subcontent-page

El melanoma es uno de los cánceres que ha mostrado un mayor aumento en los países desarrollados en los últimos años. Un incremento anual del 7% en el diagnóstico de melanomas nos obliga a pensar en la necesidad de seguir los consejos de los dermatólogos, que cada año nos recuerdan la importancia de protegernos adecuadamente del sol, y también que las personas con antecedentes familiares deben realizarse revisiones periódicas.

El melanoma afecta con más fuerza a la población joven o de mediana edad. A pesar de su agresividad, se puede curar hasta en un 90% de los casos si se realiza un diagnóstico precoz. Por eso, son fundamentales las revisiones periódicas de las pecas y la consulta a un especialista ante cualquier cambio que nos llame la atención en una peca ya existente o si aparece una nueva que no deja de crecer. Tecnologías ópticas de reciente introducción ayudan al dermatólogo en esta tarea preventiva y de diagnóstico precoz tan importante.

El ABC del cáncer de piel

  • El 90% de los casos de cáncer de piel se deben a la exposición al sol, por lo que es vital protegerse bien e incluir la visita anual al dermatólogo.

  • Hay que observar los lunares que todos tenemos en el cuerpo y tener en cuenta el ABCDE: Asimetría, Borde irregular, cambio de tonalidades de Color, Diámetro superior a 6 mm y Evolución en cuanto al aumento de tamaño, cambio de coloración o picor.

  • El 75% de los melanomas aparecen sobre la piel sana y sólo el 25% lo hace sobre un lunar previo, por eso hay que estar muy pendiente de los que salen nuevos.

  • Un tercio de los españoles pertenece a los fototipos 1 y 2, los más peligrosos de los 6 fototipos (siendo el 1 el de los albinos y el 6 el de las personas de raza negra).

A pesar de que ahora somos más conscientes de los peligros del sol que hace solamente una década, no se ha de bajar la guardia y se deben evitar las quemaduras solares protegiéndose con cremas, camisetas, gorras y gafas, con especial énfasis la población infantil, ya que es en esta etapa de la vida cuando la piel memoriza las agresiones a las que ha sido sometida.