subcontent-page

La obesidad es una enfermedad crónica que provoca un exceso de acumulación de grasa en el cuerpo. No se trata de un simple problema estético, sino que constituye una verdadera amenaza para nuestra salud, ya que incrementa las posibilidades de sufrir otras enfermedades como diabetes, colesterol, hipertensión, enfermedades articulares, de la vesícula biliar, coronarias y respiratorias, entre otras.

Cuanto más alto sea el grado de obesidad más probable es que aparezcan estas enfermedades y peor será su pronóstico. De hecho, se calcula que las personas obesas viven diez años menos de media que las que tienen un peso normal.

Este problema de salud, calificado por la Organización Mundial de la Salud como la epidemia del siglo XXI, tiene su origen en causas que van desde:

  • La herencia genética
  • Los trastornos endocrinos
  • La influencia del medio ambiente
  • Problemas del sistema nervioso
  • El tipo de alimentación o la actividad física

Estos dos últimos factores, alimentación inadecuada y falta de actividad física, están relacionados con la mayoría de casos de sobrepeso y obesidad. Los expertos advierten que la obesidad está aumentando de manera alarmante en los países occidentales como consecuencia del sedentarismo de la vida moderna y los malos hábitos alimentarios. Se cree que en los próximos veinte años el número de obesos se duplicará.

¿Cómo se puede combatir la obesidad? Controlar el sobrepeso y no dejar que se convierta en obesidad es primordial. En cualquier caso, prevenir la aparición de uno y otro se centra en tres pilares básicos: reducción y modificación de la ingesta habitual, incremento de la actividad física y motivación. El ejercicio es fundamental.

 

Otras píldoras