Salud y medicina

10 cosas que puedes hacer para evitar la gripe o un resfriado

Ha llegado el frío, se diría que para quedarse, y con él, los catarros, enfriamientos y, peor aún, la temida gripe. No es posible evitar el contagio al cien por cien, a no ser que te encierres en casa y no dejes entrar a nadie: ¡una divertida vida de ermitaño..! Pero sí hay cosas que puedes hacer para minimizar las posibilidades de caer en un resfriado o una gripe.

Y, al hilo de lo anterior, lo primero que hay que saber es la diferencia entre ambos, resfriado y gripe. Pero antes, el porqué.

Por qué tengo un resfriado todos los años

Hay cosa de 200 diferentes virus del resfriado. Y lo más probable es que todos nos infectemos con alguno una o dos veces al año. El primer síntoma suele ser una garganta seca e irritada, seguida de secreción nasal, cansancio y pérdida de apetito.

La explicación de que te contagies está en el cambio en nuestra propia vida. Cuando hace frío, las calefacciones se encienden y se cierran las ventanas. Estamos a gusto, al “calor de hogar”, pero precisamente ese calor, en un ambiente cerrado, es el perfecto caldo de cultivo para que el germen que pueda portar uno de los presentes se disemine, lo que explica que seamos más propensos a caer infectados en invierno.

La diferencia entre resfriado y gripe

La gripe es una infección (por el virus influenza, o de la gripe), del tracto respiratorio, y puede afectar cada año hasta al 15% de la población. A diferencia del resfriado (que también es una infección viral, como hemos dicho) los síntomas aparecen de repente y son más graves: fiebre alta, fatiga extrema y dolores de cabeza y del cuerpo son los más habituales.

Ambos virus son muy contagiosos, y se diseminan por el aire, de modo que el estornudo o la tos de una persona infectada lo esparcen en el aire de esa habitación cerrada y calentita. También se contagian por las manos, con lo que lavárselas con regularidad es importante.

A continuación, explicamos qué más puedes hacer para evitar el contagio.

10 trucos para evitar resfriados y gripes

1. Come cinco piezas de fruta o verdura al día

Come al menos cinco diarias y fortalecerás tu sistema inmunitario. Cabe hacer especial mención al ajo y a la cebolla, que tienen propiedades antivirales, antibacterianas y anti-inflamatorias. Si no te gusta el ajo en su forma natural, existen suplementos en los herbolarios.

2. Mantente bien hidratado

Bebe mucha agua, especialmente si estás mucho tiempo en esos espacios cerrados, calefactados, de que hablábamos. No sólo mantendrás el cuerpo bien hidratado, lo que siempre hay que tener en cuenta, sino que te ayudará a eliminar toxinas.

3. Controla el alcohol que bebes

Limita su consumo en lo posible, lo que también fortalecerá tu sistema inmunitario. El exceso de alcohol puede generar déficits vitamínicos, disminuyendo la capacidad del organismo de luchar contra las infecciones.

4. Duerme lo suficiente

Es la forma natural de recargar las pilas, y si te encuentras en baja forma, como antes “de caer”, te ayudará a recuperarte de cualquier infección.

5. Toma té verde

Es una de las fuentes más ricas de anti-oxidantes, lo que, de nuevo, fortalecerá el sistema inmunitario. Si no te gusta, aunque no hay acuerdo en la comunidad científica, parece que el té normal puede tener análogos resultados.

6. Encuentra tiempo para relajarte para combatir las infecciones virales.

Si estás en una situación de estrés, serás más susceptible a las infecciones que causan toses, resfriados y gripes, de manera que tómatelo con calma y mantente sano. Recomendamos el yoga, u otras técnicas de relajación para tener la mente en paz.

7. No te toques la cara

Con ello prevendrás la diseminación de los gérmenes. Como ya hemos dicho, el virus está también en las manos y puede entrar en el cuerpo a través de los ojos, la nariz o la boca. Para evitar el riesgo en lo posible, lávate las manos con cierta frecuencia, frotándolas con agua templada y jabón durante al menos 15 segundos.

8. Mantente activo

Las bondades del ejercicio son bien conocidas y entre ellas está el fortalecimiento del sistema inmunitario. La recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de al menos treinta minutos de ejercicio tres veces por semana.

9. Utiliza pañuelos desechables

Olvídate de los pañuelos de tela, y utiliza los de un solo uso, deshaciéndote inmediatamente de ellos en lugar seguro. Reducirás el riesgo de infección.

10. ¡Vacúnate de la gripe!

Infórmate en tu Centro de Salud. Hay grupos de población, de especial riesgo, para los que la vacuna es gratuita.

La vacuna no contiene virus vivos, sino atenuados, de modo que no pueden provocar la infección. Es importante que te vacunes todos los años, pues el virus cambia, de modo que la vacuna del año anterior puede no servirte para la nueva gripe estacional.