Salud y medicina

Causas del retraso menstrual

Causas del retraso menstrual

Esta es quizá la cuestión más frecuente que se plantea una mujer en materia de salud, y rara será la que en algún momento de su vida no haya tenido un retraso aparentemente inexplicable. Lo cierto es que el porqué de esa alteración de la regla es variadísimo, desde algo tan nimio y supuestamente ajeno a la menstruación como un exceso de cafeína hasta muchos trastornos de carácter orgánico.

El embarazo

El primer pensamiento de un retraso en una mujer fértil y activa sexualmente es el embarazo. Con independencia de que pueda ser deseado o no, es sencillo salir de dudas. Basta realizarse un test (de venta en farmacias) para averiguarlo. Recuerda que para que el test sea fiable debes dejar que pasen 15 días e, idealmente, repetirlo al cabo de una semana. Si sale positivo ha llegado el momento de acudir al ginecólogo y, si sale negativo, habrá que pensar en otra causa. Repasamos a continuación las más frecuentes.

El estrés

Por desgracia es un trastorno cada vez más frecuente en nuestra sociedad. Generalmente se debe a factores externos de tipo laboral, personal, económico, emocional… Nuestros lectores podrán encontrar en esta web algunos consejos para combatirlo.

El peso, y la alimentación

Ya sea porque has engordado o porque has adelgazado, se puede producir una alteración hormonal que inhiba la regla. Igualmente, una dieta no equilibrada o simplemente inadecuada puede producir los cambios hormonales que podría generar el retraso.

El ejercicio

Si haces ejercicio intenso, a alto nivel, con quema abundante de calorías y disminución de la grasa corporal, puedes tener retrasos o alteraciones del ciclo menstrual.

Alteraciones de la hormona tiroidea

En ambos sentidos, o sea tanto por hipotiroidismo como por hipertiroidismo, el desarreglo puede desembocar en una alteración del ciclo.

Medicamentos

Algunas medicinas pueden igualmente causarla. Citamos las más frecuentes:

  • Algunos antibióticos, como la penicilina
  • Antidepresivos, como el bupropión
  • Antipsicóticos, como los usados para tratar ciertas psicopatías, como la esquizofrenia
  • Los anticonceptivos, si se han tomado largo tiempo, pues la normalidad hormonal puede tardar cierto tiempo en recuperarse.

Una infección

De cualquier tipo: un resfriado, una gripe, una cistitis o cualquier otra de carácter general. Es una reacción del cuerpo, parecida a la que genera un estado de estrés. Por regla general la regla reaparece cuando se resuelve la infección.

El síndrome de ovario poliquístico

Es un trastorno muy complejo, por el que los ovarios no producen ovulación, pero sí un exceso de hormonas que desarregla el equilibrio hormonal. Una de sus posibles consecuencias es la falta de regla. El tratamiento es igualmente complejo, con la aportación de hormonas (una combinación de estrógenos con progestágeno).

Elevación de la prolactina

Es una hormona que segrega la hipófisis y su elevación es lo que desencadena la producción de leche materna. Además, inhibe la producción de dos hormonas (las gonadotrofinas) que inhiben la ovulación, con la consiguiente falta de regla.

Asimismo, algunos medicamentos, como algunos antitusígenos, los antidepresivos, los narcóticos (como la metadona y la morfina), los antipsicóticos pueden favorecer el incremento de la secreción de la hormona.

La lactancia materna

Durante el período de lactancia, la prolactina se mantiene elevada, con el efecto que acabamos de comentar.

Las primeras reglas: la menarquia

El momento de la adolescencia en que aparece la primera regla es la llamada menarquia y, por extensión, se aplica a los meses siguientes a ella. Durante este período, en el que aparecen las hormonas sexuales, es habitual un desajuste entre las diferentes hormonas y, hasta que se equilibran, se producen alteraciones en las fechas e incluso retrasos significativos entre las reglas.

En resumen: cuándo ir al médico

Como ya hemos dicho, si tu test de embarazo resulta positivo debes ir al ginecólogo, que te explorará y comprobará que todo está en orden para que tu embarazo salga adelante sin problemas. Además, debes ir al ginecólogo si:

  • Tienes 16 años o más y aún no te ha aparecido la regla
  • Si has comenzado a tener relaciones sexuales
  • Si no se te presenta la regla tres meses seguidos.