Salud y medicina

Bolsas palpebrales, el rejuvenecimiento de la mirada

Las bolsas que aparecen debajo de los ojos son un detalle que nos da un aspecto más envejecido o cansado. Aunque surgen naturalmente cuando nos hacemos mayores, el factor hereditario hace que también puedan aparecer en personas jóvenes. Hablamos con la doctora Joana Flores, especialista en cirugía plástica y estética reparadora del Centro Médico MGC, sobre las causas de las bolsas palpebrales y cómo podemos rejuvenecer nuestra mirada.

¿Qué son las bolsas palpebrales? Son las bolsas de grasa que aparecen debajo de los ojos, en el párpado inferior. Es una alteración muy común que afecta tanto a hombres como a mujeres y es una de las consultas más frecuentes en la cirugía estética.

¿Qué las causa? El ojo está rodeado de tejido adiposo que lo protege y facilita sus movimientos. Dentro de la estructura de la órbita está el septum, una membrana que sujeta el párpado inferior. Las bolsas palpebrales se forman cuando hay un desequilibrio de esta grasa que se encuentra dentro de la órbita, y sale hacia afuera.

Los factores genéticos pueden hacer estas bolsas aparezcan en personas jóvenes, aunque normalmente se forman a medida que nos hacemos mayores. Con el proceso natural del envejecimiento, el septum se adelgaza, los músculos y ligamentos de alrededor del ojo se debilitan y puede pasar que el globo ocular descienda y empuje hacia abajo la grasa, que se hernia y sobresale hacia fuera. Básicamente, el volumen que hay dentro de la cuenca del ojo es lo que determinará que salga más o menos bolsa.

Junto al componente hereditario y el envejecimiento, otros factores que pueden agravar las bolsas del párpado inferior son el consumo de alcohol, el tabaco, un exceso de sal en la alimentación que favorezca la retención de líquidos i una mala calidad del sueño.

¿Cómo se pueden prevenir? Las bosas debajo de los ojos se pueden prevenir, sobre todo, cuando se forman debido a una retención de líquidos. Si notamos que tienen tendencia a salir, debemos adoptar hábitos de vida saludable, posturalmente podemos dormir un poco incorporados y aplicar hielo en los ojos.

Sin embargo, cuando ya han aparecido las bolsas palpebrales y no se debe a una inflamación temporal, sino que es algo físico, la única manera de eliminarlas es de forma quirúrgica. Aunque podemos cuidar la piel de la zona procurando que tenga una buena hidratación para que al menos no se vean tantas arrugas en la zona, la bolsa permanecerá, porque, como ya hemos explicado, es la estructura del interior del ojo, el septum, lo que coloca las bolsas inferiores en su lugar.

¿Qué tratamientos se pueden utilizar para paliarlas o eliminarlas? Para eliminar las bolsas palpebrales, el único tratamiento es el quirúrgico. En esta intervención es muy importante no tratar la musculatura, porque aunque pensemos que se ha aflojado y podemos fortalecerla con la intervención, lo que realmente contiene las bolsas de grasa es el septum. En cambio, esta musculatura de la zona ocular es muy importante para la protección de los ojos, por lo que debemos procurar tocarla lo mínimo posible.

Mi recomendación es hacer una cirugía transconjuntival –por dentro de la conjuntiva del ojo– para eliminar las bolsas. Si vemos que la piel no se adapta bien, siempre podemos sacar un poco, pero sólo piel. Si hace falta, también se puede anclar la piel al lado del ojo, lo que se llama una cantopexia. Pero ésta opción es preferible evitarla a menos que sea muy necesario, ya que podría modificar un poco la forma de almendra del ojo.

En las personas jóvenes que acuden a la consulta, como el factor genético es muy importante, miraremos la disposición de los ojos de la familia. Si se comprueba que es una característica común y, por tanto, las bolsas palpebrales irán aumentando con el paso del tiempo, es mejor no esperar para eliminarlas, para que la piel se retraiga más, ya que aún es jóven, y no se tengan que practicar otras cirugías más adelante que dejen cicatrices visibles.