenas tres meses. De modo que ya sabes: mascarilla siempre que salgas de casa.

Pero pueden causar un efecto indeseable: el “Mascné” –el término no existe– que no es otra cosa que acné mecánico, que es una erupción causada por un objeto que causa sudoración de la piel y que además la frota. Puede darse en cualquier sitio del cuerpo y está causada por un uso prolongado de ropa muy ceñida, bikinis, sujetadores, cascos o… mascarillas.

Qué es el acné mecánico

Es indudable que el aumento de situaciones de estrés ha causado brotes y reapariciones de problemas cutáneos, pero un tipo “nuevo” de acné ha salido a la palestra. Se caracteriza por pequeñas espinillas que aparecen en zonas tapadas por la mascarilla. El uso generalizado del dispositivo ha supuesto un aumento del problema.

Lo puede causar cualquier tipo de máscara, ya sea de tela, tejido “médico” o de papel. Es bien conocido por los profesionales sanitarios, que se ven obligados a llevar mascarilla durante períodos largos de tiempo.

Qué lo causa

El acné mecánico puede aparecer cuando algún agente protector presiona la piel; en fases tempranas, la piel puede simplemente aparecer áspera, pero a medida que progresa, estos pequeños brotes pueden irritarse y acabar como ampollas.

Todo ello es debido al entorno de la mascarilla: el sudor, los aceites de la piel, y las bacterias quedan atrapados entre la máscara y la piel. El aumento de la humedad y el frote de la máscara causan que la piel sea más permeable a estos agentes y se irrite. En casos extremos se puede generar dermatitis de contacto.

Cómo se trata

Antes de ponerte la mascarilla

Ponte una crema hidratante o una crema protectora (de barrera), haciendo hincapié en las zonas donde más te apriete.

Habla con tu farmacéutico para que te recomiende lo más efectivo en tu caso, teniendo en cuenta tu propio tipo de piel. Deja que la crema actúe durante treinta minutos antes de ponértela.

Después de llevarla

Tras quitártela, lávate cuidadosamente la cara y ponte crema hidratante. Evita productos agresivos –que contengan peróxido de benzolio o retinol, por ejemplo– pues pueden irritar más la piel, habida cuenta del efecto de la fricción de la mascarilla.

No te pintes; olvida el maquillaje hasta que la piel se recupere por completo, pues puede empeorar el problema. Si usas mascarillas de tela, lávalas con frecuencia, si es posible con agua a 60ºC y usando detergentes hipoalergénicos y sin aromas.

Cómo evitar el Mascné

Cuídate especialmente la cara

Lávatela con un limpiador suave, sin fragancias y con agua tibia. Utiliza una esponja suave o una toallita especial, pero no te la apliques con los dedos pues, por limpios que estén, pueden irritarte la piel.

Utiliza la mascarilla de material y tamaño adecuados

Los profesionales sanitarios tienen poca elección, pues deben usar la adecuada a su tipo de trabajo, pero los demás podemos elegir la que nos cause menos fricción posible. Es importante que el material de que está hecha no sea sintético (poliéster, nylon o rayon).

Debe serte lo más cómoda posible. Debe ajustarse al puente de la nariz, a los lados de la cara y bajo la barbilla. El tamaño adecuado podrá evitar problemas cutáneos. Es importante que te sea cómoda para evitar tocarla con frecuencia, pues los dedos son generalmente portadores de gérmenes que irremediablemente trasladarías a la mascarilla.

Cuídate

Olvidando por un momento la mascarilla, cuídate también y mantente bien hidratado. Ayudará si llevas mascarilla todo el día y también tendrá efectos beneficiosos para la piel de la cara.

Come bien. Cualquier lector de estos artículos ya sabe a qué nos referimos: mucha fruta y verdura e hidratos de absorción lenta y evitando las grasas animales e hidratos refinados. Volviendo a la piel, hay cierta evidencia de que el azúcar y los lácteos empeoran el acné.

Tómate un respiro

La asociación americana de dermatología (American Association of Dermatologists) recomienda tomar descansos de 15 minutos cada cuatro horas, naturalmente siempre que sea posible y, sobre todo, seguro.

En realidad, esta norma se dirige más a los profesionales sanitarios que al resto de la población, pero es aplicable a cualquiera que lleve mascarilla muchas horas al día.

En resumen

El Mascné es un trastorno relativamente nuevo y que ha crecido exponencialmente con la pandemia. Se detectó primeramente en los profesionales sanitarios, pero ahora que en gran medida todo el mundo usa mascarillas, el problema se ha extendido y resulta importante evitar problemas de la piel y saber cómo mitigarlos si se presentan.

Y recuerda: si tienes un problema que no se soluciona con estas recomendaciones, más las que te pueda proporcionar tu farmacéutico, acude a tu médico.